EL LENGUAJE Y LAS EXPRESIONES DE LAS VÌCTIMAS DE DELITOS SEXUALES. Algunas consideraciones.

Publicado: 6 mayo, 2011 en Psicología jurídica
Etiquetas:, , , , , ,

Durante la entrevista pericial, las vìctimas de abuso sexual por lo general utilizan unas expresiones muy peculiares para referirse al percance que les sucedió. Muchas mujeres, y también menores, que han experimentado esta clase de experiencias traumáticas emplean algunas de las frases siguientes:

1. “Un hombre me agarro…”

“Unos hombres me agarraron…”

2. “Un hombre me fregó…”

“Unos hombres me fregaron…”

3. “El hombre hizo lo que quiso conmigo…”

“Los hombres hicieron lo que quisieron conmigo…”

4. “El hombre ese me hizo el daño…”

“Los hombres esos me hicieron el daño…”

5. “Un hombre me jodiò…”

“Unos hombres me jodieron…”

6. “El hombre desgraciado me amolo…”

“Los hombres desgraciados me amolaron…”

7. “El hombre se me tiro encima…”

“Los hombres se me tiraron encima…”

En nuestro medio, estas y otras expresiones similares son muy frecuentes y comunes en los tribunales donde se ventilan casos de violación u otro tipo de agresiones sexuales.

Sin embargo, en el ámbito judicial este elemento no es debidamente valorado por los jueces ni por los jurados, ya que en muchas ocasiones, dichas manifestaciones verbales son desestimadas por considerarse confusas y poco precisas como elementos de juicio que podrían ayudar a comprender mejor lo que les sucedió a las vìctimas de esta clase de delitos.

En estas circunstancias, no se tiene en cuenta que las mujeres ofendidas seguramente se sienten muy avergonzadas, muy apenadas y hasta humilladas por tener que detallar o describir minuciosamente, a veces hasta el ùltimo detalle, todo el ultraje del que fueron objeto por parte del o de los agresores. Las vìctimas no tienen, en ese momento, màs alternativa que refugiarse en esta clase de frases que aunque no son muy claras, resultan ser, desde un punto de vista lingüístico-semántico, muy significativas.

Al igual que muchas mujeres, los niños tienen escaso conocimiento de los términos que deben emplear para describir lo que les sucedió en determinadas circunstancias. Por otro lado, estos menores abusados debido a su edad, generalmente, están muy limitados en su vocabulario y en algunos casos hasta ignoran muchos aspectos de la sexualidad o del sexo.

Sin embargo, tanto los unos como los otros, de manera consciente o inconsciente, tratan de hablar lo menos posible sobre una cuestión que les resulta sumamente desagradable, es decir, intentan evitar, sin saberlo, una revictimización.

Breves consideraciones linguìsticas.

Este fenómeno antes planteado, puede analizarse quizás desde una perspectiva semántica. Así, se tienen que examinar las palabras y su significado, lo que conllevaría a realizar un breve y somero, pero interesante e importante, análisis lingüístico de dicho fenómeno.

Las frases dichas por las vìctimas presentan un aspecto denotativo y también un aspecto connotativo, haciendo referencia el primero a las varias significaciones que asumir una palabra o conjunto de palabras, son todas aquellas cosas o clase de cosas que se pueden nombrar con dicha palabra.

El segundo aspecto, se refiere al significado emocional o afectivo que las palabras poseen, así, una palabra o una frase va a reflejar el sentimiento de la vìctima sobre la cosa o situación que la palabra representa.

En base a esto, resulta màs fácil entender lo que alguien quiere realmente expresar cuando dice “me agarro o me fregó…”. Desde el punto de vista lingüístico, las vìctimas de abuso sexual están intentando decir a los demás como fueron las cosas que les sucedieron y además, cuales fueron las emociones que experimentaron ante un hecho de esa naturaleza.

Quizás dichas expresiones lingüísticas parezcan muy vagas, e incluso, carentes de sentido o de valor para muchos, pero no debe olvidarse que toda palabra o frase presenta una forma y un contenido, y que en un contexto de abuso sexual, la forma o la estructura superficial de una oración o de una exclamación puede que no resulte tan relevante como su significado. Se dice o se expresa una cosa pero en realidad se esta queriendo decir otra muy diferente.

En el caso de los niños, se plantea también la cuestión de lo que ellos perciben en una situación en donde están siendo sexualmente agredidos y lo que luego van a expresar lingüísticamente sobre ese mismo incidente, y en donde, por ejemplo, los niños de 3 años apenas pueden formar oraciones que constan de tres de ellas, esto sin mencionar su también limitada capacidad de verbalizaciòn.

Esta es una de las razones por las que los niños vìctimas de abuso sexual utilizan conceptos concretos en su relato de los hechos. En este caso, los menores presentan una cierta limitación conceptual y esto debe tenerse muy presente en todos los casos de delitos sexuales contra menores.

Conclusiòn: Finalmente, el lenguaje de las vìctimas de delitos sexuales, sean mujeres o niños, es un aspecto muy importante de considerar en toda pericia psicològica forense, así como en el debate judicial ya que aunque la mujer o el niño abusados probablemente no sean minuciosos en lo que refieren, si no màs bien parcos, cada una de sus palabras y de sus frases podrían estar revelándonos muchísimo màs de lo que aparentemente escuchamos.

Bibliografía consultada.

Darley J. et al. Psicología.

Prentice-Hall. México, 2001.

Autor:  Luis Alfredo Turcios Morales.Psicologo forense.

Fuente:  http://www.facebook.com/notes/psicologia-forense-sv/el-lenguaje-y-las-expresiones-de-las-v%C3%ACctimas-de-delitos-sexuales-algunas-consid/153270791407068

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s