Posts etiquetados ‘entrevista forense’

Índice de Maldad, serie emitida por Discovery Channel todos los Sábados a las 22hs.
En los siguientes videos: son crímenes de casos reales con espantosos actos de tortura.

Cuándo se descubre un criminal existe una pregunta y es: ¿POR QUÉ?

Para descubrir los motivos detrás de los asesinatos y de la violencia  los investigadores recurren a expertos , testigos y a la evidencia de la escena del crímen. Pero tal véz ningún método forense deja más al descubierto que una entrevista cara a cara con el asesino.

Existe una escala con 22 niveles que mide los diferentes grados de maldad, el asesino es considerado según su motivo, método y malicia.
El creador del sistema es el Doctor Psiquiatra Forense Michael Stone de la universidad de Columbia.

Una cosa es leer sobre estos asesinos en los libros, en el diario o en evaluaciones psiquiatricas, pero otra muy distinta es hacerlo en persona. ¿Cómo reaccionan a las preguntas? ¿Si expresan una empatía por sus víctimas?¿Si mienten sobre sus crimenes? Todas esas cosas merecen mucho sobre qué es lo que lleva a que los humanos cometan asesinatos, dice Michael.

Muchos criminales pensaron en cambiar luego de cometer actos terribles, pero alejarse de la maldad no es un proceso fácil. Aquellos que realmente que lo intentan deben renunciar a todo su pásado.

En conclusión: Las entrevistas cara a cara proveen información sobre la mente de estos criminales. Las conversaciones ayudan a entender mejor los métodos criminales, los motivos y los fundamentos en el momento del crímen y cómo han cambiado con el tiempo. Para el Dr. Michael Stone estas entrevistas son tan  sólo otro paso para comprender a aquellos incluidos en su índice de maldad.

psicología forense

Esta técnica de análisis evalúa la calidad del contenido de una declaración utilizando una serie de criterios definidos.

El Análisis de Contenido Basado en Criterios – CBCA hace parte de un procedimiento mucho más general denominado Evaluación de la Validez de las Declaraciones (Statement Validity Assesment- SVA) (Sporer, 1997; Ruby y Brigham, 1997). El SVA tiene tres partes fundamentales: a) Una entrevista forense semi-estandarizada b) el análisis de la trascripción de la entrevista a través de los criterios del CBCA y c) la Lista de Validez. Una vez realizados los tres procesos que conforman el SVA el investigador debe catalogar la declaración como: creíble, probablemente creíble, indeterminada, probablemente increíble e increíble (Bradford, 1994, Ruby y Brigham, 1997).

El CBCA consiste en 19 criterios los cuales son aplicados a la trascripción de la entrevista realizada en la primera fase del SVA. Si bien no se espera que la declaración válida deba tener todos los criterios, la mayor presencia de éstos indica mayor probabilidad de validez; la presencia de un criterio aumenta la credibilidad del testimonio pero su ausencia no indica necesariamente falsedad. Cada criterio es puntuado con 0= no presente, 1= presente y 2= fuertemente presente (Manzanero, 1997), aunque algunos autores solo puntúan ausencia – presencia.

El CBCA se fundamenta en la Hipótesis de Undeutsch la cual afirma: “las descripciones de eventos que realmente hayan sucedido difieren en contenido, calidad y expresión, de aquellos hechos que son fruto de la imaginación” (Garrido y Masip 2001, p. 43). Es decir, las declaraciones que están basadas en hechos que realmente se han experimentado son diferentes a aquellas que se basan en la imaginación.

