¿Qué es la capacidad de reconocer instantáneamente indicios espontáneos? Malcolm Gladwell lo llama “inteligencia intuitiva”: ¿Cómo crees que puede aplicarse en el análisis de delincuentes y criminales?

psicologia juridicaMalcolm Gladwell y la inteligencia intuitiva. ssoosay/Creative Commons

¿Qué puede ocurrir en dos segundos? Una sonrisa, un suspiro, un parpadeo. En ese lapso de tiempo tan efímero, dice el periodista Malcolm Gladwell también se pueden tomar decisiones importantes. Sostiene que son conclusiones instantáneas perfectamente racionales, y que poco tienen que ver con lo que se conoce como la intuición −algo más emocional y visceral−.

El autor británico, que trabaja para The New Yorker desde 1996, ya conoció las mieles del éxito editorial con su opera prima: The Tipping Point (2000), sobre porqué algunas personas son más exitosas que otras. Cinco años más tarde volvió a realizar un ensayo social −una aventura intelectual, como a él le gusta definir− para abordar el concepto psicológico thin-slicing, que sostiene que los seres humanos somos capaces de dar sentido a las situaciones sobre la base de la más fina rebanada de experiencia y por ende tenemos la capacidad de definir qué es lo más importante en breves periodos de tiempo, incluso en un abrir y cerrar de ojos. De allí nace el nombre del libro: Blink (pestañeo); Inteligencia Intuitiva en su versión en español−.

Inmerso en el mundo de los procesos mentales, el escritor explica porqué a veces menos es más. Que si bien la sociedad dicta que hay que pensar detenidamente cada paso para darlo mejor, que apresurarse es malo, hay ocasiones obvias de tensión donde una rápida decisión puede salvarnos la vida, al igual que otras –no tan obvias− donde un abordaje simple es más productivo. Al fin y al cabo resulta que la mayoría de las veces recolectar más información solo sirve para confirmar nuestra idea inicial, pero no para que esta sea más precisa.

En el libro pone como ejemplo –entre muchos− un experimento que se realizó en el hospital público del condado de Cook en Chicago. Hace unos años se instó a los médicos a que cambiaran la forma de diagnosticar los ataques al corazón. La idea era recoger menos información sobre los pacientes que sufren de dolor en el pecho. Los profesionales solo debían tomar la presión arterial y realizar un electrocardiograma, omitiendo todo lo demás, como la edad, el peso y la historia clínica. ¿Cómo resultó? Cook es ahora uno de los mejores lugares en los Estados Unidos en el diagnóstico de dolores torácicos.

Claro que no fue fácil convencer a los médicos de seguir el plan, como no es fácil de convencerse de que muchas veces todo el análisis posterior que se realiza ante muchas situaciones puede ser contraproducente y una pérdida de tiempo. Aún más difícil es en la actualidad con la infoxicación. Tantos datos terminan por generar un mareo y un alejamiento del objeto del proceso deductivo. El desafío pasa por enfocarse solo en la información crítica para la toma de decisiones, y esto se cimienta en la experiencia, la formación y el conocimiento.

No solo hay elementos empíricos para reforzar la idea, este cambio de paradigma que invita a la cognición rápida cuenta con el aval de la ciencia, ya que a nivel estructural el cerebro favorece esta clase de mecanismos gracias a la selección natural. El órgano está preparado para procesar de manera inconsciente información de la que aún no somos conscientes. Incluso envía sus mensajes a través de canales indirectos, como el sudor en las palmas de las manos en una situación de stress.

El concepto también tiene su otra cara: el poder negativo de la primera impresión. La misma justamente catapultó a Gladwell a escribir el libro. Sucedió luego de que decidiese dejarse el pelo largo. En poco tiempo le hicieron más multas, lo separaban más a menudo de la hilera en los aeropuertos para revisarlo, e incluso lo detuvieron en la calle por confundirlo con un delincuente (al que se parecía muy poco). Eso lo llevó a pensar en cómo la gente prejuzga por demás. Como por ejemplo se tiende a pensar que una persona alta es un líder eficaz y por ello la mayoría de los ejecutivos de las Fortune 500 son altos. Y aquí subyace el otro reto: evitar que las emociones nos nublen el juicio.

Por costumbre, se subestiman o desestiman los pálpitos. Según el gurú Gadwell, aprender a rescatarlos y respetarlos es estar un paso más cerca de una vida más sabia. Y aunque nada puede asegurar el éxito, al menos quedará más tiempo para aprender del error.

¿Puede esta teoría alterar la forma en que se reconoce a delincuentes y se resuelven crímenes?

Fuente: http://id.tudiscovery.com/el-poder-de-la-inteligencia-intuitiva/  (Pablo Huerta)

comentarios
  1. Yo creo que podría alterar la forma en que se resuelven crímenes, pero muy poco. Al leer a Paul Ekman, por ejemplo, uno se da cuenta de que la cantidad de información que pasa sólo por el lenguaje no verbal es tan grande y a la vez tan crucial, que dominar la interpretación de dicho lenguaje se vuelve una parte cada vez más importante en el proceso de reconocimiento de delincuentes, pese a la complejidad que comporta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s