Archivos de la categoría ‘Psicología forense’

Este experimento revela algo de lo que “está aunque no se exprese” o, mejor dicho se invisibilice.

Marina Abramovic

“Esto fue un experimento de Marina Abramovic, le dijo a los espectadores que no se iba a mover durante seis horas, sin importar lo que le hicieran. En una mesa cerca, puso 72 objetos que se podían usar de manera destructiva o placentera, desde flores, plumas hasta cuchillos y una pistola cargada. Entonces le dijo a los espectadores a que usen los objetos como ellos quisieran.

Al principio, los espectadores fueron pacíficos y tímidos, pero escalaron a la violencia rápidamente. En sus palabras: “La experiencia que aprendí fue que… si se deja la decisión al público, te pueden matar… Me sentí realmente violada: me cortaron la ropa, me pegaron rosas al estomago, una persona me apunto con el arma en la cabeza y otra se la quito. Se creó una atmósfera agresiva. Después de exactamente 6 horas, como estaba planeado, me puse de pie y empecé a caminar hacia el público. Todo el mundo salió corriendo, escapando de una confrontación real.

Esta obra revela algo terrible de la humanidad, similar a lo que los experimentos de Philip Zimbardo en la cárcel de Stanford (Película “El Experimento” ) o el de obediencia de Stanley Milgram (“Los peligros de la obediencia” ), los cuales también demostraron con que facilidad la gente puede dañarse entre sí, bajo circunstancias inusuales.

Esta performance muestra lo fácil que es deshumanizar a una persona que no se defiende, y es particularmente fuerte porque desafía directamente lo que pensamos sobre nosotros mismos. Estoy seguro que nadie leyendo esto cree que la gente que lo rodea es capaz de hacer tales cosas a otro ser humano, pero este experimento, demostró lo contrario.”

(Fuente: Juan Perez Salazar)

Anuncios

Un psiquiatra forense se pasó 3 años analizando más de 400 películas en busca del psicópata más realista.

psicopata

Los psicópatas se han hecho de un espacio cada vez más grande en el mundo del cine, y a medida que nuestra comprensión de la psicología humana evoluciona, también lo hace la imagen de estos monstruos de la manipulación.

Es aquí cuando surge una cuestión casi existencial: ¿cuál de todos estos bandidos se asemeja a uno de la vida real y cuáles son simples maquetas de Hollywood? Es una pregunta que el psiquiatra forense Samuel Leistedt deseaba responder. Originalmente, Leistedt tenía planeado utilizar películas para instruir a sus alumnos sobre las características de los psicópatas, sin embargo, con el paso del tiempo, su plan terminó por convertirse en un completísimo estudio del tema. El médico se reunió con otros 10 psiquiatras y vieron unas 400 películas a lo largo de tres años, analizando a los antagonistas de cada producción en busca de villanos carentes de emociones y remordimientos, manipuladores y que no mostraran ninguna simpatía por sus víctimas.

Tristemente para los adeptos a la ciencia ficción y la fantasía, Leistedt excluyó todo tipo de fantasmas, dioses y magos malvados en su investigación (recordemos que su objetivo era encontrar al más realista posible). Finalmente, el grupo de trabajo redujo su muestra a 126 bandidos: de los cuales 105 eran hombres y 21 mujeres. Los científicos los clasificaron de acuerdo con varios subtipos (similar a las definiciones de Benjamin Karpman) y organizaron a estos personajes como descripciones precisas o imprecisas.

Por ejemplo, Michael Corleone, de la película “El Padrino“, es un psicópata secundario, machista, lo que se traduce que fue modelado por su ambiente e intimida a otros al darles órdenes. Gordon Gekko, de “Wall Street 2: El Dinero Nunca Duerme“, es un psicópata exitoso (o corporativo) que manipula al pobre de Charlie Sheen para hacer sus millones. Y luego tenemos a Annie Wilkes (de “Misery“), que realmente es una pseudopsicopata. Esto significa que en realidad se trata de una sociópata que exhibe un comportamiento antisocial al amarrar escritores y hacer cosas muy, muy malas.

psicologia forense

Anton Chigurh

El estudio concluye que el psicópata más realista en la historia del cine es el asesino del pelo de “honguito” Anton Chigurh en “No Country for Old Men”. Según Leistedt, Chigurh es un asesino despiadado que carece absolutamente de sentimientos y remordimientos a la hora de jugar con sus víctimas utilizando una escopeta. Es bastante determinado con lo que hace, no tiene empatía por sus víctimas y es incapaz de sentir emociones como el amor o la vergüenza.

