Miguel Angel Santano, Comisario General de Policía Cientifica: “El crimen perfecto no existe”

Publicado: 20 mayo, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Como os adelantaba EL ARCHIVO DEL CRIMEN hace unas semanas, Miguel Angel Santano, Comisario General de Policía Cientifica, ha participado en las jornadas de actualización “La Ciencia al Sericio de la Investigación Criminal”..

Sus hombres trabajan en la escena del crimen. Lo observan todo, lo analizan todo. «La inspección ocular es lo más importante para resolver un crimen», afirma Miguel Ángel Santano, comisario general de Policía Científica del Cuerpo Nacional de Policía. Las tecnologías de investigación que emplean los protagonistas de series como CSI son reales y hay agentes que las usan casi a diario. Miguel Ángel Santano, comisario general de la Policía Científica, explica cómo un simple capullo de insecto puede ser la clave para resolver un crimen o las miles de pruebas que es necesario recopilar en la investigación de casos tan importantes como la masacre del 11 de marzo. Estuvo en A Coruña para participar en unas jornadas sobre ciencia e investigación criminal.
 -¿Qué hace la Policía Científica?
-Cuando se ha cometido un hecho delictivo, nuestra labor es hacer una inspección ocular del escenario y recoger el mayor número de muestras, vestigios, huellas… Todo se traslada luego al laboratorio para trabajar tranquilamente. A veces, dependiendo de la importancia del delito o de su repercusión en los medios, se pretende que corramos más de lo que se puede, pero la ciencia tiene un tiempo.
-La ciencia permite indagar sobre aspectos que hace décadas sería impensable investigar. ¿Cuáles son los casos más importantes en los que ha trabajado?
-Hay muchos casos que se resuelven gracias a la ciencia. El caso más doloroso desde el punto de vista humano y quizás el que más trabajo nos dio fue la identificación de las víctimas de la masacre del 11 de marzo en Madrid. Recogimos 26.000 evidencias. Fue un trabajo de dos años especialmente intenso. La gran satisfacción fue que, con la aportación de nuestras pruebas, se pudo condenar a los culpables de esos hechos delictivos.
-Al hablar de policía científica se piensa en grandes medios, pero usted destaca la importancia de la inspección ocular, del primer momento.
-Y tenemos los medios, las instalaciones más avanzadas de Europa, 22.500 metros cuadrados dedicados a laboratorios. Pero de nada sirven si lo inicial no se hace bien.
-¿Qué es lo inicial?
-Un buen investigador tiene que reconocer la escena del delito. Se hacen fotografías y vídeos. Y en los grandes delitos tenemos una cámara que graba los 360 grados de la habitación, y un medidor láser. Después vemos el lugar representado gráficamente en tres dimensiones, pero con medidas reales.
-Es un trabajo delicado.
-Un investigador no puede entrar a lo loco en un sitio. Debe tener un recorrido predeterminado. Primero ve la habitación, refleja gráficamente cómo está todo. En nuestra investigación no cabe la improvisación.
-En países como Reino Unido hubo críticas a series de televisión como CSI por parte de aquellos que afirman que este tipo de programas televisivos enseñan a los criminales a ocultar sus fechorías. ¿Está usted de acuerdo con estas críticas?
-No estoy de acuerdo. Casi todas las técnicas que se ven en series que están bien hechas, como CSI, las utilizamos nosotros también. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que los hechos que se relatan están totalmente novelados. Si los criminales vieran CSI, lo que deberían hacer es dejar de delinquir, porque en la serie lo acaban descubriendo todo y en poco tiempo.
Eso tiene mucho que ver con lo que vemos en la televisión.
-Mucho que ver. Sé que hay detractores de esas series, pero yo las defiendo. Han popularizado lo que es la policía científica, y eso es importante porque las víctimas aprenden a no destruir pruebas. Es verdad que casi todo lo que se ve en CSI lo hacemos, pero naturalmente con la salvedad de que es una película. La diferencia es que lo hacen todo muy rápido y eso sí que induce a error. La gente piensa, cuando decimos que estamos haciendo análisis de ADN, que en una hora los tenemos listos. Las cosas no van tan rápido, pero yo creo que es bueno que se divulgue la ciencia policial.
-¿Cuál es el procedimiento que siguen los agentes para inspeccionar la escena del crimen?
-Todo tiene que tener un protocolo de actuación. Lo principal es que solo entren las personas indispensables para investigar. El investigador tiene que tener un recorrido claro para entrar y salir y tiene que seguir una determinada secuencia de acciones para no olvidar absolutamente nada. Hoy en día, lo primero que se hace es un reportaje con vídeos y fotografías. La infografía forense se desarrolla, básicamente, con una cámara que va tomando imágenes y que es capaz de recorrer toda la escena, a lo ancho y a lo alto. Tiene un medidor láser que permite determinar las distancias de la habitación. Así tenemos reflejado dónde está todo. Se pueden conocer, por ejemplo, las trayectorias de los disparos.
