Posts etiquetados ‘violencia de genero’

Se trata de Juan Carlos Cradozo de24 años, quien apuñalo a la abuela (Hilda Hamm,76 años),  hija (Marisol Martínez,6 años) y hermana (Florencia Martínez, 15 años) de sus ex pareja (Romina Martinez).

Cardozo “confesó detalladamente cómo asesinó a las víctimas” durante más de dos horas ante el fiscal de instrucción descentralizado de Benavídez, Jorge Fittipaldi, tras lo cual fue trasladado a una comisaría para luego ser derivado a una unidad penitenciaria.

Trascendió que el homicida habría dicho en declaraciones al fiscal que había cometido los crímenes por venganza. Sin embargo, el dato fue negado desde el ámbito de la fiscalía.

Se sospecha que a la ultima víctima la mato por ser testigo. La chica había ingresado a la casa de su abuela para darle los remedios, pero se encontro con Cardozo ocultando los cuerpos. La adolescente intento defenderse y hasta llego a rasguñarlo . Luego el huyo y fue detenido al ser detectado por cámaras de seguridad del municipio con un extraño comportamiento.

Romina y Juan Carlos habían vivido juntos en Garín, Partido de Escobar. Romina tenía una hija de una pareja anterior  y una hija en común, de 3 años. La joven había denunciado al padre de su hija menor por violencia doméstica. Separada de Cardozo, Martínez se había mudado con las dos nenas a la casa donde vivían su abuela y su hermana en la calle Los Andes y Chilavert, en Benavídez. Hasta allí fue Cardozo a buscarla esa mañana, pero Romina y su hija en común estaban en la casa de enfrente.

Romina contó que hizo varias denuncias en la Comisaría de la Mujer de Pacheco contra su ex por violencia de género, pero que nunca recibió respuesta alguna. “Me pegaba, pero siempre fue más el daño psicológico. Me echaba la culpa de todo”, comentó.

Hace dos semanas había decidido separarse. “No aguantaba más y le dije que me iba. Mi papá se enteró y me trajo a su casa”, contó tras reconocer que lo consideraba “un loco, pero no para tanto”.

Segun fuentes judiciales, el asesino dijo estar mal psicológicamente. Los expertos marcan rasgos psicopáticos por la forma en que fueron encontrados los cadáveres (apilados) y por las características del crimen, pero seguramente se brinde mayor informacion sobre su perfil psicológico a medida que transcurren los dias.

Fuentes:

http://tigre.clarin.com/ciudad/Detienen-hombre-acusado-triple-crimen_0_763123684.html

http://www.perfil.com/contenidos/2012/08/29/noticia_0021.html

 

La personalidad psicopática en la violencia de género. La trata de blancas, el caso de Erica Soriano todavía desaparecida y las pericias realizadas sobre su ex-pareja, Daniel Lagostena.  Invitado: Enrrique De Rosa (Psiquiatra forense)

 Mientras todavía se discute la decisión de haber liberado al hombre que habia violado a Carla Figueroa y una vez libre  la mató, la madre del acusado reveló nuevos detalles sobre su pasado.

Despierta polémica la medida por la cual fue puesto en libertad Marcelo Tomaselli, el presunto asesino de su esposa, su madre dio a conocer nuevos detalles sobre el tormentoso pasado del hombre detenido en La Pampa.

Rosana Muchuit, la madre de Tomaselli, brindó ayer un escabroso relato sobre lo que vivió la noche del crimen de su nuera. Esta mañana, en diálogo con distintos medios, volvió a relatar lo sucedido y expresó, además, algunos puntos clave en la vida de su hijo.

“El tuvo problemas de adicción a los 14 años”, contó Muchuit, y agregó que más tarde su hijo intentó quitarse la vida. “A los 17 quiso matarse acá en mi casa y por eso, con mi marido, decidimos internarlo”, contó.

Luego de aquel suceso, Tomaselli estuvo internado durante un mes, según el relato su mamá. “Salió bien del tratamiento y nunca más hizo nada, era un chico nuevo, alegre otra vez”, contó Rosana en diálogo con Radio 10.

“Yo nunca noté que mi hijo podía ser una bestia, tuvo problemas de adicción pero lo interné y salió. Marcelo nunca tuvo antecedentes”, contó más tarde en una entrevista con Radio Mitre.

“Mi esposo y yo hicimos todo por él. Era un chico que no se dejaba ayudar”, sostuvo la mujer, quien aseguró que lo que despertó el accionar de su hijo podría haber sido la pérdida de su padre. “Supuestamente el detonante fue la muerte de mi esposo, el año pasado”, manifestó.

