Archivos de la categoría ‘Entrevistas’

En la siguiente entrevista la Licenciada Romina Kachanoski explica sobre la violencia asociada al especismo . Allí podran ver cuestiones  centradas en el interrogante: ¿Quienes somos para manejar la vida de otro ser ? ( refiriendo mayormente a la consideración y explotación de los animales) La respuesta atravesaría el eje social y moral de los seres humanos, sin olvidar el papel que juega la empatía. Además brinda información sobre el término: “Violencia especista”, relacionandolo con un lenguaje consciente.

En esta oportunidad, en  Psicología Jurídica Forense tuvimos el agrado de entrevistar a la Doctora Susana Roversi. Ella es autora de la colección “Sin Piedad” y amablemente nos respondio diez preguntas. Sus respuestas son muy detalladas y nos proporciona mucha más información sobre el mundo la psicología y psiquiatía forense.

——————————————————————————–

Hola, ¿Se podría presentar?

Mi nombre es Dra. Susana P. García Roversi, soy Abogada; Diplomada en Psiquiatría Forense para Abogados (Univ. De Belgrano, CABA); Profesora de Ciencias Sociales y Humanidades a nivel secundario y terciario, y Profesora de Inglés. Además son autora del vol. 1 de la Colección “Sin Piedad”.

2) Cuéntenos de qué se trata la Colección “Sin Piedad” y dónde se puede adquirir.

La Colección, de mi exclusiva autoría, contará con cinco volúmenes –el primero se encuentra editado desde septiembre de 2011– y trata el homicidio llevado a cabo en todas sus formas, como así también algunos otros crímenes que si bien no sesgan el valor incalculable de la “vida” de una o varias personas, la/s privan de su dignidad y las dañan en forma psicológica y física en forma permanente, de cara al futuro. Tales serían los casos de secuestros por tiempo prolongado, delito del cual se encuentran algunos casos a fines del siglo XX, pero que, a partir del nuevo milenio, hizo su aparición, en forma resonante, con el aditamento del cautiverio, esclavitud y, en algunos casos, incesto. Está dirigida al público en general, con un lenguaje claro, sin tecnicismos, completado el conjunto con notas al pie cuando la circunstancia así lo exige. He abrevado  directamente en las fuentes, en su mayoría en inglés y francés. He aquí el proyecto completo:

Volumen 1: Asesinos múltiples 1. Dedicado a los asesinos en masa e itinerantes, y sus subtipologías importantes como ser: asesinos de familia, en lugares de trabajo, en establecimientos educativos y asesinos líderes de cultos.

Volumen 2: Asesinos múltiples 2. Dedicado a los asesinos en serie, con una subclasificación, con fin didáctico, a veces, teniendo en cuenta: la victimología (mujeres, hombres, niños/as, adolescentes, entre otros), o sus perpetradores (médicos; enfermeras/os – conocidos como Angels of Mercy, “ángeles misericordiosos”; niños; mujeres –en sus diversas variantes: “viudas negras”; damas de compañía o cuidadoras; madres–); parejas y “socios” criminales; el móvil (codicia, “fama”, satisfacción sexual, etc.), o su causa, como son los que padecen deficiencias mentales (delirantes, místicos o misionarios).

Para ambos volúmenes (Asesinos Múltiples 1 y 2 ), se tiene en cuenta el FBI Crime Classification Manual, como eje, aunque en las reseñas que se presentan, cuando estos criminales son juzgados y condenados, siempre se realizan diagnósticos –a cargo de la defensa o del tribunal o la Corte intervinientes–, en caso de enfermedades mentales, se sigue el DSM IV (Diagnostic and Stadistical Manual, “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales”, versión IV –vigente–, elaborado por la American Psychiatric Association).

Volumen 3: Crímenes de alto impacto social.

Volumen 4: Casos irresueltos. Misterios eternos.

 Volumen 5: El siglo XX y su historia negra.

Se puede adquirir en las grandes cadenas de librerías del país y otras de la Ciudad Buenos Aires. En la página de Facebook (www.facebook.com/coleccionsinpiedad) se puede consultar por direcciones o por las páginas web de dichas librerías, para adquirirlo por Internet, tanto para el interior del país como para el exterior, pues hacen envíos. También allí se indica cómo conseguirlo en España y en Chile, donde tenemos distribuidores.

 3) ¿Se podría decir que los asesinos tienen características en común? ¿Cuánto influye, en su psicopatología, la niñez o situaciones pasadas de cada uno de ellos?