De esta manera y basados en el aporte de distintos autores, como Arntzen, Trankell, Undeutsch y otros; Köhnken y Steller integran en 1989 en un único sistema los diversos criterios planteados (Sporer; 1997), así:

Tabla 1.Criterios de realidad para el Análisis de Contenido Basado en Criterios

Características generales:

1. Estructura lógica.

2. Elaboración inestructurada.

3. Cantidad de detalles

Contenidos Específicos

4. Engranaje contextual.

5. Descripción de interacciones.

6. Reproducción de conversaciones.

7. Complicaciones inesperadas.

Peculiaridades del Contenido

8. Detalles inusuales.

9. Detalles superfluos.

10. Incomprensión de detalles relatados con precisión.

11. Asociaciones externas relacionadas.

12. Alusiones al estado mental subjetivo.

13. Atribuciones al estado mental del autor del delito.

Contenidos referentes a la motivación

14. Correcciones espontáneas.

15. Admisión de falta de memoria.

16. Plantear dudas sobre el propio testimonio.

17. Autodesaprobación.

18. Perdonar al autor del delito.

Elementos Específicos de la Ofensa

19. Detalles característicos de la ofensa.

——————————————————————————————————————

 

A.- Características Generales:

La primera categoría se refiere a las características generales de la declaración y requieren el examen de la declaración como un todo, ya que los criterios se refieren al testimonio completo. Estos criterios constituyen un primer paso en el análisis y se pueden evaluar sin referencia a los detalles del contenido de la declaración.
El primero de los criterios es la estructura lógica  que aparece cuando los diferentes detalles en una declaración describen de forma independiente el mismo curso de evento, es decir, si la declaración completa encaja. La producción desestructurada se basa en que los testimonios falsos suelen presentarse de una manera continuamente estructurada y generalmente cronológica Además, la declaración debe contener una cantidad suficiente de detalles para que sea posible proceder a su análisis, porejemplo, sobre la localización, personas, objetos y acciones implicados en el abuso. La simplicidad del suceso implicará una reducida cantidad de detalles, por lo que este aspecto debe ser valorado a la hora de considerar la presencia de este criterio.
A diferencia de los restantes criterios, estos tres son necesarios para apoyar la credibilidad de una declaración, esto es, su ausencia (especialmente de los criterios 1 y 2) indica falta de credibilidad de una declaración.
B.- Contenidos específicos.
La incardinación contextual se refiere a descripciones que anclan al suceso bajo evaluación en el tiempo y el espacio. Una ampliación especial de este criterio, si lo consideramos en sentido más amplio, lo constituye el contexto vital del menor. De esta forma, se esperaría que un suceso de la naturaleza de las agresiones sexuales afectara de alguna forma a la historia biográfica del menor, no siendo esperable que su ocurrencia tuviera lugar como algo aislado sin ningún tipo de repercusión en la vida del niño, de igual forma que debieron darse algunos hechos previos que progresivamente llevaran al suceso,ya que es un hecho conocido que las agresiones sexuales (fundamentalmente si son producidas por conocidos) no se producen repentinamente sino que suelen darse conductas de aproximación previas del agresor al menor, tal y como argumentaba Undeutsch (1989) en el criterio de anclaje. Además, la aparición en el relato de descripciones de interacciones referidas a la agresión sexual entre el agresor y el menor es un indicativo de credibilidad, de igual modo que si reproduce conversaciones mantenidas con el agresor en el transcurso de la agresión o en conversaciones relacionadas con ella.
Un último criterio perteneciente a esta categoría es la mención al complicaciones inesperadas durante el incidente  que suponen dificultades imprevistas que entorpecen el curso habitual del suceso y cuya mención no obedece a otras motivaciones. Estos cuatro criterios son contenidos específicos adicionales que se consideran signos de veracidad de una declaración.
C.- Peculiaridades del Contenido.
La aparición en la declaración del menor de detalles inusuales o únicos con visos de realidad son un indicativo de la realidad de la declaración. Ya que su probabilidad de ocurrencia es muy baja no es esperable su aparición en relatos inventados. También los detalles superfluos narrados por el menor son un indicativo de realidad, ya que cuando una persona miente no es probable (menos aun siendo un niño) que se invente detalles que son irrelevantes para la acusación. Tampoco es esperable encontrar en relatos inventados alusiones al estado mental del menor ni al del agresor. La alusión a sentimientos, emociones u otros estados mentales de los implicados en la agresión se consideran indicadores de realidad en cuanto que no se espera que estén presentes en relaciones ficticias.
El criterio sobre el informe exacto de detalles mal entendidos se cumple si el menor proporciona una descripción correcta de una observación y al mismo tiempo malinterpreta el fenómeno descrito. Descripciones del semen o del acto de eyaculación dadas por niños muy pequeños a menudo están “más allá del horizonte de la comprensión del testigo” (Undeutsch, 1967, p.141; citado en Steller y Koehnken, 1989). Las asociaciones externas relacionadas están presentes si el testigo informa de conversaciones con el supuesto agresor que se refieren a sucesos anteriores.
D.- Contenidos relacionados con motivación.
