El Test de Rorschach determina el estado mental de un criminal.Está técnica de investigación funciona con los pensamientos en vez de con evidencia física que se puede recoger y empaquetar. Los perfiles criminales inplican la valoración de lo que ha hecho el criminal, la motivación y la predicción de si lo hará otra vez.

Existe una serie de pruebas psicométricas que están diseñadas para analizar el cerebro y determinar la capacidad mental. Las pruebas de Coeficiente Intelectual ayudan a los profesionales a evaluar la inteligencia del sospechoso y los procesos de pensamiento, mientras que las pruebas proyectivas ayudan a revelar los misterios de su personalidad. Estos exámenes permiten a los psiquiatras forenses sumergirse en las obsesiones del sujeto que pudieran tener alguna influencia en su comportamiento.

El más famoso es la prueba Rorschach, en la que el paciente describe una serie de manchas de tinta. Obviamente es imperativo que los psiquiatras forenses hagan un buen diagnóstico. Una diagnosis errónea puede poner en riesgo todo el juicio. Pero no es así de simple; para empezar, determinar la enfermedad mental sólo reposa en la profesión médica hasta cierto punto. Los psiquiatras sólo pueden aconsejar en base a sus hallazgos. La última palabra con respecto a la sanidad o insanidad del sospechoso, la tiene el juez y el jurado.

Este test  es una técnica y método proyectivo de psicodiagnóstico creado por Hermann Rorschach (1884-1922). Se publicó por vez primera en 1921 y alcanzó una amplia difusión no sólo entre la comunidad psicoanalítica sino en la comunidad en general.

El test se utiliza principalmente para evaluar la personalidad. Consiste en una serie de 10 láminas que presentan manchas de tinta, las cuales se caracterizan por su ambigüedad y falta de estructuración. El psicólogo pide al sujeto que diga qué podrían ser las imágenes que ve en las manchas, como cuando uno identifica cosas en las nubes o en las brasas. A partir de sus respuestas, el especialista puede establecer o contrastar hipótesis acerca del funcionamiento del sujeto.

Algunos de los criterios usados para evaluar las respuestas son:

  • Tiempo de latencia. Cuánto se demora el individuo en dar la primera respuesta a cada lámina.
  • Posición. Cómo lo ve respecto de la posición de la lámina: en la posición estándar, con 90º o 180º de rotación.
  • Localización. Dónde lo ve: en la mancha completa, en un detalle, en un espacio en blanco.
  • Forma. Cómo es la calidad de lo percibido: rica en detalles, forma bien definida, forma vaga, etcétera.
  • Movimiento. Si lo percibido parece estar en movimiento o siendo movido por alguna fuerza.
  • Color. Si refiere al color de lo percibido. Si con ello justifica profundidad, perspectiva, sombras, texturas, etcétera.
  • Categoría. Qué es lo que ve: una forma humana, animal, objeto o sus derivados. Otras categorías suelen considerarse aparte, tales como paisajes o respuestas de carácter sexual.

Las controversias que arrastra este método psicológico son varias: una proviene de su mala utilización, ya que el método de Rorschach fue muy utilizado por psicólogos sin una óptima preparación. La otra, también la más difundida, es que este método no está científicamente comprobado al carecer de verdadero rigor científico; en un 75% de los casos los sujetos entrevistados ven cosas totalmente diferentes.

La solidez a nivel de rigurosidad científica está sustentada en la innumerable cantidad de estudios científicos realizados. La sociedad internacional de Rorschach y sus extensiones dentro de cada país se encargan de promover que este valioso instrumento clínico cuente con parámetros psicométricos óptimos.

A favor de las pruebas proyectivas se responde que esta controversia proviene de la ignorancia de las leyes que acompañan a todos los paradigmas en ciencias humanas y sociales. En este caso, las diferencias entre lo que los sujetos ven (proyectan) en la láminas es precisamente, lo esperable. En cambio se pueden establecer categorías de pertenencia de los perceptos encontrados por cada sujeto explorado. Así el sistema comprehensivo se expresa a través de un resumen estructural de cada exploración, donde se asignan valores a las variables previamente establecidas en función de las categorías. Por poner un ejemplo, en el resumen estructural se puede codificar las respuestas de forma de saber la manera de resolución de problemas del sujeto estudiado, independientemente de las figuras que diga haber visto. Otra forma de estudiar sus respuestas incluye datos diversos que, combinados, pueden alertar de un riesgo de suicidio del sujeto en cuestión, aunque durante la exploración no haya dicho absolutamente nada al respecto.

Las diez láminas del test de Rorschach

Acompañando a cada lámina se listan las interpretaciones más comunes (populares) dadas a la imagen, según Beck. Se señala que esta técnica no posee respuestas correctas, por consiguiente que una respuesta sea popular no indica que sea “correcta”:

  • Lámina 1

  • Lámina 2

  • Lámina 3

  • Lámina 4

  • Lámina 5

  • Lámina 6

  • Lámina 7

  • Lámina 8

  • Lámina 9

  • Lámina 10

comentarios
  1. luz dary jarme dice:

    ES GENIAL, debería ser mas amplia la información, muy interesante, gracias a su aporte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s