Posts etiquetados ‘Criminalistica’

”Soy el tipo de amigo que hasta te ayudaría a esconder un cadáver, pero si me traicionas, recuerda: sé cómo esconder un cadáver”

araceli ramos Araceli Ramos fue encontrada dentro de un bolsón, atada de pies y manos, luego de 11 días de intensa búsqueda.

“Me lo van a tener que probar”. Así, de este modo, el ex prefecto, Walter Vinader (principal sospechoso del asesinato) desafió a los investigadores del caso Araceli, cuando  lo acababan de detener.

Detrás de este hombre, exonerado de la Prefectura Naval, y con una causa penal por extorsión, podría esconderse una historia que lo coloca como un presunto psicópata serial, capaz de todo.

Lo investigan por tres casos puntuales. Por un lado, la desaparición de Araceli, por el otro, la desaparición de Aida Amoroso, y por otro lado, la muerte del hijo de esa mujer. Antes de ser echado de Prefectura, Vinader había denunciado a sus compañeros de fuerza por proteger prostíbulos de Puerto Madero.

El ex suboficial de la Prefectura Walter Vinader, fue desafectado de la fuerza en el 2006 tras denunciar a sus pares por presunta connivencia con la prostitución en el Puerto de Buenos Aires. En febrero de 2011 cuando la Policía lo detuvo para que cumpliera con una de las penas -de tres años de prisión- a la que había sido condenado por falsificar documentación para sacar un crédito que nunca pagó, se le secuestró un bolso. Allí, Vinader llevaba una masa y varias fotocopias de afiches en los que atacaba con frases hirientes a una mujer. A partir de los datos que había en el panfleto, los policías localizaron a la mujer, quien reconoció que había mantenido una relación amorosa con Vinader, pero que lo había dejado porque era violento. Según esta mujer, cuando decidió poner fin a la relación, él comenzó a acosarla. Finalmente Vinader fue condenado por extorsión a dos años y diez meses de prisión a raíz de la denuncia de esa mujer. Pero Vinader no sólo está imputado por el asesinato de Araceli sino también está sospechado por la desaparición de Aída Amoroso (86), quien fue vista por última vez a mediados de septiembre y era la madre de un amigo suyo fallecido en circunstancias extrañas y fue cremado y el certificado de defunción estaba en poder de Vinader. El imputado, al ser detenido, se encontraba en libertad condicional cumpliendo condena por la extorsión a su ex pareja. Esta mañana, el intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, lo calificó de “asesino serial” y consideró que “mirándole la cara te da miedo”. “Por suerte se detuvo a este delincuente; es un criminal que debe tener más de cuatro o cinco muertos”.

Según el perito Luis Vicat, Vinader no es un asesino serial. “Es un psicópata perverso, un homicida compulsivo. El asesino serial es el que mata según un patrón y sigue un ritual. Este hombre nació, creció y va a morir siendo un psicópata”, aseguró el perito. Vicat aclaró: “Vinader es una persona con un bajo indice de tolerancia a la frustración, una persona con una violencia contenida que en su caso se disparó de esta manera. Evidentemente tenía una capacidad de fascinación con la que logró atrapar a las víctimas para cometer al menos el homicidio de Araceli, porque se lo está investigando por otros delitos más”. “Es típico del psicópata frases como la que dijo Vinader cuando lo detuvieron por el caso Araceli quien disparó que iban a tener que probárselo. Es típico de esta gente tener la necesidad de aumentar la apuesta. Si analizamos su perfil de Facebook vemos que Vinader escribe frases temerarias -”Soy el tipo de amigo que hasta te ayudaría a esconder un cadáver, pero si me traicionas, recuerda: sé cómo esconder un cadáver”– y se muestra con un uniforme que no es ni de la fuerza a la que él perteneció”. concluyó.

Fuente: https://psicologiajuridicaforense.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=1894&action=edit&message=6&postpost=v2

Anuncios

244_9789500740982.jpg

Una novela fascinante y entretenida sobre un crimen perfecto y la
relación psicológica entre el asesino y su profesor de derecho.