Este grupo de criterios de contenido incluye rasgos de la declaración que traicionan o desvelan la motivación del niño para informar en falso. Son criterios de este tipo las correcciones espontáneas que emite el menor sobre su propio testimonio, admitir falta de memoria sobre algún dato concreto, exponer dudas de otros sobre el propio testimonio u objeciones anticipadas contra la veracidad del propio testimonio, mencionar detalles autodesaprobadores, desfavorables o autoincriminadores así como cuando el menor tiende a perdonar al agresor de forma que en su declaración tiende a favorecer al acusado proporcionando explicaciones o exculpaciones de su conducta .
E.- Elementos específicos de la agresión.
Detalles característicos de la agresión:  El estatus extraordinario de este criterio de contenido se refleja en el hecho de que es necesaria una competencia específica para tratar con este criterio. Se necesita conocimiento sobre las formas típicas en las que se cometen delitos sexuales. El acuerdo entre partes de la declaración y esos cursos típicos de agresiones sexuales específicas se toman como una indicación de la veracidad de la declaración. El criterio se cumple de forma fuerte si las descripciones específicas de la agresión contradicen creencias mantenidas por no profesionales y al mismo tiempo están en correspondencia con hallazgos empíricos de abuso sexual infantil. En caso de incesto, por ejemplo, se pueden considerar como elementos específicos un largo periodo de relación incestuosa, conducta
sexual relativamente menor al comienzo y una progresiva escalada, así como un cambio en la actitud de la víctima hacia el autor del delito.
La evaluación de los criterios de contenido es un proceso complejo que se compone de aspectos cuantitativos y cualitativos. Como en el caso de las propuestas de Undeutsch (1989), cuando se aplica el CBCA se tiene que seguir ciertas reglas. La primera regla afirma que las meras repeticiones en diferentes pasajes de la declaración no aumenta la valoración de la presencia de un criterio. La segunda regla implica que un pasaje en una declaración dada puede cumplir más de un criterio. Así, es posible una puntuación doble. Y, tercera, sólo los contenidos que están relacionados de alguna manera con el incidente se consideran, no todo lo que un testigo podría contar se evalúa en relación con el análisis de credibilidad.
La presencia de cada criterio se evalúa de acuerdo con tres valores: ausente, presente y fuertemente presente. Los criterios de contenido favorecen el examen sistemático de la declaración en distintos niveles, y permiten la inclusión de un mismo dato en varios criterios a la vez. Cuantos más criterios y con más fuerza aparezcan más credibilidad se estimará a la declaración del menor, aunque su ausencia no indica mentira, sino más bien indeterminación.
Sin embargo, como toda regla tiene sus excepciones y en estos casos esas excepciones pueden ser más importantes que la misma confirmación de la presencia de los criterios. Ya dijimos que es esencial tener en cuenta diversos factores que pueden afectar a las declaraciones de los menores y, en general, todo aquello que la psicología cognitiva conoce acerca del funcionamiento de la memoria. Puede darse el caso de que algunos factores contribuyan a que la aparición de ciertos criterios no vaya a favor de la credibilidad de la declaración, sino en su contra. De igual forma la ausencia de un determinado criterio, dependiendo de las circunstancias, podría ser positivo. Por eso es importante que el psicólogo que realice una análisis de la credibilidad de las declaraciones conozca en profundidad, e incluso sea experto en el estudio de los procesos de memoria. De no ser así, la probabilidad de error en la valoración de la credibilidad aumentará considerablemente.
Tras evaluar los criterios de contenido en términos de la medida en que se cumplen en una declaración determinada, este análisis de los criterios individuales se combina para permitir una evaluación global de la calidad de una declaración. Esta evaluación de la calidad es útil para posteriormente realizar una evaluación del probable grado de la validez(credibilidad) de un testimonio. Dicho de otro modo, da información sobre la probabilidad de que un testigo haya sufrido la supuesta agresión.
Ni en la época en que Steller y colaboradores (Steller, 1989; Steller y Boychuk, 1992; Steller y Koehnken, 1989) publicaron sus trabajos ni en la actualidad, es posible realizar una evaluación cuantitativa del grado de validez de una declaración. El nivel actual de desarrollo del CBCA no permite sopesar los criterios o producir puntuaciones de corte.
La evaluación sólo puede ser cualitativa. Además, la evaluación de cualquier declaración debe estar en relación con las capacidades verbales y cognitivas del niño y en relación con la complejidad del suceso o sucesos que se describen.
El número de criterios encontrados en una declaración está determinado por lalongitud de la declaración, así como por la naturaleza del suceso y las capacidades cognitivas del menor. Obtener una declaración de suficiente longitud para realizar un análisis de contenido basado en criterios depende de dirigir adecuadamente la entrevista. Un prerrequisito básico para la entrevista es obtener tanta información previa sobre el caso como sea posible. Este requisito contrasta con algunas recomendaciones en la bibliografía sobre entrevistas en casos de abuso sexual infantil. El problema de esa recomendación es que el investigador puede, por ignorancia, perder información importante.
———————————————————————————————————————–