Por supuesto que comparten características en común en la mayoría de los casos. La influencia de la psicopatología de la niñez; el abuso (ya sea en el seno familiar, en los colegios, en el trabajo, entre algunos otros); la falta de contención, y en algunos casos –sobre todo en los asesinos de masas o itinerantes– la ignorancia, negligencia o deficiente atención de los signos de advertencia de, generalmente,  trastornos mentales, tanto por parte del entorno familiar como social, cumplen un rol muy importante en el comportamiento criminal  de estos sujetos. En el caso de los asesinos en serie existe la llamada “tríada fatal” que se produce, en forma progresiva, durante el crecimiento del niño: 1) enuresis persistente durante la pubertad, generalmente debida al abuso (físico y/o psicológico) al que es sometido el niño, como consecuencia de la falta de presencia, abandono o displicencia del padre o la madre; piromanía, también como consecuencia del abuso al que es sometido, la cual le permite descargar toda su ira contenida, desde muy temprana edad, y por último el maltrato, tortura y muerte de animales pequeños, lo que sería la antesala de la escalada hacia el asesinato. Esta “tríada” es, por lo general, la causante de que el niño viva en un mundo de fantasías violentas y, asimismo, la causa preponderante en la formación del trastorno antisocial de personalidad (psicopatía). Vale la pena agregar que se han dado casos, en pequeñas proporciones, de niños (púberes o impúberes) y adolescentes que han asesinado por el solo hecho de saber “qué se siente” al quitarle la vida a otra persona. Aquí estaríamos en presencia de una psicopatía temprana, que puede o no tener relación con la tríada citada, pero que no va más allá de un solo asesinato. En este supuesto (por ejemplo, “los niños asesinos de Liverpool” o “las niñas de Alcácer”) puede darse el caso de un trastorno psicótico compartido o folie à deux (locura compartida por dos); trois (tres) o quatre (cuatro) lo cual se trata de un raro síndrome psiquiátrico en el que un síntoma de psicosis temprana (o también una psicopatía) particularmente delirante, es transmitida de un individuo (dominante) a otro/s (dominados). Una vez separados, el dominante, muy probablemente, seguirá con su delirio o psicopatía, mientras que el dominado puede reintegrarse a la vida social. Siempre en estos casos, cumplidas las condenas u otorgadas las libertades condicionales, se les impone la obligación de no volverse a ver nunca más.

 4) ¿Cree que han cambiado los crímenes con el transcurso del tiempo?

Creo que la historia del crimen corre en paralelo con la historia de la humanidad. Quizás podría afirmar que varían los métodos o, en determinados momentos, la victimología.  Actualmente, en la Argentina, recién estamos tomando conciencia de la cantidad de mujeres que son asesinadas, por su condición de tal, o sea el feminicidio. Con solo remontarnos unas décadas atrás podremos ver que la gran mayoría de los casos más impactantes (algunos incluso sin resolver) tiene como víctima a mujeres e, incluso, adolescentes (Norma Penjerek, Aurelia Bryant, Cecilia Giubileo, Liliana Tallarico María Soledad Morales,  Carolina Aló, María M. García Belsunce, Nora Dalmasso, Rosa Galliano, Andrea Pajón, entre muchas otras), y estos sucesos van en aumento; solo en 2011 fueron asesinadas 282 mujeres en distintos hechos. Con un agravante: luego del asesinato de Wanda Tadei, quemada viva por su esposo Eduardo Vázquez, ha aumentado considerablemente esta metodología.

En EE.UU. ha disminuido considerablemente  el problema de los asesinos en serie, a raíz del enorme trabajo que ha realizado el FBI respecto del seguimiento y concentración de la información de los crímenes violentos. Si bien siguen existiendo (y en muchos otros países también) el entrecruzamiento de información, a nivel federal, facilita la captura en forma más rápida y, en consecuencia, se ha acotado la cantidad de víctimas de este tipo de asesino múltiple. También el avance de la Criminalística (balística, rastros, dactiloscopia, biología genética –ADN–, etc.) bien aplicada –reitero, en algunos países,  ha producido una sofisticación mayor en cuanto a la metodología aplicable al asesinato, con el fin de evadir la identificación y captura del homicida.

 5) Podría describir el caso que más la impactó.

Hasta ahora, mis investigaciones se han basado en los asesinatos múltiples, pues los dos primeros volúmenes abarcan esta tipología. Pero no puedo inclinarme por un caso en especial, sino por una subtipología, que es la de los asesinos de familias. El familicidio es un tipo de asesinato múltiple, o asesinato-suicidio, en el cual, uno de los cónyuges asesina al otro y a uno o más hijos o hijastros; pero, también, se han dado casos de homicidio de uno o ambos padres y de algún otro pariente –hijos, hermanos, sobrinos, abuelos, nietos–, a manos de algún miembro de la familia –hijos, hermanos, sobrinos, tíos–. En el primero de los casos nombrados, los trastornos psíquicos –temporales o permanentes– del asesino cobran una importancia relevante, sobre todo en los casos de suicidio del atacante; pero todo queda limitado a la investigación posterior –si hubo o no “señales de advertencia”, por ejemplo–, pues , con su propia muerte, el asesino “se lleva con él” los motivos que tuvo para su desgraciado accionar, aunque, en algunos pocos casos, dejan notas o cartas, generalmente, confusas, teniendo en cuenta su estado mental en ese momento.

Por su parte, en el segundo supuesto, por lo general, se trata de homicidas psicópatas, que buscan eliminar a su familia por considerarla un “estorbo” para lograr sus objetivos; para “aliviarles” una situación hipotética “de angustia” o, simplemente, por codicia –cobrar seguros de vida, herencias, etc.–. En todos estos casos, por lo general, son descubiertos, capturados y enjuiciados; algunos resultan condenados y otros, muy pocos, confinados a instituciones de salud mental por causa de insania. Realmente, cuando investigaba en estos casos, me sentía abrumada de solo saber que un padre (varones en un 90% de los casos), por las razones que fueran, podía asesinar a toda su familia y, sobre todo, cuando no se suicidaba, pretendía seguir con su vida “como si nada hubiera pasado”. Me es muy difícil “elegir” un caso, pues todos son, definitivamente, horribles. Por dar un ejemplo, John List asesinó a su familia completa (induso a su madre), el 9/11/71, en New Jersey, para que “fueran al cielo”, pero él no se suicidó pues, de esa manera, “no hubiera podido reunirse con ellos ya que la Iglesia desaprueba el suicidio”. “Desapareció” por casi 20 años, y vivió bajo una falsa identidad, “buscando un nuevo comienzo”, y fue descubierto gracias a un programa de televisión norteamericano sobre casos no resueltos, en el cual se hizo una escultura de cómo sería en ese entonces, luego de transcurridas dos décadas. Fue reconocido por un televidente, quien se comunicó, vía telefónica, diciendo que ese rostro era el de “su vecino y amigo”, en el estado de Virginia. Pero también los casos de Marcus Wesson, quien asesinó a nueve de sus hijos/as y nietos/as incestuosos, en California; o el de los adolescentes Jasmine Richardson de 12 años, quien junto con su novio hizo lo propio con su padre, su madre y su pequeño hermano en Canadá, o el de José Rabadán, de 15 años, con sus padres y su hermanita con síndrome de Down, en España, son casos muy fuertes e impactantes.