-¿Qué tipo de especialistas trabajan en España para la Policía Científica?
-Hay especialistas en huellas, biólogos y químicos que se encargan del análisis del ADN, físicos especializados en acústica forense, informáticos? Cada especialidad requiere personas con distintas titulaciones.
-También hay personas que se dedican al análisis de las balas y de las armas. -Las balas dejan mucha información porque, una vez disparadas, tienen unas marcas que son distintas para cada arma. -¿Cuál ha sido el caso que más le frustró?
-Una de las frustraciones que tenemos es la de no haber podido encontrar el cadáver de Marta del Castillo, porque los padres nunca van a quedar tranquilos hasta que aparezca el cadáver. La policía ha hecho todo lo que ha podido, pero ha sido imposible.
-¿Evoluciona el comportamiento criminal paralelamente al desarrollo de las tecnologías?
-Evolucionan permanentemente y no solo en la prevención de no dejar huellas ni rastros. También han aprovechado las nuevas tecnologías. Las bandas las usan cada vez más. Recuerdo casos de bandas que se dedican al robo de vehículos de gran cilindrada que han llegado a tener dispositivos que, con un sistema informático, permiten descubrir el código de funcionamiento.
-¿Existe la prueba perfecta?
-Sí, y más con los avances tecnológicos que tenemos.
-¿Y el crimen perfecto?
-No creo que exista. Para empezar, creo que la perfección no existe en nada. Puede coincidir la suerte de que el autor no haya dejado ningún vestigio, o la mala suerte de que el investigador no haya sabido encontrarlo, pero el crimen perfecto no existe.
-Pero hay casos sin resolver.
-Sí, pero siempre parto de la base de que los que hay se deben a una mala inspección ocular. Como no se haga bien puede escaparse algo que más tarde es imposible de descubrir.
-¿Cuál es su espina clavada?
-Hombre, como comisario general de la Policía Científica, el hecho de que no haya aparecido el cadáver de la niña de Sevilla, Marta del Castillo, pese a que se ha visto el importante trabajo de la Policía Científica, con las pruebas de ADN para imputar a los presuntos autores del crimen. Pero es una frustración que no aparezca el cuerpo y que esos padres puedan descansar.
-Usted era jefe de la Brigada Provincial de Madrid el 11-M. ¿Qué significó aquello?
-Fue el reto más importante que se abordó desde el punto de vista de la policía científica. Trabajamos con 26.000 evidencias, que había que analizar una por una. Fue un trabajo de dos años. Y la gran satisfacción, dentro de esa catástrofe, es que se llegan a aportar un gran número de pruebas al tribunal.
-¿Qué clase de pruebas buscan los agentes en el escenario de un atentado como el de los trenes de Madrid?
-Sirve casi todo. Es muy importante recoger casi todo lo que hay en una escena del crimen. Huellas de pisadas de los autores, huellas dactilares, ADN, restos de fibra de la ropa? Todo es importante.
-La ciencia ha avanzado tanto que cualquier elemento puede suministrar información. ¿Recuerda algún objeto o prueba especialmente llamativo que haya permitido resolver un crimen?
-Hay casos, por ejemplo, que se resuelven gracias a una simple mancha de sangre encontrada en el lugar de los hechos. Yo recuerdo un tiroteo entre bandas de los países del Este que utilizaban fusiles de asalto kalashnikov que ocurrió en Madrid. Fue un tiroteo de película en el que murieron varias personas. Conseguimos saber que habían tenido alquilado un piso tiempo atrás y, cuando el inmueble ya estaba limpio, localizamos sangre gracias al luminol, un reactivo que permite detectar manchas que no son visibles a simple vista. Esto nos permitió saber que una de las víctimas había estado allí. Después descubrimos más gracias a la entomología forense, porque localizamos un capullo de un gusano que nos permitió determinar la quincena en la que la víctima había estado allí. Sabíamos el ciclo de vida del insecto y pudimos conocer, gracias también a datos meteorológicos, la época en la que había aparecido ese capullo. El insecto había estado alimentándose del cadáver.
-¿La policía le está ganando la partida a los malos?
-Sí, porque cada día conseguimos identificar a muchos de los malos. Lo demuestra el hecho de que cada año aumentan los casos esclarecidos. Estamos ganando claramente la batalla a los malos.
comentarios
  1. yo dice:

    DIselo entonces a los cientos de casos sin resolver que se pierde ya en la emoria y en las ganas de resolverlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s