Hallazgos y Recomendaciones:

Discriminación Individual de los Criterios

Inicialmente debe aclararse que no todos los estudios tienen como objetivo determinar el poder discriminativo de los criterios a nivel individual, y aunque la discriminación global no es una suma de los 19 criterios, no está exenta de los efectos de cada criterio individualmente por lo que su estudio es relevante.

Los resultados en cuanto al desempeño de los criterios a nivel individual son los mas disímiles, encontrándose en algunas oportunidades contradicciones en cuanto al nivel de discriminación de éstos y por lo tanto su valor dentro de la técnica. Dentro de los estudios revisados para este trabajo los criterios cantidad de detalles (3) y estructura lógica (1) son unos de los criterios que con mayor frecuencia discrimina significativamente entre declaraciones falsas y verdaderas (ver tabla 3), coincidiendo en cierta medida con lo encontrado por otros autores. Por ejemplo, en Garrido y Masip (2001), quienes hacen una revisión de los estudios desde 1982 a 1999 sobre los tres componentes del SVA, se encuentra que los criterios con un mayor poder discriminativo son: cantidad de detalles (3), engranaje contextual (4), reproducción de conversaciones (6) y elaboración inestructurada (2); igualmente Vrij (2005) halla estos mismos criterios como los mas discriminativos.

En cuanto a los criterios con menor poder de discriminación existe un amplio rango. En Garrido y Masip (2001), los criterios admisión de falta de memoria (15), correcciones espontáneas (14) y detalles superfluos (9) combinan su poco poder discriminativo con una baja fiabilidad interjueces y/o fiabilidad temporal, por lo que según estos autores sería adecuado eliminarlos. Igualmente, autodesaprobación (17), incomprensión de detalles narrados con precisión (10) y dudar del propio testimonio (16) también presentan un pobre poder de discriminación entre declaraciones falsas y verdaderas (Vrij, 2005).

