Archivos de la categoría ‘Autopsia psicológica’

El rol del psicólogo en el ámbito forense:
La inserción en este ámbito es desde el rol de perito.
Perito: docto, experimentado, práctico en una ciencia o arte. Designa al sujeto que poseyendo determinados conocimientos científicos, artísticos o simplemente prácticos, es llamado por la justicia para dictaminar sobre hechos cuya apreciación no puede ser llevada a cabo sino por aquel que, como él, es poseedor de tales nociones muy especializadas.

El profesional que realiza esta tarea es un auxiliar de la justicia.
Es un auxiliar porque colabora para que el juez se forme un panorama acabado sobre los hechos en examen, a los que aplicará el derecho vigente.

Tipos de perito:
Perito oficial: es el profesional que trabaja en relación de dependencia con la justicia. Puede desempeñar su labor en la asesoría pericial o en un juzgado
Perito de oficio: para desempeñar este rol el psicólogo debe inscribirse en las listas que están en las Cámaras de Apelaciones de los diferentes fueros. Su relación con la justicia es un contrato para actuar en determinado juicio, para lo cual es convocado por el juez
Perito de parte: su función está reglamentada en el Código de Procedimientos Penal. Es nombrado por el juez a pedido de alguna de las partes, tiene rol pericial y por lo tanto, obligaciones. De no ser cumplidas se le impondrá una sanción. Presenta informa

Consultor técnico:
Su actuación está reglamentada por el Código de Procedimientos Civil. Es autorizado por el juez a instancia de alguna de las partes. Actuará como veedor de la pericia, no teniendo obligación de realizar aceptación formal del cargo ni de presentar informe.

Disposiciones legales:
El perito es notificado de su designación y tiene tres días hábiles para concurrir al Tribunal, solicitar el expediente y aceptar o no el cargo. Si no, será reemplazado por otro.
El perito deberá realizar su dictamen de acuerdo a los puntos de pericia propuestos por las partes y por el juez.
En la sentencia el juez formulará la regulación de honorarios de los profesionales que han intervenido en el juicio.
En el caso de los peritos de parte y consultor técnico los honorarios serán abonados por la parte que ha solicitado su accionar

Responsabilidad del perito:
Tanto la actividad pericial como el testimonio realizado ante autoridad competente pueden incurrir en un delito doloso
Recusación del perito: son causales de recusación en el caso de los peritos, la falta de título o incompetencia en la materia de que se trate, y todas aquellas previstas por el juez.

El actuar del perito psicólogo:
Para poder realizar el informe pericial el psicólogo deberá realizar dos trámites prioritarios: 1) la consulta del expediente judicial, 2) el contacto con los puntos de pericia
Los puntos de pericia son las preguntas que debe responder específicamente el perito.
El psicólogo recurrirá a: a) entrevistas libres y semi pautadas, b) administración de técnicas de evaluación psicológicas
Todo el material recopilado para la realización del informe psicológico pericial, deberá ser reservado y quedará a disposición en el caso de que surjan pedidos de aclaración o impugnación por algunas de las partes o el juez.

Informe pericial:
No existen normas estrictas. El perito deberá guardar ciertas formalidades. El encabezamiento debe ser dirigido al Señor Juez y Juzgado correspondiente, consignando la nominación y numeración de la secretaría.
Preámbulo debe contener las razones de la presentación, nombre y apellidos completos del perito y la confirmación de haber aceptado el cargo y dado el cumplimiento a los requisitos legales.
Desde cómo se presenta la persona exteriormente hasta el comportamiento que ésta evidencia durante la prueba, incluyendo los antecedentes de examinado que hagan aportes al tema de la pericia y su estado actual.
Se debe responder a los puntos de pericia que se encuentran consignados en el expediente.
Deben presentarse, tantas copias del informe como partes interesadas haya en el mismo.
Puede suceder que la pericia: sea impugnada por las partes, sea declarada nula, se ordene su desglose, no se considere, se pida ampliación, se pida aclaración de algún punto, se ordene repetirla, se acepte en su totalidad.
La confidencialidad de los datos que recibe el psicólogo en las entrevistas constituye una obligación ética y es resguardada legalmente por lo pautado por el secreto profesional.
Lenguaje debe ser preciso y desprovisto de todo tipo de tecnicismos.