 6) ¿Cuál es el trabajo de un psiquiatra forense?

La Psiquiatría Forense puede definirse de dos maneras: 1) es la disciplina que se propone el estudio y diagnóstico de las personas, con o sin  trastornos psíquicos, que entran –o pueden entrar en colisión con la ley, o 2) es la rama de la medicina legal que tiene por objeto el estudio de  las funciones psíquicas de las personas que están o pueden entrar en colisión con las normas jurídicas.

Su objetivo es contribuir a una correcta administración de justicia, informando a jueces, tribunales y abogados  sobre aspectos específicos  que le son propios: 1) el estudio de las funciones psíquicas; 2) el estudio de las características psicopatológicas del delito, del delincuente y de la víctima; 3) informa  sobre las bases psico-biológicas de la capacidad de obrar y de la imputabilidad; 4) evalúa la peligrosidad psiquiátrica del enfermo mental y aconseja  su internación.; 5) realiza un estudio psicopatológico de la personalidad; 6) realiza una evaluación sobre la capacidad  para otorgar testamento; 7) determina la evolución y el pronóstico del trastorno psíquico, y 8) examina y diagnosticar la capacidad de estar en un juicio.

Entonces, el objeto de la Psiquiatría Forense es la determinación de la alteración psíquica o de la conducta del sujeto delincuente, y también la de la víctima, conceptos que tienen un carácter relativo y dependen del contexto socio-cultural. Es decir: lo psíquico en cuanto alterado, es decir, la conducta psicopatológica es el objeto de la Psiquiatría y de su rama Forense.

Posee relación directa con otras disciplinas, pues la evaluación de un sujeto, teniendo en cuenta sus actos contrarios a la ley, es interdisciplinaria. Es por ello que posee estrecha relación con la neurología; la psicología (la cual se ocupa del estudio de la actividad psíquica normal, es decir la conducta, sus vivencias y los contenidos de conciencia, le permite a la psiquiatría conocer el funcionamiento psíquico); la psicopatología (que es la fundamentación científica de la psiquiatría y constituye “el puente” entre la psiquiatría y la psicología);la sociología y también recurre a la grafopatología (rama de la grafología que detecta por la escritura determinados rasgos, tendencia y hasta enfermedades tanto físicas como psíquicas).

Existen varios tipos de Psiquiatría Forense: penal, civil, laboral y previsional. La Psiquiatría Forense penal se ocupa de: 1) la imputabilidad; 2) la alteración morbosa de las facultades mentales; 3) los estados de inconsciencia; 4) la insuficiencia de las facultades mentales; 5) la peligrosidad; 6) la emoción violenta (que actúa como atenuante del delito cometido) ; 7) la psicogénesis delictiva, y 8) la violencia del entorno familiar. La Psiquiatría Forense civil, por su parte: 1) examina la capacidad civil de las personas; 2) tiene que prestar los informes requeridos en los juicios por incapacidad civil; 3) se encarga de su rehabilitación; 4) determina la internación de enfermos mentales; 5) determina la capacidad civil de los sordomudos, y 6) e informa el daño psíquico que podría tener la persona sometida a estos estudios. Por su parte, la Psiquiatría Forense laboral se aboca a las relaciones surgidas del trabajo y estudia: 1) las reacciones por estrés post-traumático; 2) las reacciones vivenciales neuróticas; 3) la depresión psicótica u otros trastornos mentales; 4) establece si hay simulación, y 5) establece si ha quedado –en carácter residual– algún desorden mental orgánico post-traumático. Por último la Psiquiatría Forense previsional (la cual es convocada cuando se solicita algún beneficio previsional por invalidez) examinan si existen: 1) retrasos mentales; 2) algún síndrome psico-orgánico; 3) psicosis alcohólica; 4) trastornos mentales crónicos (esquizofrenia, bipolaridad, por ejemplo) o trastornos psicóticos transitorios; 5) parafrenias; 6) trastornos afectivos mayores; 7) trastornos depresivos no psicóticos; 8) neurosis, y 9) personalidades anormales.

7) Muchas veces se presentan crímenes de índole mafioso ¿Son la Criminología o la Psicología Forense profesiones peligrosas?

Por supuesto que, en este tipo de delitos, son profesiones peligrosas, pero noto que aquí se me pregunta sobre la Psicología Forense la cual es una rama de la Psicología Jurídica que se ocupa de auxiliar al proceso de administración de Justicia en el ámbito tribunalicio. Es una división de la Psicología aplicada relativa a la recolección, análisis y presentación de evidencia psicológica para propósitos judiciales. Por tanto, incluye una comprensión de la lógica sustantiva y procesal del derecho en la jurisdicción pertinente para poder realizar evaluaciones y análisis psicológico-legales e interactuar apropiadamente con jueces, fiscales, defensores y otros profesionales del proceso judicial.