Leistedt escribió que Chigurh le recuerda a varios asesinos por contrato reales a los que entrevistó, e incluso comparó al personaje de Javier Bardem con el asesino Richard Kuklinski, el famoso “Hombre de Hielo” – que congelaba a sus víctimas para confundir a los forenses respecto a la hora de su muerte. Otros psicópatas extremadamente realistas son Hans Beckert en “M“, interpretado por Peter Lorre, y Henry, interpretado por Michael Rooker en “Henry: Portrait of a Serial Killer“.

criminologia

 

El estudio también reveló algunas sorpresas. Por ejemplo, Norman Bates en “Psycho“, no es realmente un psicópata. Basado en el famosos asesino serial Ed Gein, Bates en realidad es un psicótico – una persona que no tiene conciencia de la realidad. Algo aún más sorprendente, Leistedt cree que Hannibal Lecter es muy poco realista. Dice que la mayoría de los psicópatas no son tan inteligentes como el psiquiatra caníbal. Aunque la multipremiada actuación de Anthony Hopkins es estupenda (que le mereció el Oscar al mejor actor por dicho papel), el personaje no es un retrato fiel, especialmente si tomamos en cuenta el buen gusto y la serenidad de Hannibal. Pero a pesar de la decepción causada por Lecter, la investigación de Leistedt resulta interesante tanto para forenses como para cinéfilos.

Referencias:

Journal of Forensic Sciences – Samuel J. Leistedt M.D., Ph.D Et Al.

 

Varios estudios demuestran que el abuso infantil prevalece más entre asesinos en serie que en la sociedad en general. Un estudio específico de 50 asesinos en serie demostró que el 68% experimentó algún tipo de abuso durante su infancia. El estudio arrojó los siguientes resultados:

psicologia forense

 

hitler-freud-pesadillas-700x484

El diario La Nación (Argentina) publicó en su página web una nota muy interesante basada en las investigaciones de Laurence Marks y John Forrester (estudiosos de la obra de Freud) en la que se detalla que en 1895 Sigmund Freud recomendó que Adolf Hitler, quien en aquel entonces tenía 6 años de edad, fuera internado en un instituto de salud mental.

 El padre del niño, Alois, rechazó el consejo de Freud

Todo esto comenzó cuando el médico de la familia Hitler, el doctor Eduard Bloch, le consultara a Freud qué hacer con el pequeño Adolf, quien sufría de frecuentes pesadillas caracterizadas por caídas hacia abismos profundos y negros como la noche y persecuciones en las que era capturado y azotado hasta desear la muerte; esto era acompañado de conductas inapropiadas.

Sin embargo, el padre del niño, Alois, rechazó el consejo de Freud. Según Marks, lo decidió así para evitar cualquier examen médico que evidenciara el maltrato psicológico y físico que sufría su hijo Adolf.

En su investigación Marks relata: “Le gustaba humillar a su hijo. En una muestra de rebelión, Adolf, entonces de seis años, trató de escapar de su casa durante la noche, saltando por una ventana. Se desvistió para salir con menos ruido, pero quedó enganchado. Su padre lo oyó y lo trajo al resto de la familia para que se rieran de él. Adolf lloró durante tres días.”

“Adolf lloró durante tres días.”

Luego de publicados estos descubrimientos, Marks y un grupo de escritores realizaron una obra de teatro llamada: Dr Freud Will See you Now, Mr Hitler (El Dr. Freud lo verá ahora, Sr. Hitler); en la misma exploran qué podría haber pasado si Klara, la mamá de Adolf, hubiera tomado el tren a Viena. Puedes descargar el audio en ingles aquí

Te recomiendo visitar el artículo original para que conozcas con más detalles esta interesantísima investigación del pequeño Adolf, quien años después se convertiría en el temido Führer.

*Nota del editor: El libro Encyclopedia of Leadership, Volumen 1 también hace mención a este episodio y puedes acceder aquí. Las investigaciones de Laurence Marks se basan en la memoria escrita en los años 50 por Franz Jetzinger, llamada Hitler’s Youth (La juventud de Hitler.)

http://psyciencia.com/2013/12/07/sigmund-freud-sugirio-internacion-y-tratamiento-para-adolf-hitler-cuando-tenia-6-anos/

En NACIDOS PARA MATAR, acompaña al psicólogo forense Nigel Latta a examinar detalladamente las vidas de algunos de los peores criminales de Nueva Zelanda a fin de intentar resolver el enigma de: ¿Por qué algunos individuos se convierten en asesinos… es que acaso nacieron con una especie de gen del mal? o ¿Es que las malas decisiones que tomaron los acercan a un abismo?

El una entrevista a  Diego Peretti, el actor argentino y psiquiatra explicó con palabras facilitadoras  ¿Qué es la perversión? .  En otros fragmentos de la misma , pueden apreciarse más definiciones sobre la neurosis y psicosis.

asesino-hannibal-620x350

“Es el Hannibal Lecter argentino: terriblemente inteligente, pero con un sadismo implacable”. Así describió a Raúl Menocchio un funcionario judicial correntino, quien debió tratarlo en los últimos años cuando cayó preso por el crimen del productor televisivo Claudio Nozzi. En un reportaje realizado por Alfredo Zacarías, corresponsal de Clarín en Corrientes, este magistrado indicó que por las características obtenidas y por ciertos rasgos de la personalidad de este hombre flaco, alto, de muy buen hablar pero algo tartamudo cuando se pone nervioso, permiten sostener la comparación con el asesino serial de la película “El silencio de los inocentes”.

