Hostilidad

Publicado: 6 julio, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , ,

Se denomina hostilidad a las conductas agresivas en forma de violencia emocional de un individuo en concreto o de un grupo de personas.

Cuando la hostilidad se rompe se pasa de las agresiones emocionales a las agresiones violentas que puede llevar a discusiones, conflictos, peleas y en casos de países enfrentados pueden desembocar en conflictos armados entre dos países o guerras de grandes magnitudes tales como las guerras mundiales.

Hay numerosas victimas de hostilidades tales como las agresiones entre parejas que las sufren tanto las mujeres como los hombre, las agresiones hostiles que realiza un padre al maltratar a un hijo cuando se porta mal, los acosos hostiles en el colegio o en el trabajo, las rivalidades hostiles entre bandas de adolescentes o equipos rivales, o incluso la actitud que tenemos de cara a los extranjeros pueden llegar a ser comportamientos hostiles que en mayor o menor medida pueden llegar a desembocar en violentas reacciones y afectar negativamente a las personas a las que van dirigidas las agresiones hostiles.

Podemos encontrar varios tipos de hostilidades:

  • Acosando a la victima con burlas, insultos, persiguiéndola en todo momento sin dejarla respirar y haciendo su vida un infierno.
  • Las bromas que van dirigidas a una persona pueden llegar a ser una amenaza para la victima de tal burla llagando a desembocar en acciones hostiles tales como otras burlas o incluso las agresiones para defenderse.
  • Llevar la contraria de forma desafiante y violenta puede ser otro caso de hostilidad.
  • Mantener con una persona una actitud odiosa y antipática puede provocar reacciones hostiles.

                       

Cuando una persona realiza acciones de manera hostil sufre cambios en su organismo, tales como que la presión arterial aumenta y se descargan en la sangre hormonas como la adrenalina que hacen desencadenar a reacciones violentas y peligrosas. Cuando una persona es hostil continuamente la presión arterial se mantiene alta constantemente, y eso puede llevar a que esa persona sufra enfermedades graves como ataques cardiacos, diabetes de tipo 2 u otras enfermedades.

Cuando la hostilidad pasa a las agresiones y a la violencia como peleas, discusiones violentas o incluso conflictos armados, se pueden ocasiones diversas lesiones, incluso llegando al caso más extremo como la muerte, tanto para el que recibe las agresiones como para el que las realiza, ya que en ocasiones puede llevar a que la victima reacciones violentamente y contrarreste al agresor.

Las personas hostiles no suelen sufrir daños físicos, sino daños psicológicos, ya que ven que están envueltos en una batalla contra el mundo de la cual tienen que acabar vencedores. Debido a ello muchos sufren estrés e incluso deficiencias en el organismo debido a la presión arterial.

Principalmente como victimas de las agresiones hostiles encontramos a las mujeres, a los niños y hombres que sufren violencia domestica por parte de sus parejas sentimentales. Las victimas suelen presentar unas condiciones de debilidad psicológica que en algunos casos llevan al suicidio, o quedan secuelas de miedos, culpabilidad, trastornos emocionales o sentimientos de que no valen para nada, provocados por los insultos y las agresiones sufridas.

El miedo puede estar relacionado con la perdida de sus propios valores debido a las continuas agresiones por parte de la persona que la trata mal y que la degrada con insultos, amenazas o agresiones físicas.

El suicidio suele estar relaciones con la búsqueda de la libertad, de escapar de una situación que no se puede aguantar y no le deja vivir tranquila. Esas situaciones de deben a que la persona no es feliz, no encuentra motivos para seguir viviendo e intenta acabar con su malestar y su impotencia quitándose la vida.

Otra consecuencia es la resignación ante no poder hacer nada, de no ser aceptado por la sociedad y marcharse a un lugar apartado de todo el mundo, de todas aquellas personas que puedan volverse hostiles por su presencia. Esta manera de pensar es positiva para la victima de las agresiones ya que se libraría de los ataques violentos y no le podrían causar más daño, pero es un método que no lleva a la integración de la persona y a que la persona en si se sienta desplazada y fuera de la sociedad.

La hostilidad es algo que todos llevamos dentro, que no podemos evitar, pero que podemos controlar y no dejarla salir, puesto que si la hostilidad se apodera de nosotros no podemos controlarla y nos puede llevar a realizar acciones que no queremos, que son perjudiciales para las personas que reciben la acción hostil, pero sobre todo son dañinas para las personas que realizan la acción, ya que en casos extremos puede llevarlo a la muerte.

Fuente: http://filosofeando.com/index.php?option=com_content&view=article&id=222:hostilidad&catid=39:psicologia&Itemid=64

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s