Abogados, psicólogos y médicos forenses, encabezan una brigada encargada de proporcionar atención a los afectados, y verificar el estado clínico de los heridos.

   La Comisión detalló que se brindó acompañamiento, orientación jurídica y atención psicológica.

A fin de contribuir a salvaguardar los derechos humanos de los agraviados del jueves pasado en el Casino Royale en Monterrey, Nuevo León, expertos del Programa de Atención a Víctimas del Delito (Províctima) de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) trabajan en ese lugar.

La CNDH informó que desde el primer día de los hechos ocurridos en el centro de juegos, abogados, psicólogos y médicos forenses encabezan una brigada encargada de proporcionar atención a las víctimas y verificar el estado clínico de los heridos.

De acuerdo con la información recabada por el organismo, hasta este domingo todavía están hospitalizados tres de los 10 heridos.

En un comunicado, la CNDH detalló que se brindó acompañamiento, orientación jurídica y atención psicológica de urgencia a más de 50 familiares de las personas que fallecieron.

Asimismo dio a conocer a los afectados sobre los servicios que ofrece Províctima y verificó que las autoridades competentes estén otorgando un trato digno y los servicios necesarios que establece la Constitución Política mexicana.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos también recogió testimonios sobre los hechos y practicó un peritaje a las instalaciones del centro de juego y sus medidas de Protección Civil.

En su momento y de conformidad con el Artículo 102, apartado B, constitucional, y con el Artículo 6, fracciones II y III de la Ley Orgánica, la CNDH emitirá la determinación que con apego a derecho corresponda.

El mandatario calificó el ataque de “un homicidio brutal e incalificable” y giró instrucciones a las fiscalías general y estatal para que investiguen los hechos y den con los responsables.

La tarde del jueves, un grupo armado llegó al casino en varias camionetas y arrojó gasolina contra el inmueble, lo que ocasionó un incendio. La mayoría de las víctimas falleció por inhalación de humo.

Calderón dijo que está profundamente triste e indignado por lo que llamó el atentado más grave contra la población civil en el país en mucho tiempo.

Agregó que los responsables son “homicidas incendiarios y verdaderos terroristas”, contra quienes debe caer todo el peso de la ley.

El presidente resaltó que es obligación del gobierno enfrentar a los criminales con mayor inteligencia y eficacia.

Explicó que México está al lado del mayor consumidor de drogas del mundo y a la vez del que paga miles y miles de millones de dólares a criminales por proveerles de estupefacientes.

Criticó a Estados Unidos por ser un mercado enorme de drogas y un punto de origen del tráfico de armas, lo que ha derivado en la violencia en México. “Somos amigos y vecinos, pero también (Estados Unidos) son responsables”, dijo.

La lucha del gobierno mexicano contra las organizaciones delictivas ha permitido la captura de importantes jefes del narcotráfico pero también ha dejado unas 42.000 víctimas desde 2006, cuando asumió Calderón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s