Tras recibirse de abogado en Francia con un promedio brillante, a los
28 años Paul Besançon regresa desde París a Buenos Aires para
asistir a un postgrado dictado por el prestigioso criminalista Roberto
F. Bermúdez (Darin). Al promediar el curso, el cadáver de una joven aparece
detrás de la Facultad. El profesor sabe que el autor del crimen es su
mejor alumno, pero por primera vez en la vida no tiene cómo probarlo. Entonces comienza un juego de inteligencia entre el asesino y el profesor.
Al distinguir esta novela con el premio del diario La Nación entre
doscientos cincuenta textos presentados, Tomás Eloy Martínez escribió
que en ella “hay un lenguaje muy personal y diferente, una tensión
constante en el tono que marca un cierto renacimiento del relato
argentino, algo que no se veía desde hace mucho tiempo”.
Tiene  propensión a la aventura y la intriga, géneros
que, tratados con ingenio, hacen de lo fabuloso un ingrediente habitual
de lo cotidiano. La novela de tesis se metamorfosea asombrosamente en un
psycho-thriller

El final queda abierto. El alumno ganaría de alguna forma demostrandole a su captor que existe el crimen perfecto si se utiliza la inteligencia.

TITULO ORIGINAL: Tesis sobre un homicidio

TITULO ALTERNATIVO: Tesis de un asesinato

ORIGEN: España, Argentina.

ACTORES: Alberto Ammann, Calu Rivero, Ricardo Darín.

DIRECTOR: Hernán A. Goldfrid.

GENERO: Suspenso.

DURACION: No informada

CALIFICACION: No disponible por el momento

DISTRIBUIDORA: Buena Vista

FORMATOS: 2D.

ESTRENO EN BUENOS AIRES: 17 de Enero de 2013

 

Preguntas de lectores será una nueva sección del blog donde puedes preguntar cualquier información sobre psicología forense, psicología jurídica, criminología  o ciencias forenses. Para ello tienes que enviar un mail a: psicojuridicaforense@yahoo.com.ar y tu duda sera publicada. La idea es obtener la respuesta por otros lectores y que este blog sea un espacio que  permita intercambiar información así como debatir ciertos temas .

Aquí, una lectora nos ha enviado a nuestro facebook:

Buenos dias, mi nombre es Eugenia y estudio una Lic. en Criminalistica en la ciudad de Paraná- Entre Rios- Arg. Tengo que hacer una “Monografia” para la catedra de Papiloscopia y necesito material sobre el siguiente tema. “Necrodactilia”. Tengo que considerar los siguientes items, elementos que se necesitan para trabajar, métodos para obtener la impresión, características según el lugar y estado en el que se encuentra el cuerpo (cuerpo enterrado, al aire libre, encerrado, sumergido, etc), temas relacionados, imagenes , videos, etc. He buscado en distintos sitios de internet, les voy agradecer mucho el material o cualquier tipo de informacion que me puedan suministrar. Les dejo mi correo electronico (eugeniapia32@hotmail.com). Muchas gracias por todo. Eugenia Pia Vasquez

La perito que lucha contra la injusticia

Vázquez muestra una colección de proyectiles que, luego de ser revisados por ella, permitieron esclarecer varios casos.  / Julián Bongiovanni

Fue un asesinato brutal en medio de una glamorosa fiesta de 15 años.

Un poco borracho y totalmente enceguecido, el homicida, un acaudalado comerciante de la sociedad salteña, llevaba más de media hora persiguiendo a su víctima, un chico de 16 años, de origen humilde, que aquella madrugada sólo había atinado a esconderse, en cuclillas, detrás de un auto. Así lo había encontrado su perseguidor, el padre de su novia, que aquella noche trágica cumplía los 15. Agazapado e indefenso. Y en esa posición infantil, a menos de un metro de distancia, le disparó a quemarropa y lo fusiló. Sin anestesia, sin resistencia y sin motivo.

Quizá porque el caso traía a la memoria colectiva el crimen de María Soledad Morales o porque la pelea era tan desigual como la catamarqueña, lo cierto es que el crimen de Luciano Giunta, en Salta, a fines de los 90, se convirtió en un policial de esos que mantienen en vilo al público y se instalan, por largos meses, en las tapas de los diarios.

