Psicopatía internada o el por qué de su fracaso

Publicado: 9 marzo, 2011 en Uncategorized
Etiquetas:, , , ,

La institución es por ende un lugar que puede permitir la eficacia en la práctica terapéutica o la confusión de todo el conjunto humano.

El Borda se ofrece como receptáculo de estos sujetos marginales y marginados, en un intento de readaptación social de los mismos, a través del servicio 14. Por supuesto nos referimos a las psicopatías, sociopatías, personalidades antisociales y de acción. Características de los internados: baja tolerancia a la espera no mediatizando la palabra y emergiendo la actuación, bajo nivel de tolerancia a la frustración, intolerancia a la soledad.

Su futuro no revista para él interés, de allí que no prevé las consecuencias de sus actos.

Al no requerir asistencia terapéutica decodifican el discurso terapéutico de un modo peculiar y es allí donde desde ellos el narcisismo cierra la posibilidad del abordaje terapéutico.

A estas personalidades se agregaron: HIV, adictos, “máxima seguridad”, etc.

Con esta población se intentaron diferentes abordajes terapéuticos.

En definitiva, la realidad nos advierte que hemos chocado con la imposibilidad de lograr esa instancia socializadora y resolutiva.

Pensamos que el trabajo institucional debe estar al servicio de descubrir la estructura oculta para que pueda hablar lo subyacente del síntoma.

La principal dificultad en este abordaje es la contradicción que surge desde el objetivo explícito desde los profesional que pretende la reinserción social, confrontado con las variables sobredeterminadas que generan lo que se quiere contrarrestar.

Porque se trata de psicópatas, adictos, perversos que requieren un sistema normativo al cual estamos todos sujetos, donde el profesional esté atravesado por la norma y no personifique la misma, desvirtuando su rol y capacidad asistencial, quedando colocado en el lugar de juez, que otorga o quita. Es allí donde se hace imposible un abordaje terapéutico.

Es necesaria la congruencia de objetivos y metodología de todo un equipo en un solo criterio asistencial.

Si el servicio 14 será el lugar que dé respuesta a la custodia y cuidado de “pacientes” exclusivamente, como lugar final de personalidades marginales y marginadas, su lugar será análogo a un sistema carcelario que cumpla el objetivo aparente de resguardar y resguardarlos. Si la demanda es la posible readaptación social y se desea responder a la misma, se implementarán los instrumentos adecuados para ello, vale decir, un equipo terapéutico interdisciplinario.

La psicopatía no es compatible en su internación en una misma sala con pacientes psicóticos.

El psicópata cuando accede al SIDA gana un lugar valorado, de pertenencia, el que siempre estuvo abandonado logra algo que desde ese momento nunca más lo va a abandonar, y por el concepto que albergan de grupo van a echar mano del famoso “pacto de sangre”. El neurótico siente temor y aversión, el psicópata siente atracción y omnipotencia frente a la misma enfermedad.

 

Tratamiento del paciente. Vicisitudes de la internación

Bianco (Faculad de Psicología UBA)

Desde el punto de vista social, la internación es un acto de separación de un miembro de la sociedad que no es soportado en su singularidad. El hospital de salud mental visto desde afuera es un lugar de aislamiento, de inhabilitación, por eso se manejan términos tales como rehabilitación, reinserción, en relación a la externación, lo que hablaría de una negación del ser social del paciente. El hospital es significado como un lugar de cuidado y custodia que debe responder a esta demanda social.

El paciente enfermo mental generalmente no pide tratamiento ni internación, esta solicitud es de otros por el, porque el paciente psi que llega a una internación habitualmente no tiene conciencia de enfermedad, por lo común, lo que determina un ingreso al hospital es un episodio agresivo o interpretado como agresivo protagonizado por el individuo.

Los profesionales debemos tomar a la internación como un tránsito, como un medio y no como un fin en sí mismo, propiciando el establecimiento de un tratamiento terapéutico, procurando que el paciente no pierda su lugar en la trama social.

Internación está regida por la ley 22914. Todo paciente internado debe estar bajo juez como una medida proteccionista de su persona y sus bienes. La externación o alta del paciente no puede otorgarse sin la previa autorización judicial.

Ley de internación:

Artículo 1: la internación de personas en establecimientos de salud mental, públicos o privados, sólo procederá: a) por orden judicial, b) a instancia del propio interesado o de su representante legal, c) por disposición de la autoridad policial, d) a instancia de las personas mencionadas, en caso de urgencia.

Art 2: para proceder a la internación se requerirá la presentación de dos certificados médicos que identifiquen con precisión al paciente, indiquen enfermedad que padece y necesidad de itnernación.

Art 3: cuando la internación haya sido realizada con intervención de la autoridad policial, el director dispondrá dentro de las 24 hs el examen psiquiátrico del enfermo y cualquiera sea su resultado comunicará la internación y las conclusiones del examen, dentro de las 24 hs siguientes, al ministro de menores.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s