Raúl Menocchio (alias “El Gusano”, alias “El hombre de las mil caras”) ahora es el principal sospechoso de los salvajes asesinatos de Manuel Roseo y su cuñada Nélida Bartolomé, en la localidad chaqueña de Castelli. El viernes pasado en horas de la tarde fue llevado desde la Dirección de Delitos Complejos de la Policía de Corrientes hasta una dependencia policial de Resistencia, Chaco, en medio de un impresionante operativo de seguridad que incluyó la participación de fuerzas especiales de ambas provincias. “Sabemos de quién se trata, por eso tomamos tantas precauciones” aseguraron.

El “Gusano” fue detenido el último martes en un lujoso hotel boutique de Corrientes, donde se alojaba en la habitación más cara junto a su esposa, una mujer de buen pasar económico oriunda de Buenos Aires. Lo atraparon justo cuando llegaba al lugar a bordo de una camioneta Ford Ranger. Lo estaban esperando su esposa y el abogado que lo defiende en la causa Nozzi, Ernesto González, pero que no lo asistirá en el caso Roseo.

Menocchio dice que sólo es un empresario y que en esa condición conoció a Manuel Roseo: quería comprarle su estancia. Afirma que le pagó 40 millones de dólares por esa operación. El día que cerraron trato se sacaron una foto abrazados. Una semana más tarde, Roseo y su cuñada fueron torturados y asesinados.

No es fácil seguirle los pasos a Menocchio. Este hombre elegante y de gustos caros, supo ser la puerta de acceso a la alta sociedad misionera cuando, allá por los años ‘70, su padre era uno de los hombres más ricos de la Argentina. “El Niño Raúl” lo llamaban por aquella época, en la que abandonó Posadas para ir a estudiar a Resistencia, donde nunca estudió, pero si encontró novia.

Aun en contra de la voluntad de ambas familias, Menocchio se casó con una joven de familia adinerada con la que tuvo dos hijos. Su esposa, a desgano, lo acompañó en su regreso a Misiones y en su posterior traslado a Asunción del Paraguay, luego de la quiebra escandalosa de las empresas familiares. En la capital paraguaya, la joven dijo basta, cansada de los problemas y escándalos en los que se involucraba su marido.

Menocchio, ya separado, se instaló entonces en la exclusiva San Bernardino, a orillas del Lago Ipacaraí, donde –como dueño de una red de videocables en todo el Paraguay– compró yates, coches costosos y camionetas 4×4. Viajaba en un avión privado acompañado de varios guardaespaldas. Pero algo salió mal y volvió a quebrar.

En agosto de 2004, el comerciante formoseño Eduardo Maciel (56), dueño del pub Puerto Madero, y su novia Graciela Méndez (22) fueron hallados muertos en un arroyo ubicado en las afueras de Asunción. Menocchio fue acusado de los crímenes. ¿El supuesto móvil? Una maniobra de lavado de dinero.

En Asunción recuerdan hasta hoy las “fiestas” que el argentino organizaba con gran cantidad de bebidas alcohólicas, drogas y mujeres. A esos encuentros concurrían no sólo miembros de la alta sociedad paraguaya sino muchos integrantes de la farándula argentina, que eran invitados especialmente. La acusación por el doble crimen lo alejó de la región.

Algunos aseguran que “desapareció” para cambiar su rostro con cirugías plásticas y eludir así la acción de la Justicia. Durante ese impasse, fue visto en un pueblo de la frontera colombiano panameña participando de una reunión con un empresario argentino y, después, encarcelado en México por lavado de dinero del narcotráfico También fue presentado en un bar del DF de México a argentinos residentes en ese país. No ocultaba su nombre ni las peligrosas relaciones que mantenía.

Reapareció por estas tierras en 2005 y de la peor manera. Lo detuvieron por el crimen del productor televisivo Claudio Nozzi, quien fue asesinado en su yate de lujo y arrojado a las aguas del Paraná. Menocchio (bajo el nombre de Hugo Jara) iba a hacer un negocio millonario con la víctima.

Estuvo cuatro años preso y en 2009 salió en libertad, aunque sigue vinculado a la causa .

Tras ser liberado, retomó muchos de sus contactos en la región, al punto que un poderoso empresario misionero fue quien puso la caución para que quede libre. En esa provincia también se lo acusa de haber dado muerte a Juan Rotharmel, un empresario maderero de Eldorado.

“Violento, perverso, una mente brillante dedicada al mal”, así lo calificó ante Clarín un empresario y abogado misionero que lo trató.

Los crímenes de Maciel, Nozzi y Roseo tienen denominadores comunes. Con las tres víctimas, Menocchio se sacó fotos antes de que murieran. Los tres crímenes dejan en evidencia una saña brutal, el móvil parece ser el económico y tienen detrás una trama inteligentemente urdida. En los tres casos, finalmente, aparece el mismo sospechoso.

 

Fuente: http://www.contrapuntoya.com.ar/index.php/locales/policiales/1930-menocchio-es-el-hannibal-lecter-argentino