Por su parte los criterios reproducción de conversaciones y dudar del propio testimonio aparecen en los trabajos revisados, como buenos discriminadores de las dos condiciones, falsedad-veracidad. Hallazgos de este tipo también han sido reportados por Garrido y Masip (2001) quienes encuentran que cuatro criterios del CBCA a pesar de discriminar positivamente en la gran mayoría de los estudios en algunos aparecen discriminando en sentido contrario al hipotetizado, es decir, se encuentran con más frecuencia en declaraciones falsas.

Discriminación Global

Respecto a la capacidad discriminación entre declaraciones verdaderas y falsas a nivel global, se ha encontrado que ésta es mucho mejor que la que tienen cada criterio de forma individual, no obstante, existe un amplio rango de precisión global de la técnica, oscilando éste entre la discriminación al azar y 100% de precisión (Garrido y Masip; 2001). Vrij (2005) también encontró que en 12 estudios que examinaron la precisión a nivel global del CBCA, efectivamente los testigos veraces reciben un puntaje global más alto que los no veraces. En los estudios revisados, dos trabajos reportan que el CBCA no discrimina mas allá del azar, lo cual puede deberse a condiciones específicas del diseño; en estos dos estudios (Strömwall y cols. 2004 y Granhag y cols. 2006) se investigó los efectos de la repetición tanto del evento como de su recuerdo en los puntajes del CBCA, lo cual indica que la repetición afecta negativamente el CBCA haciendo que su discriminación a nivel global disminuya, de la misma forma, López y Zaldívar (2002) encuentran que los criterios CBCA aumentan por el efecto de la repetición aún en testigos no involucrados personalmente.

Una variable importante al determinar la precisión global es la forma como esta se establece, en la mayoría de los estudios en los cuales se ha explorado la precisión global del CBCA, se ha hecho a través del análisis discriminante y de la concordancia de la clasificación con el valor de verdad de las declaraciones, en menor medida se han utilizado las reglas de decisión (Vrij, 2005). En el análisis discriminante típicamente se ha utilizado el valor de verdad como variable de agrupación versus el concepto del evaluador de la declaración, recientemente los investigadores han optado por tomar como variable de agrupación la cantidad de criterios en una declaración versus su valor de verdad (López y Zaldivar; 2002), este parece ser un procedimiento mas óptimo para determinar la precisión de la técnica, pues permite comparar la precisión de los criterios independientemente de lo que los evaluadores hallan puntuado finalmente.

Entrenamiento de los Evaluadores

En cuanto al efecto del entrenamiento éste es aún impredecible, en algunos casos se ha encontrado que los jueces entrenados son mejores que personas sin entrenamiento, aunque también existen otros en los que no se encuentra ningún efecto del entrenamiento o donde este empeora el desempeño (Vrij, 2005, Akehurst y cols., 2004). Una cuestión a tener en cuenta en este punto es la calidad del entrenamiento antes que su duración, como lo señala Garrido y Masip (2001) al mencionar trabajos como los de Joffe (1993), Brodie (1993) y Tye (en prensa, citado por Garrido y Masip , 2001) en los que si bien el entrenamiento fue amplio no se utilizaron los criterios en la calificación. Además, también es importante saber como el conocimiento de otras “estrategias” para la detección del engaño pueden influir la correcta aplicación de los criterios como se puede observar en el estudio de Akehurst y cols., (2004) en el que el entrenamiento en diferentes grupos de personas presenta unos resultados totalmente distintos, lo cual se relaciona con su conocimiento de otros tipo de estrategias de evaluación, así como del conocimiento sobre el desarrollo infantil.