Fue en medio de esa pelea de David contra Goliat, cuando alguien recomendó traer a una experta desde Buenos Aires, capaz de reunir pruebas irrefutables para presentar ante un tribunal de provincia, sensible a las señales emitidas desde el poder y, con seguridad, temeroso de condenar a un personaje influyente. Era la licenciada en criminalística Cristina Vázquez, un perito todoterreno, como fama de avezada investigadora y de ponerse la camiseta de los casos que investiga, hasta llegar a su esclarecimiento definitivo.

Quizá porque es una pionera en su área -fue la primera mujer perito que empezó a trabajar en forma independiente en la Argentina-, desde que empezó su carrera le tocó participar en casos resonantes. Por ejemplo, el de Fontana-Tiraboschi, un escándalo de los ochenta, que terminó con la carrera del popular conductor Jorge “Cacho” Fontana.

-Le digo que no se preocupe, hombre, que aunque no tenga plata, mi hija lo va a ayudar igual… ¿Me oye? Mi hija va a viajar, no importa que no le pueda pagar. Tranquilizaba, por teléfono, la mamá de Cristina Vázquez, cuando una tarde de 1999 llamó el padre del chico salteño, pidiendo ayuda.

“Es que hace veinte años la resolución de los casos dependía casi exclusivamente de la intuición del juez -dice esta morocha apasionada, que empezó a estudiar ya de grande, y hoy ronda la madurez-; hoy, en cambio, tenemos la base científica suficiente como para resolver potencialmente cualquier delito. Y aquellos que no se resuelven son los que no se investigan bien.”

Mientras terminaban su carrera en la UBA, que hoy ya no existe a nivel universitario -actualmente, la criminología se imparte en institutos de la Gendarmería Nacional o de la Policía Federal-, se practicaban, por primera vez en el país, pruebas de ADN para intentar dar con la identidad de un asesino: el debut fue en 1988, con el caso de Jimena Hernández, la nena de 12 años que apareció muerta en el fondo de una pileta de natación. El episodio, sin embargo, nunca llegó a esclarecerse, entre otras cosas porque guardaron la malla manchada con semen en una bolsa de nylon y así se arruinó la prueba de ADN. Se supone que fue por ignorancia.

Claro que, cuando le tocó el caso salteño, la criminalística había avanzado años luz desde aquellos tiempos iniciáticos. Aterrizó en el Norte muy segura, cargando un esqueleto en miniatura dentro de su cartera (lo lleva siempre para las pericias balísticas), sabiendo que se enfrentaría a una sociedad machista, y a los poderosos de turno. Pero eso no le importó.

“Nunca fue el dinero lo que me movilizó en esta profesión; de hecho, cuando soy perita de oficio empiezo pidiendo 300 pesos para los gastos, y el trabajo te lo pagan a los premios. Te aseguro que no hay satisfacción más grande que ayudar a la gente y ver cuando se hace justicia. Una siente que se ganó una cucarda. Como en el caso del asesinato de este chico, que era sano y hermoso, hasta que un tipo poderoso, que se creía impune, lo mató.”

El asesino en cuestión había conseguido la mejor defensa que el dinero podía comprar. Sus abogados alegaban que el acusado había tirado al voleo, en la oscuridad de la noche, y bajo el efecto de la emoción violenta. La reconstrucción de la porteña demostró todo lo contrario: que el empresario había perseguido a un grupo de chicos de 16 años, que pocos minutos antes había hecho algunos desmanes menores en su casa (donde se festejaba el cumpleaños de su hija), y que después de buscar un arma, había fusilado a su víctima, con un disparo a 60 centímetros de distancia.

“Siempre leo cien veces las causas porque la verdad está en los detalles. Y leyendo, antes de la reconstrucción, me detengo en un testigo que dice: ?No le tirés al chango de remera roja´. Y ahí mismo me dio un vuelco el corazón porque, con esa frase mínima, se derrumbaba el argumento de que el homicida tiraba al voleo, y sin ver. Estaba escrito en la causa”.

La verdad está en los detalles, dice una de sus máximas profesionales. Y a veces, en detalles ínfimos, como puede ser un pelo o en una frase dicha al pasar. Hoy aquel hombre tan poderoso está cumpliendo 23 años de condena en una cárcel salteña. Y hasta su familia lo abandonó.