La Psicología Forense actúa, como he dicho, interdisciplinariamente con la Psiquiatría Forense, pues esta última requiere ser médico primero y es el único que puede indicar medicación. Tanto unos como otros tienen la capacidad de brindar testimonio o presentar informes en los juzgados, siempre en un lenguaje legal para proveer información de una forma que pueda ser entendida y aprovechada. En cada país, los psicólogos forenses deben entender la Psicología, reglas y estándares del sistema jurídico nacional para que sean considerados como testigos creíbles. Es fundamental el entendimiento del modelo legal procesal  (inquisitivo o acusatorio) bajo el cual funciona el sistema. Un psicólogo forense puede ser entrenado en Psicología Clínica, Social, Organizacional, o cualquier otra rama de esta ciencia; sin embargo, la adecuada comprensión teórica y experiencia práctica en evaluación psicológica, a través de instrumentos psicométricos y proyectivos así como de la psicopatología, son fundamentales para la práctica pericial.

La Psicología Forense implica –junto con la Criminología– también capacitar y asesorar a policías, criminalistas u otro personal oficial de las fuerzas públicas de seguridad para proveer información psicológica relevante para el perfilamiento criminal de presuntos actores de hechos punibles.

Teniendo en cuenta entonces, el carácter de alta exposición que tienen los profesionales tanto de la salud mental como los criminólogos y criminalistas, por su influencia en el carácter de la sentencia a recaer en determinados delitos, que los que provienen del crimen organizado aumentan el nivel de peligrosidad (al igual que ocurre con los jueces, fiscales y otros peritos) precisamente por la cantidad de ramificaciones que poseen “en el afuera”, las cuales se pueden manifestar en represalias contra ellos y/o sus familiares, con el fin de evadir una eventual condena.

8) ¿Cuál piensa que es la principal dificultad para el desarrollo profesional en el ámbito de la Psiquiatría Forense?

La Psiquiatría, al ser una disciplina médica, tiene como elemento fundamental la realización de un diagnóstico, lo que implica la capacidad de distinguir trastornos mentales y alteraciones de la conducta debidos a otras causas. Pero ha variado mucho desde sus inicios a la fecha. Las teorías alienistas ven al criminal, de por sí, como un enfermo que debe ser encerrado; en cambio los no alienistas examinan, informan y controlan (antes, durante y luego del proceso legal) al criminal y determinan si está realmente enfermo o no. En el primer supuesto, se proponen lugares de internación, donde se los medica, controla o rehabilita. La mayor dificultad que yo veo es que aún sigue habiendo resabios alienistas en los cuerpos médicos forenses, que no se adaptan a los cambios que se están produciendo, cada vez más rápidamente, en cuanto a la determinación de su una persona está o no enferma. Las neurociencias avanzan a pasos agigantados, pero se siguen enseñando y practicando las teorías alienistas, y los jóvenes, con nuevos conocimientos, no encuentran lugar en estos “cotos cerrados” en los que puedan desarrollarse. Es muy frecuente ver las discusiones entre los peritos forenses oficiales y los propuestos por las partes, pues los primeros se niegan a aceptar las nuevas teorías, técnicas y tratamientos que sí tienen los segundos (de los cuales algunos formaron parte del poder judicial y se apartaron por este motivo) y, lamentablemente los jueces suelen inclinarse más hacia los dictámenes oficiales. Sería muy beneficioso que hubiera dos tipos de peritos oficiales forenses: uno para la fiscalía y otro para la defensa, pues muchos imputados no pueden afrontar los gastos de un perito forense de parte y quedan a merced de los dictámenes oficiales.

9) ¿Cómo valoraría la formación que desde las Universidades Argentinas se brinda en esta disciplina? ¿Se encuentra el licenciado bien capacitado a nivel teórico y práctico?

No puedo valorar lo que no conozco y mi especialidad es en Psiquiatría Forense para abogados. Pero por lo que he podido ver, a lo largo de mis investigaciones, la Psicología solo puede tratar casos en los cuales no sea necesaria la medicación, pues no tienen formación médica y por ende, químico-neurológica. Puede que se encuentren realmente capacitados, por ejemplo, para elaborar, interdisciplinariamente, perfiles criminales, pero para ello deben poseer conocimientos de Criminología, con el fin de relacionar ambas ciencias y, reitero, actuar en forma interdisciplinaria.

10) ¿Qué recomendación le daría a los jóvenes estudiantes que pretenden formarse y desarrollarse profesionalmente en el campo de la Psicología Forense?

Que no dejen de actualizarse y capacitarse continuamente y que sean muy cautelosos con los diagnósticos; por ello es inevitable el trabajo, reitero, interdisciplinario. Los trastornos mentales suelen estar encubiertos, bajo neurosis, fobias,  traumas, conductas “extrañas” que los psicólogos tratan con psicoterapia. Deben estar muy atentos a lo que se denomina “señales de advertencia”; no dejar el “el árbol impida ver el bosque” y saber dar un paso al costado cuando se torna ineludible el tratamiento psiquiátrico. En muchos casos de asesinos múltiples de los que he investigado, estos sujetos habían sido tratados por psicoterapeutas y hasta por médicos clínicos, debido a determinados signos que presentaban (falta de higiene, abandono o negligencia en los estudios, encierros prolongados, poca o nula comunicación con su entorno). Los resultados fueron desastrosos. Pero también es justo señalar que los médicos psiquiatras se encuentran también inmersos en una muy deficiente atención de la salud mental en todo el mundo. Con el buen fin de evitar la estigmatización de la persona que haya sufrido un trastorno mental transitorio, recuperable o controlable, se evitan las internaciones prolongadas, se delega en el entorno el control de la medicación y, sin lugar a dudas, las personas que sufren serios trastornos mentales, como los esquizofrénicos paranoides son muy difíciles de controlar, sobre todo cuando son mayores de edad. Por lo tanto tengo tres conclusiones importantes: una es que cualquiera de nosotros puede sufrir un trastorno mental transitorio, recuperable o controlable y no por ello debemos ser estigmatizacios de por vida; en segundo lugar, no todos las personas con trastornos mentales son peligrosas para la sociedad y/o para sí mismos, por lo tanto merecen una oportunidad de reinserción social y, por último, es el Estado el que debe otorgar las herramientas de contención “en el afuera”, en forma profesional  y no cargar solamente sobre los hombros de la familia o el entorno este control, pues atañe a la Salud Pública, deber ineludible de todo Estado.