Lo que el perito no debe hacer:
El destinatario no es un paciente. Se requiere de la expresa voluntad del examinado para la aceptación o no de pruebas diagnósticas.
No se debe hacer una incursión en la vida privada del sujeto que no tengan que ver con el área de personalidad solicitada por el juez, no se debe violar la intimidad de la persona introduciendo la presencia de terceros ajenos a la pericia, no se debe desviar casos a la consulta privada, no se debe convertir la entrevista en interrogatorio.

La pericia en los distintos fueros:
Fuero civil: se tramitan juicios por daños y perjuicios, juicios por insania y todo lo relativo al derecho de familia.
Es frecuente que en los juicios por daños y perjuicios se nos pida a los peritos psicológicos la evaluación psicológica de la persona para poder inferir si hay o no daño psíquico, siendo para esto necesaria la evaluación de las tres áreas psíquicas (afectiva, volitiva e intelectual). En los juicios de insania podemos nombrar juicios por incapacidad civil, entendida como la falta de aptitud para gozar o ejercer un derecho. En el juicio se tratará justamente, de probar el estado de salud mental de la persona en cuestión.
Los juicios de inhabilitación hacen referencia a enfermos mentales que no justifiquen la declaración de demencia. Cuando la persona se ha curado de su enfermedad puede tramitar el juicio de rehabilitación, en el cual se reintegra el pleno ejercicio de sus derechos civiles.
En los juicios de familia evalúa condiciones psicológicas de los integrantes de las familias.

Fuero de menores:
El fuero de menores interviene: cuando los menores son autores de un hecho ilícito; cuando los menores se hallan en peligro material o moral, en situación de abandono, o sean víctimas de un delito por parte de los adultos responsables de su cuidado.
En ambos casos el Estado tutelará a los menores, para lo cual requerirá de equipos interdisciplinarios. Los mismos realizarán informes para mandarle al juez.
Al psicólogo se le solicitará un informe acabado acerca de las esferas volitiva, afectiva e intelectual. En base a dicho informe, el magistrado puede evaluar que es lo más conveniente para el menor (puede decir internación, cambio de guarda, etc; depende)

Fuero laboral:
Juicios atinentes a las relaciones entre empleados y empleadores y, en general, los reclamos son de índole económica. Dichos reclamos están basados en secuelas que el empleado sufre. El empleado, por tanto, solicita una indemnización. Como psicólogos somos llamados a contestar puntos de pericia en relación a daño psíquico.

Fuero Penal:
Intervenimos como peritos para evaluar la personalidad de aquellas personas que son imputadas de haber cometido un delito. La pericia es solicitada en general al Cuerpo Pericial Oficial, cuando el juez debe evaluar si la persona es imputable o inimputable. Si es imputable, pueden existir atenuantes como la emoción violenta.
Si se debe evaluar la posible inimputabilidad se deberá realizar un psicodiagnóstico a los efectos de inferir si pudo comprender la criminalidad del acto o no.
Se nos puede solicitar a los peritos psicológicos acerca del concepto de peligrosidad: probabilidad de que un individuo pueda cometer o vuelva a cometer un delito.

Anuncios

Es el primer perfil psicológico y está elaborado por el espinaje de los Estados Unidos. El documento data de 1943. Asegura que el odio a su padre marcó su conducta criminal

Hitler era un chico afeminado, reacio al trabajo manual, que cuando era un joven soldado se mostraba “molestamente servil” con sus oficiales superiores y sufría pesadillas que de notaban en gran medida un “pánico homosexual”. Los asesinatos masivos que perpetró tiempo después fueron resultado, en parte, de un odio desesperado a su propia debilidad pasiva y a la humillación de haber sido golpeado por un padre sádico.