La criminalística suele confundirse con la criminología, aunque en realidad son dos profesiones diferentes. Mientras los criminólogos estudian la conducta criminal, la criminalística se enfoca en los peritajes. Esto también la diferencia de los abogados penalistas, que pueden defender tanto a culpables como a inocentes. Como perito de parte, la llaman personas que son acusadas en lugar de otro, es decir, quienes están presas por un delito que no cometieron. Esa es otra de sus obsesiones: remendar las injusticias de la Justicia, como ella dice.

“No sabés la cantidad de gente que es acusada por delitos que no ha cometido. Y cómo una cadena de errores humanos puede hacer que alguien pierda su libertad. Es tremendo, pero sucede. Una prueba que no se recogió bien, una falsa evidencia, un sistema judicial colapsado y la necesidad de cerrar rápido una causa pueden llevar a errores de interpretación.”

-¿Y quién puede terminar en la cárcel por un error?

-Cualquiera. Pero sobre todo el que cree que porque dice la verdad no debe demostrar su inocencia.

-¿Y matar bajo emoción violenta?

-Cualquiera. Pero sobre todo el que cree tener todo bajo control.

Su tarea consiste en interrogar a los testigos mudos: pelos, ADN, sangre, semen, restos de comida, manchas extrañas. “¿Sabés cómo se detecta el semen en la escena de crimen?”, suelta de repente, con la seriedad de quien desafía la resolución de una complejísima ecuación matemática. Y, ante el silencio rotundo de la cronista, enseguida responde: “Con luz ultravioleta?.Si vas a un boliche y pones luz ultravioleta, te quedás ciega”, bromea. Cuando investiga, tiene algunas otras obsesiones que pueden resultar extrañas para los legos: por ejemplo, que no le cambien el muerto del caso que está siguiendo.

-¿Por qué? ¿Es común que cambien al muerto?

Y, a veces, sucede?No intencionalmente, pero hay errores humanos. En Cromagnon o en la tragedia de LAPA, por ejemplo, se entregaron cadáveres equivocados. Siempre digo que hay que establecer un nuevo sistema de identificación y unificarlo, y no que sólo dependa de las huellas dactilares o del ADN, que sólo funciona por cotejo con otras muestras. Los dientes, por ejemplos, son tan únicos como nuestras huellas y además soportan temperaturas de hasta 1000 grados. Y si ya no hay dientes, siempre quedan las rugas palatinas, que también son marcas genéticas.

Mientras investigaba el crimen de un abogado, de 35 años, que aparentemente había sido envenenado por su esposa con talio -un raticida-, se fue sola al cementerio de Chacarita para cerciorarse de que el muerto que le iban a dar fuera el correcto: resultó que estaba enterrado al lado de la bailantera Gilda.

Lo desenterraron, cuando la familia empezó a sospechar que su muerte no había sido nada natural. De Chacarita se fue, junto al finado y la policía, para la Morgue Judicial, donde le practicaron una segunda autopsia. Analizando los cabellos del hombre -lo único que quedaba, después de seis meses enterrado- confirmó las sospechas de envenenamiento, que además le había producido un tipo de calvicie específica. Fue precisamente esa alopecia que Cristina descubrió mirando fotos de la víctima, lo que la hizo sospechar sobre una posible intoxicación letal e intencional.

Las mujeres matan, casi exclusivamente, por pasiones, explica, mientras que los hombres tienen un abanico más amplio: asesinan por encargo, por razones económicas, por competencia y también por venganza, cuando se sienten traicionados en el amor.

Los crímenes mafiosos son bien distintos de los pasionales, y no sólo en sus móviles: mientras los primeros se planifican, minuciosamente, antes de ser cometidos, los segundos se tapan torpemente después.

Cierta vez, cuando trabajaba con el cronista policial Enrique Sdrech, con quien investigó varios policiales mediáticos, le tocó analizar la extraña muerte de un chico, Pablo Arce. La policía afirmaba que había sido arrollado por un tren, pero sus padres no lo creían. Tenía una pierna y las manos amputadas. A Cristina le llegaron las manos del chico en una bolsita de plástico. Y tanta fue su impresión, que tardó media hora en abrirla, mientras los peritos oficiales la esperaban. Todos en la Morgue. Y allí, entre las uñas de las manos, había un pelo canoso, que la llevó a descubrir que la muerte de Pablo había sido un crimen mafioso y no un accidente ferroviario.