Edad y Otras Diferencias Individuales

Además de ser afectada por la veracidad, la credibilidad del testimonio, puede ser influida por otros factores; se ha establecido claramente que la edad influye en la presencia de ciertos criterios, una razón de esto pueden ser la pocas habilidades lingüísticas de los mas pequeños (Garrido y Masip; 2001), igual que las habilidades narrativas y de memoria no desarrolladas totalmente. Así, es de esperarse la falta de algunos criterios en ciertos grupos de edad, por ejemplo, niños entre los 4 y 7 años de edad difícilmente presentan en sus declaraciones criterios tales como descripción de interacciones, atribuciones al estado mental del perpetrador, admisión de falta de memoria y autodesaprobación, esto debido entre otras cosas a sus habilidades metacognitivas y de metamemoria. Igualmente en los niños de 7 a 8 años de edad se encuentran menos presentes los criterios: estructura lógica, cantidad de detalles, atribución al estado mental del perpetrador y correcciones espontáneas que en los niños de 13 y 14 años (Vrij, 2005). Buck, A., Warren, A., Betman, S., y Brigham, J.(2002), subrayan la necesidad de determinar criterios de decisión claros frente al efecto de la edad en los resultados del CBCA, plantean tres posibilidades:1) hacer una concesión para la edad cuando se examina un criterio específico, 2) determinar un umbral diferente de puntuación total para los niños menores frente a los de mayor edad, 3) comparar la declaración del niño y el puntaje del CBCA sólo con declaraciones de niños de la misma edad. Teniendo en cuenta los resultados de los estudios sobre este aspecto una opción para el manejo del efecto de la edad, es establecer de una manera mas rigurosa cuales son los criterios que se ven afectados directamente por ésta, ya que estos difieren de un estudio a otro, para determinarlo se puede conservar la idea propuesta por Buck y cols.(2002) en la que al evaluar las declaraciones se desconozca la edad para que se conserve su efecto aislado; esto debería ir unido a una clara definición de las exigencias por criterio para cada grupo de edad, es decir, es necesario inicialmente establecer cuales son los criterios que aparecen de manera sistemática en declaraciones verdaderas en determinados grupos de edad y cuales no. Lo anterior se inscribe en una perspectiva de desarrollo que está mucho más acorde con la evaluación de niños de corta edad. Algunos criterios que han presentado un patrón de aumento progresivo en relación con la edad, según los resultados de Buck y cols. (2002) son estructura lógica, producción inestructurada, cantidad de detalles y detalles característicos de la ofensa.

Algunos investigadores han aplicado con aparente éxito esta técnica a declaraciones de adultos. Por ejemplo Parker y Brown (2000, citados por Vrij, 2005) en un estudio de campo evaluaron la veracidad de las declaraciones sobre violación en adultos y encontraron diferencias en los criterios del CBCA en la dirección esperada. Otros estudios realizados también presentan tal tendencia en los resultados (Colwell, 2002, Hofer, 1996, Porter y Yuille, 1996, citados por Vrij, 2005). Además, es esperable que si las habilidades lingüísticas y de memoria influyen en el desempeño de la técnica, al estar dichas habilidades mejor desarrolladas en los adultos la técnica obtenga mayor precisión; por ejemplo, en Akehurst y cols. (2001) la precisión del CBCA al diferenciar por la edad fue en los niños del 71.4% y en los adultos del 90.3%.

Además de la edad, otras diferencias individuales parecer influir el CBCA, la propensión a la fantasía es una de las características que se plantea posiblemente afecten su puntuación, igualmente, desde otros trabajos como el de Vrij, (2004) se recomienda tener en cuenta las habilidades sociales de los niños y su nivel de ansiedad. Asimismo, el CBCA parece ser afectado por las habilidades lingüísticas de los testigos, así como por su autoconciencia pública, es decir, aquellos quienes tienen la conciencia para determinar cuando son el centro de la atención y como controlar su conducta para evitar la detección de la mentira (Masip y cols. 2005)