¡Muchas gracias!

——————————————————-

Datos:

Dra. Susana P. García Roversi

Abogada. Diplomada en Psiquiatría Forense

Facebook : www.facebook.com/coleccionsinpiedad

En esta oportunidad, en  Psicología Jurídica Forense tuvimos el agrado de entrevistar al juez español: Ramón Maciá Gómez. El es autor de diferentes artículos relacionados a la criminología, mafias, crímenes organizados, violencia contra la mujer, entre otros.De bajo se encuentra la entrevista que consta de 10 preguntas cuyas respuestas son muy interesantes y claras, para continuar conociendo y perfeccionándonos en el ámbito judicial.

—————————————————————-

1)     Hola, ¿Te podrías presentar?

Hola, mi nombre es Ramón Maciá Gómez, nací hace 53 años en la costa mediterránea de España. Estudié Derecho y luego pasé los exámenes de Judicatura. Con 24 años era Juez y ejercí como tal durante casi 20 años hasta que, como consecuencia de una Depresión, me replanteé algunas cuestiones y, tras ser jubilado en la Carrera Judicial, me dedico a lo que siempre me había atraído mas poderosamente; la teoría jurídica. En la actualidad escribo y divulgo artículos jurídicos en diferentes medios y, una importante parte de ellos, está a disposición de cualquiera que quiera leerlos en mi página;http://www.ramonmacia.com/. Asimismo he publicado cuatro libros.

1) Contanos cómo te interesaste porla Investigaciónen Delitos.

 Fue la consecuencia lógica de mis conocimientos legales y de mi experiencia como Juez y Magistrado en el ámbito Penal. Sin embargo también estoy muy interesado en otras facetas jurídicas no delictivas, como es el Derecho Médico o El Final dela Vida. En el específico ámbito de la Investigaciónde Delitos he dedicado una especial atención a estudiar y comprender la muy compleja estructura y contenido del inadmisible estigma social que constituyela Violencia Contrala Mujer.

2) ¿De qué temas trata en su página pública?

Indicar, primeramente, que además de ser una página en la que difundo mis propios textos también pretende servir como punto de encuentro para el debate abierto y la aportación de ideas; allí consta mi dirección de correo electrónico y así intercambio opiniones y recibo frecuentes consultas. La página trata esencialmente de Derecho en general, de Derecho Médico, dela Violencia Contrala Mujer o de otros aspectos que me interesan en particular;la Justicia Universal, la lucha contra el Crimen Organizado, la Corrupción…

También aparecen algunas de mis aficiones, por ejemplo; la poesía contemporánea, el Romancero Español o, actualmente, la obra del cantautor Paco Ibáñez.

3) ¿En el Impulso criminal hay una estrecha relación de factores psicológicos, lo jurídico y lo criminológico?

Muy interesante cuestión; de ello he tratado en el texto “El Impuso Criminal”, al que se puede acceder desde mi página. Centrándome ya en la pregunta yo concretaría el Impulso Criminal en la carencia de un sistema inhibidor de las conductas socialmente prohibidas o lesivas combinada con el factor de la oportunidad y/o el de la necesidad y propulsada por mecanismos criminógenos como pueden resultar la ambición, el odio, la envidia, la venganza, los celos, la traición o el sexo, por citar los mas frecuentes.

Es muy interesante constatar que los impulsos, como sinónimo de estímulos humanos, se suelen catalogar en conscientes, inconscientes, innatos e instintivos y recordemos que el Impulso Criminal se examina mediante conceptos tales como el dolo, la sicopatología, la negligencia o la eximente. Se aprecia un evidente paralelismo conceptual que nunca podría considerarse fruto de una casualidad o de una deliberada convergencia entre ciencia psicológica y jurídica y que merece un minucioso estudio en el específico ámbito de coincidencia de ambas ciencias; la criminología.

4) Sobre su lucha contra la mafia y la corrupción: ¿Qué carencias supone que se tienen en cuanto a intelecto e información para combatir ese tipo de homicidios? ¿Cuales son las características de los asesinos que actúan en crímenes organizados?

Tanto la lucha contra las “Mafias” como la que se despliega contra la “Corrupción” tendrían que fundamentarse en una concepción que, opino modestamente, deberá estar en alguna medida diferenciada de la usual en la lucha contra el crimen. Entiendo que tanto en la persecución del crimen organizado como el de las diversas formas de corrupciones hay que prestar una muy especial atención al “Ánimo de Lucro”, como transcendental fundamento de estas conductas delictivas, ya que el mismo no se condiciona o reprime por el respeto ala Legalidady, en consecuencia, su satisfacción viene inexorablemente unida a la persistente comisión de específicos actos delictivos.