* * *No hay nada más sospechoso que la coartada perfecta o el testigo que se recuerda todo. La realidad le hizo saber que los testigos verdaderos se confunden y que, a veces, un acusado no puede demostrar fehacientemente qué hizo a la hora de un crimen, y no por eso es culpable. ¿Por qué suceden estas cosas? Porque la vida es desprolija, responde la perito. Claro que a todas estas intuiciones, las refuerza con rigurosas pruebas científicas.

Hace un par de años le tocó demostrar la inocencia de un hombre, que calificaba para el malo perfecto, tanto para los medios como para la Justicia: acusado de haber matado a una profesora de francés, que era su pareja, estaba preso en Caseros. Decían que había sangre y semen en su auto. Y que había salido del taller mecánico, donde trabajaba, para matar a la mujer.

Pero nada era como parecía en la superficie. En el Tribunal Oral ella logró convencer al fiscal y al juez para hacer juntos, en un auto, el recorrido que había hecho el supuesto asesino y allí se reveló que no le daban los tiempos para abandonar su trabajo, matarla y volver. Y más tarde, los peritajes revelaron que la sangre en su coche era, en realidad, de la carne para un asado y el supuesto semen de su pañuelo, mucosidad de un resfrío.

“Pero cuando la gente se convence de que alguien es un asesino, es muy difícil modificarlo. Y lo mismo le pasa a la Justicia, que hace una sola trama y descuida el resto. El caso de los Pomar es un ejemplo.”

Vive con su mamá, ya viejita, cerca del shopping Alto Palermo, en un departamento coqueto, pero sin estridencias. En su casa hay un muestrario de balas, de varios calibres; detectores de fluidos; un microscopio y presentaciones en power point de pericias grafológicas: su kit criminológico básico, digamos.

Divorciada de su primer marido, estuvo a punto de casarse otra vez, pero el romance terminó antes. Tampoco tuvo hijos, en parte porque el proyecto familiar no se le dio, y en parte porque se entregó con alma y vida a una profesión que la apasiona. Es común que sus clientes, y las familias que ayuda, se instalen en su casa para repasar sus dramas. Y, a veces, son las dos o tres de la mañana y estamos acá. La gente llora, viene con mucha carga de angustia; es muy duro, dice.

El living queda, de pronto, en silencio, y desde uno de los cuartos se escucha un hilo de voz. Suena como un lamento, o como una súbita preocupación. Es la mamá de Cristina, la histórica coéequipier voluntaria de sus aventuras, hoy retirada a raíz de su sordera.

-Cristina, Cristina?!.

-¿Qué pasa mamita?, le pregunta la hija con suavidad, pero sin alarma.

– ¿Estás segura de que esa chica con la que hablas es periodista?

CRISTINA VAZQUEZ

  • Quién es: es licenciada en criminalística y una pionera en el campo de la investigación científica criminal en la Argentina. Fue la primera mujer perito, que trabajó en forma independiente en el país, en casos policiales resonantes. Tiene, además, un máster en estupefacientes y es grafóloga forense.
  • Qué hace: interviene en los peritajes de todo tipo de delitos: asesinatos, violaciones, estafas, falsificaciones, asaltos. Su tarea es reunir pruebas a través de peritajes para ayudar a la Justicia en su tarea de esclarecer un hecho criminal y llegar a la verdad.

Fuente:  http://www.lanacion.com.ar/1267525-la-perito-que-lucha-contra-la-injusticia 

Enlace al blog:  

http://criminalistica-en-argentina.blogspot.com/

Todo sobre el mundo de la criminalistica en Argentina.

La propuesta es interactuar, compartir descargas, traducir libros o videos, etc.

Psicología Jurídica Forense tuvo la oportunidad de entrevistar a Sandra Musumeci, Licenciada en Psicología en la Universidad de Buenos Aires,  Perito de parte, fuero civil, laboral y penal . Además Sandra es Psicóloga forense especialista en Autopsia Psicológica y  fue quien hizo la autopsia psicológica a Solange Grabenheimer.