Llamado de atención en la cárcel

Otro dato llamativo dado a conocer esta mañana por la madre de Tomaselli, es que el hombre habría sido atendido por causas psiquiátricas durante su estadía en la cárcel. “Mientras estaba preso, estuvo dos días internado en psiquiatría. El médico, el psiquiatra, le dio el alta en dos días”, relató Muchuit..
———————————————–

El juez ordenó nuevos exámenes psicológicos sobre el imputado, como así también pruebas de ADN para confrontar su perfil genético y el de la víctima, con los elementos encontrados en la escena del crimen, tales como sábanas manchadas con sangre, prendas de vestir y un mechón de cabello.

 

La noche del crimen

Rosana contó que la noche del crimen la pareja se había encerrado en su habitación y que, de repente, los gritos de su nieto la alertaron. “Me despertó el llanto desgarrador del nene. Pensé que se había caído. Les empecé a golpear la puerta, pero no me abrían”, contó la mujer. Cuando Tomaselli salió de prisión, su madre le prestó una de las habitaciones de su casa para que él, Carla y el hijo de la pareja vivieran allí.

“Yo lo sentía a él. Estaba haciendo algo con mucha saña, pero no sabía qué. Me rompí la cadera de tanto patear esa puerta. Recién ahí me abrió y prendió la luz. Y la ví a Carla, paradita, que me estiraba los brazos mientras él la seguía apuñalando”, graficó la mujer entre sollozos.

“Me fui a mi habitación con el nene. Pensé que me mataba. Que nos mataba a los dos”, confesó la mujer. “Entró a mi pieza y decía «ya está, ya la maté», mientras yo lo insultaba. Me dijo «vieja, vení, dame un beso» y le chorreaba sangre por todos lados. Cantaba y decía «mi corazón está liberado…», recodó la mujer.

—————————————————————–

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1432615-los-antecedentes-psiquiatricos-de-marcelo-tomaselli

Fuente: yahoo

Los policías que atienden a la gente que va a hacer una denuncia están siendo capacitados en violencia de género, discapacidad, migrantes y refugiados, entre otras situaciones. El objetivo es que mejore la recepción de las denuncias.

 

La formación apunta a que mediante la policía  se acceda a otras dependencias que dan tratamiento a problemáticas específicas. 

 

Con el objetivo de “facilitar el acceso a la Justicia de sectores vulnerables”, el Ministerio de Seguridad y la Defensoría General de la Nación lanzaron talleres de capacitación para 700 agentes de la Policía Federal, que se desempeñan en servicios de atención. Entre varios temas abordados se encuentran la violencia de género, la discapacidad, la situación de migrantes y refugiados y casos de personas privadas de la libertad. La formación, primera en su tipo en América latina, apunta a que la fuerza no sólo mejore la recepción de denuncias sino que sea puerta de acceso a las dependencias del Estado que dan tratamiento a problemáticas específicas. En simultáneo, el ministerio trabaja junto a la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema para que los efectivos mejoren sus aptitudes a la hora de atender casos de sometimiento intrafamiliar.

Los talleres tienen como destinatarios a jefes de servicio, oficiales de guardia y oficiales de las divisiones de Investigaciones, Drogas y Asuntos Internos de la Policía Federal. Según el acuerdo entre la cartera que dirige Nilda Garré y el ente a cargo de Stella Maris Martínez, la formación del personal policial apunta a “facilitar el acceso a la Justicia de los sectores más vulnerables de la población y remover las barreras existentes”, tales como falta de información, los prejuicios por parte de los operadores policiales o problemas derivados del idioma, entre otros.

Desde la Defensoría General, a cargo de la formación, indicaron que “es clave concientizar” a estos agentes porque “ellos son las puertas de acceso al sistema judicial”. Además, se busca que los funcionarios policiales aprendan a derivar a dependencias judiciales o gubernamentales que atienden temáticas específicas tales como violencia de género, derechos indígenas, discriminación o niñez y adolescencia.

Durante la presentación del programa, Martínez destacó que “es la primera capacitación a policías con estas características en América latina”. En ese sentido, los firmantes del convenio remarcaron que esta acción pedagógica tiene como objeto la transmisión de conocimientos acerca de las “Reglas de Brasilia sobre acceso a la Justicia de las personas en condiciones de vulnerabilidad”, acta firmada en el ámbito de la Comisión Iberoamericana de Justicia en 2008. Varios de los 23 países miembros avanzaron en la capacitación de los actores judiciales, pero hasta ahora ninguno había iniciado la tarea dentro de las fuerzas de seguridad.