Así, al menos, lo sostiene el primer perfil psicológico de Hitler, ordenado por la Oficina de Servicios Estratégicos (OSE), una predecesora de la CIA. El documento acaba de ser publicado en el sitio web de la Biblioteca Legal de la Universidad de Cornell. Si bien había sido desclasificado hace algunos años, este informe, elaborado en 1943, nunca fue muy citado y tampoco estuvo a disponibilidad de la gente, aclararon los historiadores de Cornell.

La biblioteca publicó este análisis luego de recibir la autorización pertinente de parte de un familiar de su autor, el fallecido doctor Henry Murray, un destacado especialista de Harvard de mediados del siglo pasado.

“Durante mucho tiempo la gente creyó que existía nada más que un perfil psicológico de Hitler que fue ordenado por la OSE”, observó el doctor Jerrold Post, profesor de Psiquiatría en la Universidad George Washington y fundador de la rama psicológica de la CIA, en alusión a un informe de tiempos de guerra elaborado por el doctor Walter Langer, con quien Murray llegó a trabajar. Ese texto finalmente fue publicado en 1972 con el título “La mente de Adolfo Hitler”.

El documento difundido ahora en Internet por la Universidad de Cornell es una versión condensada de la evaluación de Murray, una mezcla de teoría psicoanalítica, especulaciones y vivos detalles sobre la vida de Hitler que bien podrían haber sido sacados de una novela policial.

El experto de Harvard hizo un diagnóstico de Hitler que habla de neurosis, histeria, paranoia, tendencia edípica, esquizofrenia, “humillación infinita” y “sifilofobia”, mal que describe como el temor a contaminarse la sangre a través del contacto con una mujer. Pero menciona en forma vaga sus fuentes y no ofrece ninguna prueba.

“Los dos padres de Hitler eran figuras ambivalentes para él. A su padre lo odiaba y respetaba, mientras que a su madre la amaba y despreciaba. Todas sus flagrantes acciones fueron una imitación de su padre, no de su madre”, dice el informe.

El doctor Murray llegó a especular, incluso, con la posibilidad de que salvo que se produjera un atentado mortal o un caso de locura, Hitler hubiera permitido que lo matara un alemán o un judío para completar así el mito del héroe traicionado. Y supuso que, de lo contrario, el líder nazi se iba a retirar a su búnker para matarse de forma dramática.

En la primavera boreal de 1945, y tal como pueden dar fe los historiadores, eso es exactamente lo que hizo Hitler.

 

Violación post mortem de sus hijas, crisis de identidad sexual y odio a las mujeres. Las impactantes revelaciones del perito que más lo trató.

Ricardo Barreda (72) asesino a sus dos hijas, a su esposa y a su suegra argumentando que lo maltrataban psiquicamente.  El odontólogo se ensaña con sus misterios. Durante toda su vida, el múltiple asesino se entrenó en manejar los silencios: aceptó sin chistar situaciones domésticas humillantes y calló cuando debería haber hablado. Por eso, quienes lo conocen, creen que nunca dijo toda la verdad sobre lo que ocurrió aquel domingo familiar que terminó en tragedia, con él como único testigo.

La Revista Noticias logró entrevistar a el perito psicólogo que más lo interrogo durante el proceso judicial, Enio Linares, quien se animo a revelar detalles horrorosos de este crimen serial, de por sí, macabro e incomprensible. Y asegura que Barreda violó a sus hijas post mortem, que disparó su escopeta por “una crisis de identidad sexual no resuelta” –“mató afuera a la mujer que no podía matar adentro”, aclara- y que Berta André, la nueva pareja del odontólogo, en cuya casa él cumple un arresto domiciliario, está en peligro.