-Hola, ¿Te podrías presentar?

Hola! Para presentarme académicamente podría hablarte de mi especialización en Psicología Jurídica, del posgrado en Psicotrauma realizado en SAPsi y de otro en Suicidiologia o la capacitación en Autopsia Psicológica que realice con la Dra. Teresita García Pérez. También podría referirtes mi ecléctico (pero crítico) recorrido teorico, de mis estudios en criminología e investigación científica del delito hasta la adaptación que hice del protocolo de Autopsia Psicológica a la Argentina.   Fui psicóloga durante muchísimos años pero desde hace ya algún tiempo, y series complementarias de por medio, he decidido trabajar de psicóloga ejerciendo en el área jurídico forense. Desde entonces, cuando comprendí que “ser” es muy distinto a “trabajar” despliego mi energía vital entre la lectura y el estudio, los viajes, la bicicleta, el cine, el teatro, el mate con amigos y por supuesto la mas variada recreación infantil pues tengo dos niños.

-Contanos como te interesastes por la Psicología Forense y en dónde realizastes tus estudios.
Fue durante la cursada en la Facultad de Psicologia de la UBA, allá por fines de los años 80, dos docentes muy especiales fueron las que dejaron marcas en mi carrera Maria Martina Casullos y Beatriz Greif, una en Tecnicas de Evaluacion Diganostica y otra en Psicología Forense, dos mujeres, profesionales y seres humanos ejemplares que recuerdo con admiración y agradecimiento pues me transmitieron, más que conceptos teoricos, la pasión y el amor por ambas disciplinas. Luego del título de grado realice el curso de especilizacion en AFRA (Asociacion de Psicologos Forenses de Argentina) que en ese momento era la unica opcion. Hoy existe la Carrera de Especializacion en Psicologia Forense en el Posgrado de la Facultad de Psicologia de la UBA, una exelente opción para los apasionados en la tematica.

-¿En cuales instituciones puede desempeñarse hoy un/a psicologo/a forense o juríco en Argentina y qué tipo de trábajos realiza?
Son muchas y muy variadas, como peritos oficiales, de parte o de oficio. Integrandose a las Policias Cientificas de las instituciones Policiales y de Seguridad, los Cuerpos Medicos del Sistema Judicial nacional o provincial, trabajando con estudios juridicos o anotandose en los listados de los juzgados, tambien desde los diferentes programas de Criminalistica dependientes de los Ministerios de Justicia o Seguridad, etc.
El trabajo específico es el de realizar las evaluaciones diagnosticas correspondientes con el objeto de contestar los puntos periciales que nos solicitan.

– ¿Se puede trazar el perfil psicológico de un criminal?
Por supuesto que si. Es una técnica de investigación que consiste en inferir aspectos psicosociopatológicos del agresor en base a un análisis psicológico y criminalístico forense de sus crímenes, con el fin de identificar un tipo de persona, y siempre aclaramos “no una persona en particular”, para orientar a los investigadores. Si bien la perfilacion no es una ciencia exacta, si es realizada por expertos y en base al analisis de las huellas psicologicas, y apoyados en las tecnicas criminalisticas se puede hablar de una probabilidad muy alta de acierto.

– ¿Qué es realizar una Autopsia Psicológica a la víctima del crimen? ¿Esto es reciente en nuestro país?
Si!! por supuesto que se puede, todos nosotros dejamos huellas de nuestra forma de ser en los espacios que habitamos y en las personas con las que nos relacionamos. La AP  es el procedimiento de investigación psicobiagráfico que se caracteriza por la “Serie de investigaciones retrospectivas, indirectas y postmortem, que se realizan sobre la vida anímica de una persona fallecida, encaminadas a esclarecer las causas de su muerte” .

Posee muchas aplicaciones:  

En Investigación Penal:

·En casos de muertes de “etiología dudosa”, brinda elementos útiles para establecer –a “prima facie” – un hecho como homicidio, suicidio o accidente. 

·En los delitos contra la vida y la integridad corporal, permite establecer el perfil victimal, dentro del binomio víctima–victimario, para definir qué aportó la víctima en la dinámica del crimen.

