Dos psicólogos expertos en perfiles criminales disertaron en ‘II Encuentro de Delitos Complejos’

Publicado: 29 noviembre, 2011 en Psicología forense
Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Los licenciados en Psicología Alejandro Osorio y Gabriela Trabazzo, disertaron ayer en el marco del ‘Segundo Encuentro de Delitos Complejos y Análisis del Comportamiento Criminal’. Ambos integrantes de la Superintendencia de Delitos Complejos y Crimen Organizado de la provincia de Buenos Aires, llevan a cabo junto a un equipo interdisciplinario un novedoso abordaje de las causas judiciales, consistente “en incluir a la víctima en el propio proceso judicial, en el proceso de investigación, protagonista de su propio proceso”, según explicaron los expertos.

Santa Rosa – Trabazzo es Licenciada en Psicología en el Departamento de Ciencias del Comportamiento y Delitos Complejos del Ministerio de Seguridad y Justicia de la provincia de Buenos Aires. Integra junto a Alejandro Osorio, un equipo de nueve psicólogos que trabaja en la “contención y orientación familiar en casos de crímenes y desapariciones y en el estudio de perfiles criminales”, este ultimo motivo de la disertación que brindaron en el marco del encuentro en la UNLPam.

Actualmente está dedicada a atender secuestros extorsivos, desapariciones y homicidios que tengan alguna particularidad “como la violencia inusitada o hechos que por el número saquen a la policía, al grupo operativo, de la habitualidad”. Está capacitada en toma de rehenes con negociador, por expertos del FBI y en perfiles criminales por el doctor Vicente Garrido, pionero en criminalidad serial.

Osorio también es psicólogo, jefe del Departamento de Ciencias del Comportamiento de la policía de Buenos Aires que pertenece a la Superintendencia de Delitos Complejos y Crimen Organizado. Terapeuta clínico y docente con formación en criminología, ex integrante del equipo de negociación en crisis del grupo Halcón, además del Departamento de Orientación y Asistencia de víctimas de secuestros.

Contención de la víctima

“Tenemos un aspecto victimológico y otro criminológico que nuestro departamento abarca. No hacemos asistencia, sino una orientación y contención de la víctima. Tenemos una premisa que es que la víctima, si quedó viva (activa) o su entorno familiar (víctima pasiva), trabaja y colabora con la investigación, porque nadie sabe más del crimen -aunque cueste creerlo- que la víctima en si o su entorno familiar. Creemos que la víctima tiene que estar contenida, pero trabajando en la investigación”, especificó la psicóloga.

Osorio por su parte, añadió que lo novedoso de este abordaje es “incluir a la víctima en el propio proceso judicial”, aunque -aclaró- no trabajan “como una Oficina de Asistencia a la Víctima, sino que la incluimos al proceso de investigación, la hacemos parte, protagonista de su propio proceso”.

Dijo que anteriormente “esta inclusión no se contemplaba y con la modernización de las metodologías de investigación, se apunta hacia ahí, hacia que la víctima sea la protagonista principal del proceso delictivo, que era la que muchos años atrás era primera en quedar afuera”.

La gran olvidada, la víctima

Trabazzo recordó que el grupo interdisciplinario surgió “en una primera inclusión con el equipo de negociación en crisis con toma de rehenes, trabajando con negociadores policiales y en el cual seguimos participando. A partir de ahí empieza a trabajar el equipo en perfilaciones criminales, en el marco de una mirada que pone protagonista a la víctima, la gran olvidada histórica, porque todo el dispositivo policial o criminológico después del delito salía atrás del victimario”.

El licenciado Osorio dejó en claro su rol de psicólogos que trabajan apoyando “la investigación criminal, como un grupo de apoyo a los detectives policiales”.

El caso Candela y el de Tomás

Ambos expertos participaron de la investigación de los crímenes de Candela Rodríguez, de 11 años, que apareció asesinada en agosto pasado en el partido bonaerense de Hurlingham y el de Tomás Santilli, de 9 años, cuyo cuerpo apareció dos días después de haber desaparecido en la ciudad bonaerense de Lincoln.

“En ambos casos se tuvo en cuenta la familia de los niños desaparecidos que es un delito muy particular y muy doloroso para todo el equipo policial, porque estamos hablando de niños, lo cual conmueve de una manera diferente a todos nosotros”, admitió Trabazzo.

Durante la investigación se procuró -aseguró ayer- “contener mucho a la familia, teniendo en cuenta cuando quedan otros niños, por eso hablamos de la víctima pasiva y la activa. En ambos casos, implementamos un dispositivo de contención para las familias y otro que colaboraba con la investigación del hecho. Trabajamos desdoblado”.

Osorio adjudicó el inicio del esclarecimiento del crimen de Candela a un “trabajo en equipo de muchas horas, de cientos y miles de personas que trabajaron en un equipo interinstitucional, también la justicia. Por eso el éxito de una investigación se puede observar cuando esto equipos se articulan y pueden funcionar aceitadamente”.

Más violencia

Osorio explicó a este diario su apreciación sobre el incremento de casos y delitos violentos cometidos contra niños y jóvenes, además de las mujeres. “Creemos que es una cierta cantidad de casos que coinciden en un momento. El caso de Candela como el de Tomas, fueron dos casos muy fuertes. No creo que hayan sido recogidos y potencializados por los medios. La muerte de esa manera perversa de dos niños, es siempre fuerte. No es una ola, sino fenómenos que coincidieron en un tiempo y que son para tener en cuenta, para observarse y para hacer un análisis más profundo a nivel social, respecto de lo que es la violencia y otras temáticas que no son tratados como deben, ni en los ámbitos que deberían tratarse”.

Por ultimo, el psicólogo instó a “poner en el tapete el tema de la violencia y como la abordamos desde lo micro a lo macro: la violencia en todos los ámbitos de la vida y que inclusive puede verse en las mismas rutas, una violencia que parte de la individualidad de cada uno”.

Trabazzo mencionó en este tramo de la entrevista que concedieron ambos especialistas a este diario, “que hubo un blanqueamiento de cifras respecto a un delito que acontecía desde hace años como la violencia de género y muchas veces los casos de muertes de niños, desapariciones o secuestros de niños no dejan de enmascarar otro crimen que hay atrás que es la violencia hacia una mama, hacia una mujer”.

“LA REFORMA S.R.L. todos los derechos reservados Las fotografías son meramente ilustrativas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s