Reglas de decisión

Una seria objeción hecha al CBCA radica en la tendencia a considerar narraciones falsas como verdaderas, es decir, el sesgo de la técnica hacia la veracidad de las narraciones o falsos positivos (Ruby y Brighan, 1997; Garrido y Masip; 2001). De esta manera, el CBCA no puede considerarse una técnica objetiva ya que sus puntuaciones dependen de la interpretación personal del evaluador (Vrij, 2005). Relacionado con lo anterior, se ha señalado la ausencia de reglas formales de decisión, es decir, la carencia de criterios fijos que permitan decidir sobre la veracidad de una declaración mas allá de la interpretación subjetiva; al respecto algunos autores han propuesto ciertas reglas las cuales sin embargo no han sido acogidas por la comunidad en general y aún carecen de mayor investigación sobre su efectividad. Por ejemplo, Yuille (citado por Garrido y Masip, 2001) indica que la presencia de los 5 primeros criterios y dos más cualesquiera son indicadores fiables de la validez de la declaración, logrando identificar correctamente el 90% de historias verdaderas y 74% de las falsas. Por su parte, Raskin y Esplin (1991 citados por Garrido y Masip, 2001) consideran que la presencia de los dos criterios, estructura lógica y cantidad de detalles son condición indispensable para considerar un testimonio válido. De cualquier modo, las reglas de decisión deben estar basadas en la efectividad de los criterios en las que se fundan, por lo que una posibilidad sería exigir como mínimo la presencia de aquellos criterios que se hacen mas presentes en las declaraciones verdaderas y que han demostrado su efectividad al discriminarlas. Además dicha regla debe contemplar lo anteriormente mencionado en relación con la edad.

Aplicación del CBCA a otros delitos

Respecto a la aplicación del CBCA a otros delitos distintos al abuso sexual, para el cual en un principio fue creado, las opiniones están divididas, Algunos autores (Honts, 1994; Horowitz, 1997 citados por Vrij, 2004) defienden su uso exclusivo para el abuso sexual. Manzanero (1997) da tres razones por las que no se podría realizar tal extensión: a) las conductas y respuestas psicológicas asociadas al abuso sexual tanto de los agresores como de las víctimas han sido ampliamente estudiadas y se conocen en profundidad; b) el conocimiento de los elementos característicos de los abusos sexuales no son de dominio público, como sí pueden serlo los elementos característicos de otros delitos, y su conocimiento por parte de una persona, adulto o menor, solo es probable mediante la experiencia; y c) los conocimientos de los niños sobre la conducta sexual normal es bastante incompleta y distorsionada, un amplio conocimiento sólo puede deberse a la experiencia y en este caso el relato de un menor sobre una relación sexual vivida tendrá esas mismas distorsiones, mientras que el uso de terminología e interpretaciones propias de adultos sólo podría provenir de la sugerencia de mayores.

Los defensores de la aplicación del CBCA a otro tipo de delitos han argumentado que la hipótesis de Undeutsch no se restringe a una población específica ni a un delito determinado, por lo que podría extenderse a otros contextos (Ruby y Brigham, 1997). En cuanto a los argumentos de Manzanero se puede anotar que si bien es cierto que el abuso sexual presenta ciertas características que facilitan la aplicación de instrumentos como el CBCA éstas no son excluyentes de otros tipos de delitos. Igualmente, ciertos criterios del CBCA no son exclusivos de un evento de abuso por lo que podrían ser factores a evaluar en declaraciones sobre otro tipo de eventos, así, criterios como estructura lógica, elaboración inestructurada, cantidad de detalles, descripción de interacciones, alusiones al estado mental individual, admitir falta de memoria; por nombrar algunos, no están supeditados a una narración de abuso; no obstante el CBCA se ha aplicado en la gran mayoría de casos a delitos de tipo sexual por lo que su aplicación a otros delitos es un aspecto aún por explorar.

 

Conclusion :

Los distintos resultados de las recientes investigaciones permiten hacer varias observaciones y recomendaciones sobre el SVA en general y el CBCA en particular, algunas de las cuales ya se han expuesto a lo largo del texto y si bien se podría ahondar sobre cada una de ellas, no se pretenden agotar dicho análisis en este artículo; por lo cual es tarea de los investigadores del campo de la Psicología Jurídica profundizar sobretodo de manera empírica muchos de los temas que quedan inconclusos.