Posts etiquetados ‘asesinos en serie’

Varios estudios demuestran que el abuso infantil prevalece más entre asesinos en serie que en la sociedad en general. Un estudio específico de 50 asesinos en serie demostró que el 68% experimentó algún tipo de abuso durante su infancia. El estudio arrojó los siguientes resultados:

psicologia forense

Anuncios

U1551588

FICHA TÉCNICA:


Richard Speck “Lo más probable es que aumente el infierno”

ACTIVIDADES: En 1966 en el Hospital Comunitario del Sur de Chicago, tomó a ocho estudiantes de enfermería como rehenes, luego las apuñaló hasta la muerte o las estranguló.

RASGOS PARTICULARES: Dolores de cabeza por lesiones cerebrales sufridas durante la infancia por su padrastro abusivo.

LO QUE MÁS LE GUSTA: el tatuaje que tiene en su brazo que dice: “Born to Raise Hell”.

CITA MEMORABLE: “Si usted me pregunta si me da dolor y arrepentimiento, pues no”

¿DÓNDE ESTÁ AHORA?: Speck murió de un ataque al corazón en 1991. Y estuvo preso en el Centro Correccional de Statesville en Crest Hill, Illinois.

Fuente: http://id.tudiscovery.com/asesinos-infames-richard-speck/

 

para el blog 1

¿Sabías que el 76% de los asesinos en serie del mundo provienen de Estados Unidos? ¡Eso es más de tres cuartas partes del total! Mira la estadística:

psicologia forense

Este video nos demuestra porque es importante entender la mente de cada asesino para descubrir su perfil,  adelantarse a sus próximo hechos y finalmente descubrir su autoría.

Organizados y desorganizados

El FBI, sin mucha precisión, ha categorizado a los asesinos seriales dentro de dos tipos diferentes: organizados y desorganizados.

  • Asesinos organizados, tienen usualmente mucha inteligencia y planifican sus crímenes muy metódicamente, por lo común secuestran a las víctimas, matándolas en un lugar y deshaciéndose de ellas en otro. Con frecuencia engañan a las víctimas con estratagemas, siendo atractivos por su simpatía. Por ejemplo, Bundy se ponía en el brazo un molde de yeso falso, pidiéndo a las mujeres que le ayudaran a llevar unos libros hasta su carro, donde las golpeaba duramente hasta dejarlas inconscientes. Otros tienen como objetivo específico a las prostitutas, quienes tal vez van voluntariamente con el asesino serial, creyendo que es un cliente cualquiera. Estos tipos de asesinos, tienen un alto grado de control sobre la escena del crimen, y generalmente conocen bien la ciencia forense que los habilita para cubrir sus huellas, tal como enterrar el cuerpo o cargarlo hasta un río para hundirlo. Ellos siguen escrupulosamente sus crímenes en los medios de comunicación, y muchas veces se enorgullecen de sus acciones, como si fuesen grandiosos proyectos. El asesino organizado es habitualmente muy sociable y tiene amigos y amantes, muy a menudo hasta esposa e hijos. Son el tipo de persona que cuando son capturados, son descritos por los conocidos como “un tipo agradable” quien “no podría ni lastimar a una mosca.” Algunos asesinos en serie se esfuerzan por hacer sus crímenes difíciles de descubrir, como por ejemplo falsificando notas de suicidio. El caso de Harold Shipman, un médico de cabecera británico, es ligeramente inusitado, en el que su posición social y ocupación eran tal que le permitía simular las muertes de sus víctimas, considerando que morían por causas naturales; entre 1971 y 1998 mató por lo menos a 250 de sus pacientes más viejos; y hasta muy poco antes de ser descubierto aún no se sospechaba que cualquiera de sus crímenes haya sido premeditado.
  • Asesinos desorganizados son repetidas veces de poca inteligencia y cometen sus crímenes impulsivamente. Mientras que el asesino organizado saldrá específicamente a cazar a la víctima, el desorganizado matará a alguien cuandoquiera que la oportunidad surja, contadas veces se molestará en deshacerse del cuerpo, dejándolo en el mismo lugar en que encontró a la víctima. Usualmente llevan a cabo ataques “sorpresa”, saltando sobre sus víctimas sin previo aviso, y típicamente ejecutarán ritos que creen necesarios hacer, una vez que la víctima está muerta (por ejemplo, necrofilia, mutilación, canibalismo, etc.). A menudo no son sociales, teniendo pocos amigos y pueden tener un historial de problemas mentales y ser referidos por sus conocidos como excéntricos o hasta “un poco extraño.” Tienen poca consciencia sobre sus crímenes y puede que bloqueen los recuerdos de sus asesinatos.