“Barreda violó a las chicas después de muertas. Eso fue parte de la dinámica del crimen: primero te mato y después, muestro mi masculinidad”, le asegura el psicólogo a NOTICIAS.

Según recuerdan Linares y el abogado de la familia de las víctimas, Horacio González Amaya, durante el juicio, el tribunal preguntó a los peritos si habían encontrado en la autopsia algún dato que les llamara la atención. Para sorpresa de muchos, refirieron a moretones en los muslos de las víctimas que no habían sido producto de una caída y una sustancia –fosfatasa ácida prostática, una enzima que se encuentra en el semen- en la vagina de las chicas. Barreda, en su primera y escueta intervención ante los jueces, preguntó: “¿En cuál de las dos?”. Y el perito respondió: “En las dos”.

González Amaya describe la escena como si fuera hoy y descarta que, al menos, una de las hijas hubiera mantenido relaciones sexuales con su novio en las 48 horas anteriores a su muerte. Por eso, el abogado fue el primero en inferir una intervención de Barreda sobre el cadáver.

Linares abona la teoría del intento de penetración que, por tratarse de un cadáver, no estaría tipificado como delito en el Código Penal. “Recuerdo claramente -dice- que Barreda preguntó: ‘¿Pero había semen?’”.

Noticias: ¿Por qué en el juicio no se profundizó sobre el tema?

Linares: Porque sólo se estaba discutiendo si Barreda era inimputable o no, y esto no hacía a la cuestión.

Hoja de ruta. El perito se atreve a más. A exponer otros rasgos, hasta ahora inéditos, de la personalidad de Barreda y del posible móvil del crimen. Linares entrevistó al odontólogo unas 15 veces. Había sido convocado por el abogado de la familia de las víctimas para que realizara su propio diagnóstico sobre el verdugo de las mujeres, con quienes habría existido una relación enfermiza de sometimiento y agresión recíproca. Así fue como Linares, presidente de la Academia de Medicina Legal y Ciencias Forenses y licenciado en Psicología con un post grado en Criminología de la Universidad de Salamanca, se sumó a casi una decena de peritos (de parte y oficiales) que analizaron los dichos y las conductas del imputado. La conclusión mayoritaria, seguida por los jueces, fue que el odontólogo no estaba loco y que había comprendido el significado de los escopetazos a quemarropa.

Barreda siempre se mostró capaz de acorralar sus dichos. Pedía tiempo para anotar las preguntas que le hacían los psicólogos en una pequeña libreta que rescataba, impecable, de entre sus ropas. Esos segundos que quedaban suspendidos entre la palabra oral y la escrita le permitían pensar mejor. Nunca un arrebato, un impulso. Cara imperturbable, agria. Y hostil. “Era visible, casi físicamente, el control que ejercía respecto de su propia conducta (…) El gesto y verbo parsimoniosos le permitían ganar tiempo para seleccionar la información (…) Habla mucho y dice poco”, concluyeron en su informe los peritos oficiales de La Plata, Silvia Silicaro y Jorge Bertini.

En estas largas charlas terapéuticas, Linares hizo foco en la sexualidad del reo. Y, según el perito, descubrió una crisis de identidad sexual que Barreda intentó resolver jalando del gatillo. “Cuando nacemos, todos tenemos los dos géneros. Las cuestiones culturales nos van guiando hacia una elección sexual. Barreda no pudo resolver el conflicto entre su costado masculino y femenino. Y como no podía exteriorizar lo femenino, adoptó caminos desviados que llegaron a la muerte. Mató afuera lo que no podía matar adentro”, explicó el psicólogo.

Noticias: ¿Quiere decir que tenía un deseo homosexual?

Linares: Yo no puedo afirmar eso. Sólo digo que había una crisis de identidad sexual no resuelta, que su personalidad está escindida en ese aspecto. Un homosexual que se asume como tal, resuelve ese conflicto. Él no pudo.

Noticias: ¿Por qué no podía exteriorizar lo femenino?