Desde este enfoque se puede deducir que un medio idóneo para frenar el Crimen Organizado es la vertiente económica del mismo y así, tal vez, lograría ser efectivo un Sistema Judicial que castigase con una inhabilitación económica o con una privación de la disponibilidad de todos sus bienes presentes o futuros a los que cooperen o formen parte de una actividad mafiosa o corrupta. En otras palabras; propongo una punibilidad basada, junto con otras sanciones, en la privación de la libertad económica y del imperativo sometimiento a una administración patrimonial fiscalizada porla Autoridad Judicial.Tal vez ese castigo económico, compatibilizado o no con la privación de libertad, resultase ser mas efectivo. No olvidemos que el ingreso en una prisión casi nunca impide la pertenencia a grupos criminales organizados y que, incluso, la fomenta; el ambiente carcelario está frecuentemente controlado por bandas…

Finalmente, apuntar que el concepto de “Crimen Organizado” es variable social, temporal y geográficamente y así ocurre que sus paradigmas de conducta pueden haber sido lícitos en otro tiempo o serlo en otro ámbito; recordemos las guerras de religión del siglo XIII y XIV, la sanguinaria “conquista” que los europeos efectuaron en el continente americano durante los siglos XV y XVI y el tráfico de esclavos que le acompañó, la piratería inglesa del siglo XVII o el colonialismo de los siglos XVIII y XIX, por ejemplo…

Con esta premisa no es difícil concebir que, en el año 2300, se hable de la “Mafia del Comercio Mundial de Armas”, de las “Mafias Económicas del Medicamento” o de la “Mafia Internacional Financiero-Bancaria”, como propias del siglo XX y XXI.

5)  ¿Qué opina sobre las mafias que operan en la trata de personas?

Ya he apuntado que, desde mi punto de vista, un fundamento principal de una organización criminal o Mafia está en el “Ánimo de Lucro” que preside sus actividades y, por ello, todo lo que pueda proporcionar resultados económicamente rentables es susceptible de generar su correspondiente organización de carácter mafioso. La trata o tráfico ilegal de personas genera elevados beneficios pecuniarios al igual que la droga, las armas o el terror y, por ello, un enfoque que evite o limite el enriquecimiento económico de toda actividad relacionada conla Tratade Personas puede ser eficaz.

Resulta muy sugerente que, repasando los ejemplos citados líneas arriba, se constata fácilmente que esos denigrantes comportamientos dejaron de existir cuando ya no eran fuente de riquezas y no podían satisfacer el irrefrenable “Ánimo de Lucro”, transgresor de las normas de convivencia, en que se fundamentaban.

Simplificando; soy de la opinión de que si se reprimen los mecanismos de enriquecimiento que intervienen enla Tratade Personas tal actividad ilícita tenderá a desaparecer a corto o medio plazo. La exclusiva persuasión mediante las penas privativas de libertad no me parece que sea suficientemente poderosa.

6)  Según su experiencia, ¿Cree que sería posible en un futuro reconocer a un asesino serial o a un abusador antes de que ejecuten sus actos?

Teóricamente, con un importante avance en las ciencias que estudian el comportamiento humano, es muy viable. Sin embargo, tal posibilidad me suscita la inquietante pregunta de ¿qué hacer cuando se detectara a un futuro asesino serial o a un abusador…?, ¿deberíamos que recluirlo o castigarlo? El remedio sería, tal vez, peor que la enfermedad ya que cualquiera de nosotros, sin haber cometido ningún delito, podríamos ser “condenados por un diagnóstico” y no por nuestros actos o por nuestra conducta. Además, ¿cómo probar la certeza de una deducción si, muy frecuentemente, no se puede probar la certeza de un hecho?    Un Sistema Penal que castigue el peligro, la predisposición o el riesgo, opino yo, nunca generará la necesaria Seguridad Jurídica que garantice su pacífica aplicación.

En una palabra; ¿es justificable castigar a alguien, privándole de alguno de sus derechos, no por sus actos antisociales sino por su predisposición genética o ambiental para cometerlos en un futuro? Repito, la cuestión es laberíntica pues si alcanzamos la posibilidad de previsión de las conductas sicopáticas o sociopáticas: ¿qué se hace con ese futurible?, ¿sustituimos un Sistema Judicial por un Sistema de Diagnosis Médica? Desde mi punto de vista es muy peligroso, mucho.

7) ¿Cuál ha sido la conclusión principal sobre la violencia hacia las mujeres? ¿Las cifras de casos son tales como las registradas por los medios?

Cuestión verdaderamente compleja; será preferible que me limite a transcribir la estructura que debiera tener la conducta típica de este delito que, desde mi particular punto de vista, sería la siguiente; “1º.- El que mediante un comportamiento, actividad o fingimiento desarrollado en el tiempo altere, manipule, perjudique o deteriore la voluntad o la capacidad de obrar de una mujer relacionada, por cualquier tipo de vínculo emocional con el autor de tal conducta, será castigado con la pena de cuatro a ocho años de destierro.

2º.- La pena se impondrá en su grado medio si los actos referidos impidieran o limitasen de forma patente la posibilidad de denunciar tales hechos a la víctima de los mismos.

3º.- Todo ello sin perjuicio de la sanción que pudiera corresponder por las coacciones, lesiones u otros daños ocasionados en el desarrollo de la conducta descrita.”.

También este otro precepto creo que facilitaría la desaparición de la Violencia Contra la Mujer, socavando cierto bochornoso soporte social; “el que tuviera conocimiento directo y cierto de un hecho que pudiera ser constitutivo del delito de Violencia Contra la Mujer y no lo denunciara la Autoridad o a sus agentes será castigado con la pena xxx si en su conducta concurren los siguientes requisitos;

1º.- Que se acredite que su conocimiento de la inconsentida alteración de la personalidad está referida a una continuidad en dicha conducta y no a uno o varios actos relativos al dominio de la voluntad o capacidad de obrar de la mujer.