En ese manual iberoamericano de buenas prácticas para operadores judiciales y agentes vinculados con el acceso a la Justicia, como es el caso de los policías, se esbozan varias líneas de trabajo en torno de cómo, y en base a qué marcos debe atenderse a los sectores que habitualmente chocan con los muros judiciales. Por ejemplo, se trazan propuestas vinculadas con el cuidado de la identidad de la víctima, sobre aspectos técnicos para resolver instancias de denuncias ante casos de analfabetismo, o en torno del respeto de cuestiones étnicas o tribales, que suelen ser dejadas de lado. Como concepto rector de las Cien Reglas aparece la idea de no revictimizar a quien acude al Poder Judicial, luego de haber sido víctima de un padecimiento físico, simbólico o económico.

La directora de Derechos Humanos del Ministerio de Seguridad, Natalia Federman, definió que la misión del curso es que estos policías “actúen como facilitadores de acceso a la Justicia y no como una barrera”. Tras las primeras jornadas de aprendizaje, la incorporación de estas “herramientas para el trabajo diario” generó una “reacción muy positiva” en los efectivos, evaluó la funcionaria.

Aunque la violencia de género se aborda en la capacitación que brinda la Defensoría General, los efectivos ahondan el tema en otro curso a cargo de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema. El propósito es que los efectivos entiendan la instancia en que una mujer llega para denunciar un caso de violencia de género como “el inicio de un proceso que la pueda llevar a quebrar ese círculo” de agresión. Al respecto, Federman graficó: “La mujer que llega a la comisaría, llega porque quiere denunciar, no porque quiere que la curen”. Para la funcionaria, es fundamental lograr que los agentes “no echen a estas denunciantes”, por ejemplo, “si no tiene una lesión visible”, como suele ocurrir; o simplemente por discriminación. En eso avanzan estas formaciones.

Asimismo, en la cuestión de género hay espacio para aprender sobre la atención a transexuales, quienes padecen recurrentes casos de violencia policial, en particular las personas que trabajan en la oferta de sexo en la vía pública. Según señaló Federman, “el respeto a la diversidad sexual es una prioridad” a incorporar por los operadores policiales, y en ese sentido es que el tópico “trans” fue incluido en las formaciones, a pesar de que las Cien Reglas de Brasilia no explicitan a este colectivo dentro de los grupos minoritarios.

Fuente: Leonardo Rossi- http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-179232-2011-10-19.html

Testimonial de Guillermo Francella en contra de la violencia de género. Guion: Leticia Martín. Directora de Arte: Alejandra Getino. Producción: Evelin Pierotti, Hernán Perez Menendez. Productora: 2001 Producciones. Para Secretaría de Comunicación Pública, Presidencia de la Nación. Mayo 2011

Autores:  SZETA MAURO, CARUSO LILIANA , ETCHEVES FLORENCIA
Editorial LONGSELLER

Cada vez que una mujer es asesinada (a puñaladas, a balazos o estrangulada), y que el caso no se resuelve rápidamente, la hipótesis “el marido es el asesino” entra en acción.

Algunas veces, el marido es el asesino y no hay forma de probarlo; otras, en cambio, se convirtió en un sospechoso social, incluso a nivel judicial, pero nada tiene que ver.

Sin embargo, lo que atrae todas las miradas, lo que cautiva, es que los casos no están resueltos; es la sospecha perpetua sin definición, la intriga sin resolución.

Las historias se hacen públicas, las vidas íntimas de esas mujeres se hacen públicas. Y todos (los medios, la familia, el público en general) opinan, formulan hipótesis, cuentan chismes, anécdotas; algunas de ellas con bases reales, otras, puros inventos.

Mauro Szeta, Liliana Caruso y Florencia Etchevés, periodistas de gran trayectoria en el ámbito policial, investigaron los casos, recorrieron tribunales, preguntaron a familiares, vecinos y amigos, y plasmaron en estas páginas las distintas versiones, intentando descifrar las muertes de cuatro mujeres diferentes, con historias diferentes; pero con un punto de contacto: ellas son las víctimas, y ellos, sus maridos, los sospechosos eternos.

María Marta García Belsunce, Nora Dalmasso, Rosana Galliano”, Andrea Pajón: mujeres asesinadas, crímenes sin castigo; asesinos impunes que dictaron un mandato irreversible: “Serás mía, o de la tumba fría”.