Linares: Posiblemente por la influencia de la figura de su padre, un militar que representaba autoridad y severidad.

Noticias: Sin embargo, su imagen es la de un hombre potente, con varias amantes.

Linares: Eso es una fachada, para que los otros crean que es así. El estuvo entrenado para simular. Por eso manoseaba a las compañeras de estudio de su hija o tenía amantes. Su vida fue una simulación: que era buena persona, educado…

Noticias: ¿Y no fue así?

Linares: El cínico nunca es una buena persona. Miente y cumple su objetivo caiga quién caiga.

Noticias: ¿Por qué nunca habló de la cuestión sexual en el juicio?

Linares: Era enmarañar el expediente. Pensamos que hacer este diagnóstico iba a generar un escándalo y a distraer de la discusión central: saber si Barreda había entendido o no la criminalidad de sus actos y, por consiguiente, si era inimputable.

Noticias: Pero no todas las personas que tienen un conflicto sexual terminan matando.

Linares: Aquí influyó el yo débil de Barreda. Un yo fuerte puede resolver conflictos y hacer una clara elección sexual.

Pasado pisado. Si bien él prefiere no recordarlo, el pasado del odontólogo estuvo marcado en el orillo por mujeres imperativas y quehaceres domésticos. Quizás el episodio más famoso, que trascendió a la prensa, y dejó a Barreda con sobrenombre propio, fue la orden que le impartió su esposa Gladys Mac Donald, un rato antes de su decisión final: “Hacé las cosas de conchita que es lo que mejor te sale”. La frase fue una daga clavada en su ego machista y, según Linares, en su puja sexual irresuelta. “Entonces, conchita va a podar la parra”, rumió él, se dirigió hacia un armario debajo de la escalera, tomó la escopeta y mató a las cuatro damas que sentía complotadas en su contra.

Aunque, en realidad, la influencia decisiva de las mujeres en su vida se remonta al vínculo con una madre posesiva que había sido maltratada física y psíquicamente por el marido. Cuentan que un día, porque el pollo estaba frío, el militar tomó de los pelos a su esposa y le metió la cabeza debajo de una canilla para despabilarla, en presencia del niño Barreda. La mujer se internó en el inconsciente del hijo, idealizada, sin manchas ni reproches, hasta el final de sus días. La madre se convirtió así en el punto de partida y de llegada de sus decisiones. “Barreda es el planeta que gira alrededor del sol madre”, graficaron los peritos Silicaro y Bertini. E, incluso, funcionó como una cuña en su matrimonio, influyendo en la primera separación de la infortunada Gladys. “Una madre posesiva y un padre ausente, debido a la diferencia de edad con Barreda, marcó la incertidumbre sexual de este sujeto”, explica Linares. Y agrega: “Cuando se separó de su esposa y se fue a Mar del Plata estaba intentando resolver esto, aunque no pudo. Volvió a sus mujeres. Ahora también vuelve a una mujer”.

Noticias: ¿Por qué necesita ese retorno a lo femenino?

Linares: Para copiar, envidiar… intercambiar roles.

Noticias: Si usted afirma que, con el asesinato de su familia, mató afuera lo que no podía matar adentro. ¿Cree que resolvió ese conflicto?

Linares: No. Por eso su actual pareja, Berta, está en peligro. Porque va a volver a cometer el mismo error contra la mujer, contra sí mismo.

Noticias: ¿Volver a matar?

Linares: No digo eso… Pero sí cometer un error, no sé cuál. Esto va más allá de lo que Berta haga o diga.

Noticias: ¿Por qué eligió a Berta?

Linares: ¿Quién eligió a quién? Sigue la simulación: dice que está enamorado para salir de la cárcel. Ahora pide la libertad definitiva.

Noticias: ¿Qué opina de la decisión de la Justicia de otorgarle un arresto domiciliario?