2º.- Que efectivamente dejare de prestar cualquier otra asistencia o auxilio que la víctima pudiera precisar.”.

Sobre cuestiones relativas a la Violencia Contra la Mujer se pueden ver algunos textos en mi página pública y allí hay un estudio, pendiente de publicación y en busca de Editor, de mas de 200 páginas.

Respecto a la cuestión estadística decir que ningún análisis numérico de la conducta humana puede ser taxativamente fiable debido a que el ocultamiento o enmascaramiento de datos es demasiado frecuente en ellos. Por otro lado, los conceptos de la Violencia Contra la Mujer no están metódicamente definidos; sirvan de ejemplo la aberrante tradición de la ablación del clítoris vigente en África, los matrimonios concertados en Asía, la diferencia salarial mujer/hombre de Europa, la imperante “cultura machista” de América…

8)     Actualmente ¿Cuáles son los principales problemas en el ámbito jurídico de España?

En el ámbito jurídico España sufre una permanente transición; la Leyes son demasiado efímeras y ello contribuye a la inseguridad legal que, recordémoslo, debe ser algo inaceptable en todo Sistema Legal acreditado. La Constitución Española data de 1978, el Código Penal se promulgó en 1995 y ya ha sufrido muy notables modificaciones y, por citar un tercer ejemplo, la Ley de Enjuiciamiento Civil se promulgó en el año 2000. Con este panorama es muy difícil generar la necesaria confianza de la ciudadanía en las Leyes.

Por su parte, el Sistema Judicial requiere una importante e inmediata modernización, incluyendo un radical cambio de la actual mentalidad que pervive entre los Jueces españoles que, hoy por hoy, se identifican mas próximos al concepto de Autoridad que al de Funcionario Público. Queda mucho camino por andar y opino, con cierta consternación, que no existe una clara apreciación política de esta situación.

A título personal debo hacer público mi discrepancia con el Juicio y la condena a que ha sido sometido el que para mi siempre será Excelentísimo Señor Magistrado Don Baltasar Garzón, por ejemplo.

9)     ¿Lo ha cambiado a nivel personal su oficio?

La contestación es obvia; evidentemente sí y en un sentido muy positivo. En línea con lo dicho mas arriba soy muy consciente de que la Justicia, en muchas ocasiones, no coincide con la Legalidad. En mi vida personal quiero tener siempre presente la necesidad de hacerlas converger mediante la adecuada interpretación y aplicación de la Ley. Precisamente por eso escribo sobre teoría jurídica y me resulta sumamente gratificante.

10)  ¿Qué recomendación le daría a los jóvenes estudiantes que pretenden formarse y desarrollarse profesionalmente en el campo jurídico o criminológico?

Con toda la humildad posible quisiera insistir en que las Leyes o los criterios criminógenos son cambiantes y volubles pero la Justicia es inmutable. Para nada servirá el conocimiento de toda la Legislación que cabe en todos los Códigos sino se tiene muy claro que son fútiles herramientas, cambiantes y alternativas, para la obtención de soluciones justas de los conflictos sociales, que siempre habrá de ser la última meta de los que quieran participar, como actores, en un Sistema Legal.

En otros términos; nunca cuestionemos que todos por igual estamos sometidos al Imperio de la Ley pero ello también debe implicar algo que no suele decirse y es que el Imperio de la Ley permanentemente habrá de estar sometido al Imperio de la Razón.

Psicología Jurídica Forense tuvo la oportunidad de entrevistar a Sandra Musumeci, Licenciada en Psicología en la Universidad de Buenos Aires,  Perito de parte, fuero civil, laboral y penal . Además Sandra es Psicóloga forense especialista en Autopsia Psicológica y  fue quien hizo la autopsia psicológica a Solange Grabenheimer.

-Hola, ¿Te podrías presentar?

Hola! Para presentarme académicamente podría hablarte de mi especialización en Psicología Jurídica, del posgrado en Psicotrauma realizado en SAPsi y de otro en Suicidiologia o la capacitación en Autopsia Psicológica que realice con la Dra. Teresita García Pérez. También podría referirtes mi ecléctico (pero crítico) recorrido teorico, de mis estudios en criminología e investigación científica del delito hasta la adaptación que hice del protocolo de Autopsia Psicológica a la Argentina.   Fui psicóloga durante muchísimos años pero desde hace ya algún tiempo, y series complementarias de por medio, he decidido trabajar de psicóloga ejerciendo en el área jurídico forense. Desde entonces, cuando comprendí que “ser” es muy distinto a “trabajar” despliego mi energía vital entre la lectura y el estudio, los viajes, la bicicleta, el cine, el teatro, el mate con amigos y por supuesto la mas variada recreación infantil pues tengo dos niños.

-Contanos como te interesastes por la Psicología Forense y en dónde realizastes tus estudios.
Fue durante la cursada en la Facultad de Psicologia de la UBA, allá por fines de los años 80, dos docentes muy especiales fueron las que dejaron marcas en mi carrera Maria Martina Casullos y Beatriz Greif, una en Tecnicas de Evaluacion Diganostica y otra en Psicología Forense, dos mujeres, profesionales y seres humanos ejemplares que recuerdo con admiración y agradecimiento pues me transmitieron, más que conceptos teoricos, la pasión y el amor por ambas disciplinas. Luego del título de grado realice el curso de especilizacion en AFRA (Asociacion de Psicologos Forenses de Argentina) que en ese momento era la unica opcion. Hoy existe la Carrera de Especializacion en Psicologia Forense en el Posgrado de la Facultad de Psicologia de la UBA, una exelente opción para los apasionados en la tematica.