Un número significante de asesinos seriales muestran ciertos aspectos de los dos tipos mencionados, aunque las características de un tipo dominan. El comportamiento de algunos asesinos declina de ser organizado a desorganizado, según sus homicidios continúan. Cumplimentan cuidadosa y metódicamente los asesinatos al principio, pero conforme su compulsión se sale de control, dejan de dominarse volviéndose descuidados e impulsivos.

Tipos de motivos

Los patrones organizado y desorganizado, están relacionados con los métodos de los asesinos. En consideración a los motivos, pueden ser ubicados dentro de cinco categorías diferentes:

Videntes : Contrariamente a la opinión popular, rara vez los asesinos seriales son dementes o están motivados por alucinaciones y/o voces en sus cabezas. Muchos pretenden ser exculpados por la razón de la locura. Sin embargo existen, unos cuantos casos genuinos de asesinos en serie, que fueron tratados según tal concepción.

Herbert Mullin masacró a 13 personas después de oír unas voces, que le dijeron que los asesinatos eran necesarios para prevenir un sismo en California.

Ed Gein alegó que al comer los cadáveres de mujeres que se asemejaban a su madre difunta, él podía preservar el alma de su madre en su propio cuerpo. Mató dos mujeres que le recordaban a su madre, comiéndose a una y siendo arrestado mientras se encontraba en proceso de preparar el segundo cuerpo para consumirlo. También usó la carne de cadáveres exhumados para dar forma, a un “traje de mujer” para sí mismo y de esta manera poder “convertirse” en su madre, a la vez que no dejaba de tener pláticas consigo mismo en una voz en falsete. Después de su arresto fue emplazado a una institución mental por el resto de su vida.

 Misioneros. Los llamados asesinos apostólicos creen que sus actos están justificados toda vez que ellos se deshacen de cierto tipo de personas indeseables, (prostitutas o miembros de cierto grupo étnico), haciéndole un favor a la sociedad. Robert Pickton, Gary Ridgway, y Aileen Wuornos son a menudo descritos como asesinos apostólicos. Interesantemente, en el caso de Wuornos, las víctimas no eran prostitutas, pero sí su apariencia. Los asesinos apostólicos difieren de otros tipos de asesinos seriales, en que sus motivaciones no son sexuales.
Hedonistas: Este tipo asesina por el simple placer de hacerlo, aunque las características que ellos disfrutan pueden diferir. Algunos pueden deleitarse con la “búsqueda” de perseguir y encontrar una víctima más que cualquier otra cosa, mientras otros pueden estar principalmente motivados por los actos de tortura y abuso de la víctima mientras está viva. A pesar de eso, otros pueden asesinar al perjudicado rápidamente, casi como rutina y después gratificarse en actos de necrofilia o canibalismo. Usualmente existe un fuerte rasgo sexual en los crímenes, aún cuando puede que no sea inmediatamente obvio, pero algunos asesinos obtienen una oleada de excitación que no es necesariamente sexual, tal como Berkowitz, quien conseguía cierta emoción al disparar a parejas jóvenes, cuando estos se encontraban en su auto, lo hacía al azar y después escapaba sin siquiera tocar físicamente a las víctimas.