Linares: Es un error jurídico tremendo. Quiere decir que la Justicia no entendió nada sobre la información que le aportamos desde lo psicológico, lo criminológico y lo social. Mañana, cuando él vuelva a cometer el mismo error, ¿qué van a decir los jueces?

Noticias: ¿Y con un tratamiento psicológico, no puede mejorar?

Linares: Ningún terapeuta maneja a un psicópata. Este sujeto nos está manejando a todos.

Actualmente  (Abril del 2011) Barreda fue beneficiado con la libertad condicional, por la ley del 2×1.

“Al fin se hizo Justicia”, expresó el odontólogo al retirarse de los tribunales platenses tras ser notificado del fallo.

Investigación
Exclusivo: Qué dice la autopsia psicológica de Nora Dalmasso
Ultimos días de la víctima
El asesino la conocía y por eso ella no opuso resistencia. La carta de Valentina a Marcelo Macarrón. El tabú de la homosexualidad de Facundo. Radiografía de un drama familiar.

Un estudio realizado por un perito, que aún no se incorporó en el expediente, sostiene que Nora Dalmasso tenía una relación sobreprotectora con su hijo. El mismo trabajo califica al muchacho como “sostén” de la familia. Ella sabía de su inclinación homosexual, aunque su padre se había enterado hace poco tiempo. Toda la familia defiende al joven acusado.

Escribe: Hernán Vaca Narvaja

Nora Dalmasso conocía a su asesino y no opuso resistencia. Murió en apenas cinco minutos, producto de un mecanismo de compresión mixta que la dejó sin aire y le provocó un paro cardiorrespiratorio. No tuvo sexo con el homicida y lo más probable es que éste la sorprendiera dormida. Sobre el móvil del crimen, lejos de las primeras especulaciones que se hicieron, habría sido personal y no pasional.

Estas son algunas de las conclusiones de la autopsia psicológica de Nora Dalmasso, elaborada a lo largo de nueve meses por la asistente social Ileana Benítez, la criminóloga Raquel Ibarra y el psicólogo Javier Chilo. Se trata de un trabajo minucioso que analiza no sólo la personalidad de la víctima, sino fundamentalmente sus vinculaciones familiares y sociales y las circunstancias previas a su muerte.

El trabajo está basado en una técnica cubana institucionalizada por la criminóloga Teresita García Pérez, una verdadera eminencia en la materia. Paradójicamente, la edición argentina de su libro :Pericia en Autopsia Psicológica, está prologado por la psicóloga cordobesa Liliana Angelina de Licitra, la perito de control designada por Marcelo Brito para controlar la pericia psicológica que le realizaron a Facundo Macarrón. El dato no es menor: apenas supo del contenido claramente perjudicial para su cliente, Brito salió a defenestrar la autopsia psicológica (la llegó a calificar de ?rejunte de chismes y habladurías?), pero su propio perito la avaló expresamente al prologar la edición argentina que popularizó el método en Tribunales. Entre otras consideraciones, Liliana de Licitra resalta que la técnica cubana resulta de especial utilidad ?cuando se ha cometido un homicidio y no se ha podido descubrir al autor?.

Una familia muy normal

La autopsia psicológica de Nora Dalmasso es un retrato descarnado de una familia que se entregó de lleno a la frivolidad, sobre todo a partir de la mudanza del matrimonio Macarrón a Villa Golf. A pesar de cuidar siempre las apariencias para escalar posiciones sociales, en los hechos la familia Macarrón padecía graves problemas de comunicación. Y sus miembros mantenían en secreto los aspectos más ligados a su vida sentimental, como las relaciones extramatrimoniales de Nora y Marcelo y la homosexualidad de Facundo.