-¿En cuales instituciones puede desempeñarse hoy un/a psicologo/a forense o juríco en Argentina y qué tipo de trábajos realiza?
Son muchas y muy variadas, como peritos oficiales, de parte o de oficio. Integrandose a las Policias Cientificas de las instituciones Policiales y de Seguridad, los Cuerpos Medicos del Sistema Judicial nacional o provincial, trabajando con estudios juridicos o anotandose en los listados de los juzgados, tambien desde los diferentes programas de Criminalistica dependientes de los Ministerios de Justicia o Seguridad, etc.
El trabajo específico es el de realizar las evaluaciones diagnosticas correspondientes con el objeto de contestar los puntos periciales que nos solicitan.

– ¿Se puede trazar el perfil psicológico de un criminal?
Por supuesto que si. Es una técnica de investigación que consiste en inferir aspectos psicosociopatológicos del agresor en base a un análisis psicológico y criminalístico forense de sus crímenes, con el fin de identificar un tipo de persona, y siempre aclaramos “no una persona en particular”, para orientar a los investigadores. Si bien la perfilacion no es una ciencia exacta, si es realizada por expertos y en base al analisis de las huellas psicologicas, y apoyados en las tecnicas criminalisticas se puede hablar de una probabilidad muy alta de acierto.

– ¿Qué es realizar una Autopsia Psicológica a la víctima del crimen? ¿Esto es reciente en nuestro país?
Si!! por supuesto que se puede, todos nosotros dejamos huellas de nuestra forma de ser en los espacios que habitamos y en las personas con las que nos relacionamos. La AP  es el procedimiento de investigación psicobiagráfico que se caracteriza por la “Serie de investigaciones retrospectivas, indirectas y postmortem, que se realizan sobre la vida anímica de una persona fallecida, encaminadas a esclarecer las causas de su muerte” .

Posee muchas aplicaciones:  

En Investigación Penal:

·En casos de muertes de “etiología dudosa”, brinda elementos útiles para establecer –a “prima facie” – un hecho como homicidio, suicidio o accidente. 

·En los delitos contra la vida y la integridad corporal, permite establecer el perfil victimal, dentro del binomio víctima–victimario, para definir qué aportó la víctima en la dinámica del crimen.

·Diseñar un perfil victimal común en homicidios múltiples y/o asesinatos en serie. 

·Establecer el perfil de la víctima de un crimen para proyectar un perfil probabilístico del autor o autores.

·Establecer el perfil de un desaparecido para versionar posibles causas de su desaparición.

·Establecer el perfil de una víctima de secuestro para trazar estrategias de captura.

 Aplicación en Derecho Penal: 

·Brindar elementos útiles para la correcta tipificación de un delito contra la vida y la integridad corporal, por ejemplo:

– Como homicidio u homicidio calificado.

– Como instigación al suicidio.

– Como violación o pederastia.

– Como abandono de desvalido.

– Como estafa.

 Aplicación en Derecho Civil:

·Establecer retrospectivamente la capacidad civil de una persona ya fallecida para firmar documentos legales en impugnación.

 Aplicación Preventiva y Postventiva:

·Definir factores de riesgo y poblaciones más vulnerables para determinados tipos de muerte.

·Valor terapéutico de la entrevistas, a la luz del duelo por la persona fallecida.

Un psicologo especializado y entrenado en AP estudiara la escena del hecho (que en el caso de la AP exede el lugar donde fue encontrado el cadaver, e incluye todos los espácios de despliegue vital),  los documentos que esa persona produjo en vida (desde diarios personales hasta estudio de mails y paginas web habituales, pasando por movimientos bancarios e historia clinica, etc., etc.) y por ultimo se entrevistan a personas allegadas que conocieran al fallecido. Un psicologo avanzado en AP es capaz de traducir todas estas huellas psicologicas en indicadores de personalidad.
En nuestro país se utiliza desde al año 2005, aunque no ha sido difundida por los medios masivos audiovisuales.

– ¿Que peso tiene la Autopsia Psicológica dentro del sistema judicial como prueba en la resolución de un caso?
Como toda prueba perical no es vinculante, aun asi esta siendo cada vez más aceptada y tomada en cuenta en el marco investigativo por los tribunales de todo el pais.

-¿Cual piensas que es la principal dificultad que el psicólogo encuentra para el desarrollo profesional en el ámbito de la psicología forense?
El prejuicio de los profesionales judiciales por desconocimiento de los aportes que los psicologos podemos brindar. Y haciendo un mea culpa, la orientación psicoanalitica ortodoxa que algunos colegas poseen sin formacion pericial, lo que da como resultado hermosas especulaciones teoricas en un lenguaje encriptado que no ayudan al esclarecimiento de los puntos periciales.

– ¿Cómo valorarías la formación que desde las Universidades Argentinas se brindan en esta diciplina? ¿Se encuentra el licenciado bien capacitado a nivel teórico y práctico?
A nivel teorico, Si por supuesto! cada casa de estudio con sus diferentes orientaciones poseen una buena curricula academica. Quizas haria falta más pasantías, aunque considero que al ser un area tan específica no solo es responsabilidad de las facultades sino que cada profesional debera asegurarse su propia practica sin olvidarse de los espacios de supervición.

-¿Qué recomendación le darías al Licenciado en Psicología que pretende formarse y desarrollarse profesionalmente en el campo jurídico?
 Primero que haga la especialidad en la UBA, que se anote en los listados para comenzar a trabajar de oficio y que supervise cada evaluación y dictamen. Luego que se capacite y luego mas capacitacion, igual que el ser humano, esta disciplina esta en evolución constante, la supervicion y la actualizacion son las claves.