Motivados por el beneficio: La mayoría de los criminales que cometen asesinatos múltiples por fines materiales (tales como los asesinos a sueldo), no son clasificados como asesinos seriales, porque están motivados por el afán de lucro o algún tipo de ganancia económica, en lugar de estarlo por una compulsión psicopatológica. Aún así, existe una delgada línea que separa a ambos tipos de asesinos. Por ejemplo, Marcel Petiot, quien operaba en la Francia ocupada por los Nazis, podría clasificarse como asesino serial. Se hacía pasar como un miembro de la resistencia francesa y atraía con engaños a opulentos judíos a su casa, haciéndoles creer que él podía hacerlos salir clandestinamente del país. En lugar de eso, los asesinaba y robaba sus pertenencias, matando a 63 personas antes de que fuera finalmente atrapado. Aunque la principal motivación de Petiot era material, pocos pueden negar que un hombre deseoso de matar a tanta gente, simplemente por adquirir unas pocas docenas de maletas con ropas y joyería, fue un asesino compulsivo y un psicópata.

 Poder / control : Este es el asesino serial más común. Su principal objetivo para matar es obtener y ejercer poder sobre su víctima. Tales asesinos algunas veces fueron maltratados de niños, se sienten increíblemente impotentes y a menudo se satisfacen en prácticas que están vinculadas, a las formas de abuso que sufrieron ellos mismos. Muchos asesinos de este tipo abusan sexualmente de sus víctimas, pero difieren de los asesinos hedonistas en que la violación no es motivada por lujuría, sino por otra forma de dominación sobre el martirizado.

Algunos asesinos en serie, puede que tengan características de más de uno de los tipos mencionados. Por ejemplo, el asesino británico Peter Sutcliffe, parece ser un asesino vidente y a la vez misionero, toda vez que afirmó que escuchaba voces que le ordenaban que limpiara las calles de prostitutas.

Alternativamente, otra escuela de pensadores clasifica los motivos por: necesidad, afán de lucro o poder.

Fuente:  http://es.wikipedia.org/wiki/Asesino_serial

http://enciclopediadelosasesinosenserie.blogspot.com/2010/01/tipos-de-asesinos-en-serie.html

Mindhunters, conocida en España como Cazadores de mentes y en América Latina como La isla maldita, es una película dirigida por Renny Harlin.

Sinopsis: Siete prometedores jóvenes criminalistas del FBI compiten por el trabajo de sus sueños haciendo perfiles psicológicos, pero la prueba final que decidirá quién se queda con el puesto promete ser mortal. Oculto dentro del grupo hay un asesino serial y deberán descubrir quién de ellos es el cruel depredador antes que caigan presa del ingenioso plan del asesino. Una cinta que atrapa por su excelente guión e interpretaciones.

El grupo formado por los siete aspirantes es dejado a su suerte. Mientras que se resignan a merodear por las instalaciones; el supuesto objetivo de este entrenamiento es descubrir a un delincuente en los alrededores, apodado “El Titiritero”, investigar las escenas del crimen, su modus operandi y atraparlo. Con el transcurso del tiempo, dentro de la base principal, los aspirantes, quienes se deleitaban conversando y elogiándose entre sí, quedan fuertemente conmocionados por la muerte de uno de ellos, el que hacía de líder, a través de una trampa estratégicamente situada. Posteriormente, sufren un repentino desmayo, posiblemente provocado por el café. Todos ellos quedan inconscientes. Al despertar se dan cuenta de que el café estaba intoxicado. Mientras dormían, uno de sus compañeros fue degollado y su sangre drenada. Comienza entonces una desesperada búsqueda del responsable, que los llevará a desconfiar entre sí, atrapados y aislados en la isla. Los miembros del grupo se han vuelto víctimas de un sádico asesino, quien con su ingenio y obsesión por el tiempo será el responsable de las próximas muertes de los restantes integrantes, con artefactos y trampas relacionados con la obsesión y/o debilidad de cada una de las víctimas.

Género: Suspenso
País: Estados Unidos
Duración: 106 minutos
Calificación: Mayores 16

Si bien el trama es de terror-suspenso, es una película ideal para los fanáticos de la psicología forense ya que el objetivo era enseñar a sus miembros (Agentes de la FBI) a seguir la pista a los asesinos en serie.