El análisis destaca mayores similitudes de carácter entre Marcelo y su hija Valentina y entre Nora y Facundo. Mientras a los dos primeros les gusta la figuración y el golf, a los dos últimos los unía un mayor racionalismo y una tendencia casi obsesiva por el orden. Nada debía escapar de sus manos porque, en el fondo, ambos eran inseguros. A Nora se la describe como una persona histriónica, de humor cambiante, preocupada por su figura y temerosa de la vejez. Varias operaciones estéticas (en senos y boca) acreditan la necesidad imperiosa que tenía Nora de mantenerse joven y competir permanentemente, aún con mujeres menores que ella. La obsesión por el orden fue heredada por su hijo Facundo.

El perfil socio ambiental de la familia Macarrón fue cambiando con el tiempo, lo que motivó un claro distanciamiento con los padres de Nora, más propensos al bajo perfil La vida de la familia Macarrón respondía a cánones muy estrictos de moralidad: es conocida la anécdota que cuenta que Marcelo enviaba a su hijo Facundo a jugar al rugby ?para que se hiciera hombre?.

La homosexualidad de Facundo, contrariamente a lo que declaró públicamente su tía Silvia Macarrón, no habría sido conocido por la familia del joven, aunque es posible que Nora sospechara. El tema no sólo contrariaba los valores morales de una familia que se presentaba como un modelo a seguir ante sus pares, sino que además tenía un antecedente trágico: uno de los tíos paternos de Nora que era homosexual habría sido víctima de un homicidio de características pasionales. Ese fantasma siempre estuvo presente en la familia, que emparentó homosexualidad con conductas perversas. La prevención se hizo presente incluso en el hermano de Nora, Juan Dalmasso, que llegó a la conclusión -junto a su prejuicioso abogado Diego Estévez- de que la presunta homosexualidad de Facundo lo podría haber llevado a ambientes ?muy pesados?. Esta preocupación consta en una de las declaraciones de Juan Dalmasso ante el fiscal Di Santo, en la que expresó textualmente: ?Diego (Estévez) me dijo que muchas veces el entorno en el que se maneja esta gente (por los homosexuales) es muy jodido, muy pero muy jodido?.

La familia Macarrón se ve a sí misma como una familia ideal. Así lo confirmaron los peritos que confeccionaron la autopsia psicológica de Nora Dalmasso y que entrevistaron, entre otros, a Marcelo y a Facundo. Pero de los testimonios recabados en el entorno familiar y sobre todo entre las amigas más cercanas a Nora, los peritos concluyeron en que en realidad detrás de la fachada de ?familia Engalls? que mostraban los Macarrón subyacía una realidad de incomunicación, frivolidad y frustración.

Esta frustración afectaba particularmente a Nora. En los últimos meses de su vida tuvo los primeros síntomas de la menopausia y una hernia de disco le impidió continuar con las actividades físicas que modelaban su cuerpo. Su temor a la vejez y su creciente sensación de soledad la llevaron a replantearse su propia existencia. En Tribunales, algunas de sus amigas incluso mencionaron la posibilidad de que le hubiera planteado el divorcio a su marido (esto fue admitido por el controvertido cerealero Michel Rohrer, amigo íntimo de la familia). Disminuida intelectualmente -aunque Marcelo la presionaba para que tuviera mayor protagonismo en la empresa familiar Grassi, donde cobraba la módica suma de 430 pesos-, Nora volcaba su energía en el cuidado de su cuerpo y la educación de sus hijos. Ella tenía mayor presencia que Marcelo en el hogar, ya que él pasaba la mayor parte del día en el trabajo y en eventos sociales y sólo dedicaba los domingos a su hija Valentina, con quien compartía el placer por el golf. Esta relación tan cercana entre padre e hija llamó la atención de Nora: uno de los últimos actos que tuvo en vida fue entregarle a su amiga ?Poly? Ruiz una postal que Valentina le envió a Marcelo desde Chicago, Estados Unidos, donde estaba residiendo con motivo de un intercambio cultural. ?Léela a ver que te parece y después comentamos?, le dijo Nora al despedirse por última vez de su amiga y confidente, quien después del crimen le entregó la postal al fiscal Di Santo.