·Diseñar un perfil victimal común en homicidios múltiples y/o asesinatos en serie. 

·Establecer el perfil de la víctima de un crimen para proyectar un perfil probabilístico del autor o autores.

·Establecer el perfil de un desaparecido para versionar posibles causas de su desaparición.

·Establecer el perfil de una víctima de secuestro para trazar estrategias de captura.

 Aplicación en Derecho Penal: 

·Brindar elementos útiles para la correcta tipificación de un delito contra la vida y la integridad corporal, por ejemplo:

– Como homicidio u homicidio calificado.

– Como instigación al suicidio.

– Como violación o pederastia.

– Como abandono de desvalido.

– Como estafa.

 Aplicación en Derecho Civil:

·Establecer retrospectivamente la capacidad civil de una persona ya fallecida para firmar documentos legales en impugnación.

 Aplicación Preventiva y Postventiva:

·Definir factores de riesgo y poblaciones más vulnerables para determinados tipos de muerte.

·Valor terapéutico de la entrevistas, a la luz del duelo por la persona fallecida.

Un psicologo especializado y entrenado en AP estudiara la escena del hecho (que en el caso de la AP exede el lugar donde fue encontrado el cadaver, e incluye todos los espácios de despliegue vital),  los documentos que esa persona produjo en vida (desde diarios personales hasta estudio de mails y paginas web habituales, pasando por movimientos bancarios e historia clinica, etc., etc.) y por ultimo se entrevistan a personas allegadas que conocieran al fallecido. Un psicologo avanzado en AP es capaz de traducir todas estas huellas psicologicas en indicadores de personalidad.
En nuestro país se utiliza desde al año 2005, aunque no ha sido difundida por los medios masivos audiovisuales.

– ¿Que peso tiene la Autopsia Psicológica dentro del sistema judicial como prueba en la resolución de un caso?
Como toda prueba perical no es vinculante, aun asi esta siendo cada vez más aceptada y tomada en cuenta en el marco investigativo por los tribunales de todo el pais.

-¿Cual piensas que es la principal dificultad que el psicólogo encuentra para el desarrollo profesional en el ámbito de la psicología forense?
El prejuicio de los profesionales judiciales por desconocimiento de los aportes que los psicologos podemos brindar. Y haciendo un mea culpa, la orientación psicoanalitica ortodoxa que algunos colegas poseen sin formacion pericial, lo que da como resultado hermosas especulaciones teoricas en un lenguaje encriptado que no ayudan al esclarecimiento de los puntos periciales.

– ¿Cómo valorarías la formación que desde las Universidades Argentinas se brindan en esta diciplina? ¿Se encuentra el licenciado bien capacitado a nivel teórico y práctico?
A nivel teorico, Si por supuesto! cada casa de estudio con sus diferentes orientaciones poseen una buena curricula academica. Quizas haria falta más pasantías, aunque considero que al ser un area tan específica no solo es responsabilidad de las facultades sino que cada profesional debera asegurarse su propia practica sin olvidarse de los espacios de supervición.

-¿Qué recomendación le darías al Licenciado en Psicología que pretende formarse y desarrollarse profesionalmente en el campo jurídico?
 Primero que haga la especialidad en la UBA, que se anote en los listados para comenzar a trabajar de oficio y que supervise cada evaluación y dictamen. Luego que se capacite y luego mas capacitacion, igual que el ser humano, esta disciplina esta en evolución constante, la supervicion y la actualizacion son las claves.

La criminología es una ciencia de carácter multidisciplinar que basa sus fundamentos en conocimientos propios de la sociología, psicología y la antropología social, tomando para ello el marco conceptual que delimita el derecho penal. La criminología estudia las causas del crimen y preconiza los remedios del comportamiento antisocial del hombre. Las áreas de investigación criminológicas incluyen la incidencia y las formas de crimen así como sus causas y consecuencias. También reúnen las reacciones sociales y las regulaciones gubernamentales respecto al crimen. El nombre de esta ciencia fue utilizado por primera vez por el antropólogo francés Paul Topinard.En 1885, el profesor italiano de derecho Rafael Garófalo acuñó este término.