La preocupación de Nora por la postal que su hija Valentina le envió a Marcelo Macarrón adquiere relevancia en el minucioso trabajo elaborado por los peritos que confeccionaron la autopsia psicológica de la víctima. Fue un posible factor de stress que, junto a la posibilidad de que ella sospechara de la homosexualidad de su hijo Facundo, constituían dos de los principales factores que podrían haber provocado un arranque violento en Nora, habituada a reaccionar con energía cuando algo la molestaba o contradecía sus pensamientos.  El propio hermano de la víctima abrió el paraguas sobre la posible reacción de Nora en caso de que ésta se hubiera enterado de la condición sexual de su hijo: ?Nora era tan particular… y creo que nadie sabe cómo hubiera llegado a reaccionar. No ante Facundo, pero sí ante un tercero. Eso creo que nadie lo puede llegar a saber?, admitió Juan Dalmasso.

Cinco minutos

La autopsia psicológica no asegura ni descarta la participación de más de una persona el crimen de Villa Golf. Pero es tajante al descartar el móvil pasional en el crimen. Por el contrario, la personalidad de la víctima y especialmente los indicios que dejó la escena del crimen indicarían que no hubo un encuentro previo y que el o los asesinos estaban adentro de la casa o tenían las llaves (habrían ingresado por la puerta de la cocina, como lo hacían habitualmente los miembros de la familia).

La autopsia psicológica da por tierra también con las especulaciones elaboradas por el ejército de peritos forenses y criminalistas contratados por el abogado Marcelo Brito. Según se deduce del análisis del cadáver, a Nora Dalmasso la asesinaron en el mismo lugar donde se encontró el cuerpo alrededor de 36 horas más tarde.

Otra de las conclusiones trascendentes de la autopsia psicológica es la deducción de que la víctima no opuso resistencia. En este sentido, los peritos analizan básicamente dos posibilidades: que la sorprendieron dormida o que por el conocimiento que tenía del homicida no opuso resistencia. Cuando quiso hacerlo ya era tarde: el mecanismo de compresión mixta (manual y con el cinto de la bata) la mató en apenas cinco minutos, incluyendo los dos minutos de agonía propios de este tipo de muertes.

Hay otro dato que sorprendió a los peritos y que configura de algún modo la personalidad del asesino: luego del crimen, tapó a la víctima hasta el torso con la sábana de la cama. Este aparente pudor descartaría la presencia de un psicópata sexual o un violador, como señala Brito. Y refuerza la idea de que el móvil del crimen no fue de índole sexual, hipótesis que es reforzada por las características de las lesiones genitales que presentaba la víctima y que, según el testimonio de la forense Virginia Ferreyra, podrían haber sido ocasionadas hasta 24 horas antes del homicidio.

Fuente: http://www.revistaelsur.com.ar/?id=100&tipo=15&mtipo=7&articulo=69

Actualmente se conocio el informe del FBI solicitado hace dos años. Esté informe revelo que el ADN del marido de Nora Dalmasso, el médico traumatólogo Marcelo Macarrón, fue hallado tres veces en la escena del crimen. Su patrón genético fue descubierto  dentro y fuera del cuerpo de su esposa, en las sábanas de la cama donde apareció muerta y en el cinturón de la bata  usado para estrangularla. Y además el estudio hecho en el Centro de Ciencia Forense de la  Universidad Central de Florida halló otros dos ADN que pertenecen a dos personas que no pudieron ser  identificadas. De seguro, no son compatibles con las 28 muestras que se enviaron para realizar el estudio de compatibilidad.

Aún, queda pendiente el estudio criminológico que intentará establecer el perfil del o los asesinos de Nora Dalmasso.

Uno de los elementos clave que el Centro Nacional para el Análisis de Crímenes Violentos de los Estados Unidos tiene en consideración para la construcción de este último informe es la autopsia psicológica de la víctima, que en 2007 realizó el Poder Judicial de Córdoba.