(Delitos a la propia  familia)

Importancia de la elaboración de un profundo estudio psicológico forense, que no apunta a la justificación de los actos imputados sino a la explicitación de los hechos como una mejor manera de comprenderlos.

Psiquiatría forense: describe estas conductas, pero no las puede explicar con la claridad que debiera y partiendo desde aquí es la psicología forense a que debería brindar estas respuestas.

Homicidios: es evidente que cuando nos encontramos ante la situación de un delito en el cual autor y víctima pertenecen al mismo núcleo familiar, esta situación adquiere características especiales.

La relación entre delito y pena crece en forma proporcional, por lo tanto cuando existe un incremento de la violencia, automáticamente la sociedad reacciona con mayor rigidez en el sistema punitivo.

Nuestro Código aumenta su quantum represivo cuando un delito se repite con tanta frecuencia que eleva el nivel de alarma social.

Artículo 60 inc 1 de nuestro código: “al que matare a otro, siendo la víctima ascendiente, descendiente o conyuge, sabiendo que lo son” y la pena de este homicidio es la prisión perpetua: homicidio agravado por el vínculo.

Psicología forense: manera de explicar y no justificar, estos hechos, que al no ser comprendidos dejan un sentimiento de pánico social colectivo.

Niños castigados y apaleados: en la mayoría de estos casos que necesitan internaciones o atenciones en los hospitales o salas de primeros auxilios se ha podido observar que las golpizas fueron propinadas por sus padres luego de haber tenido discusiones de palabra y de hecho entre ellos. Parejas que no tienen más de 25 c/u, se han formado con carencias de ambos lados, serias dificultades económicas, malas relaciones entre ellos y con sus progenitores.

El estado de abandono familiar en que se encuentran se constituye en un factor de castigo, los deja indefensos ante las contingencias sociales y los transforma en proclives al accionar delictivo y marginal. Estos casos son claros delitos de inobservancia de los deberes del progenitor, pero la estructura social actual hace difícil que se pueda revertir esta situación, ya que los padres alegan la imposibilidad de tenerlos o que los chicos hacen más plata que ellos.

Lo único que cambia en referencia al nivel cultural es la forma. El nivel social tiene poca relación con el actuar en sí.

Aborto Infanticidio:

Numerosas razones llevan a una mujer a abortar: desde la falta de toma de conciencia de la importancia de la vida humana que lleva en su vientre hasta causales de orden social, venganza, temor o represalias paternas, falta de medios económicos, sentimientos egoístas, etc.

Una vez realizada la autopsia de la víctima, se le quitarán los pulmones y se introducirán éstos en agua, si los órganos se hunden querrá decir que jamás contuvieron aire, que el ser nunca respiró, por lo cual se lo considera feto, y esto se calificará como aborto. Si por el contrario, los pulmones flotan, querrá decir que tuvieron aire, que la criatura respiró, y así el delito se convierte en infanticidio u homicidio agravado por el vínculo.

Violaciones y estupro:

En los procesos de transculturación, fenómeno que definimos a partir del traslado de un individuo de una región a otra, con el correspondiente cambio de costumbres, valores y la adaptación a otros que le son ajenos e incomprensibles, con lo cual el sujeto se ve obligado a negarlos, no aceptarlos ni reconocerlos como propios, lo que provocaría una crisis en su cultura.

Conclusiones:

En la mayoría se trata de la necesidad de un estudio socio ambiental de la situación del menor tutelado, que debe ser realizado por el asistente social y el psicólogo intervinientes; en ningún caso es necesario el estudio psicológico forense del autor del acto delictivo, sólo el juez puede solicitar estos estudios a voluntad.

El hecho de que el estado de alineación en la actualidad lo determine el juez con la colaboración de la psiquiatría forense, hace que existan casos en donde la evidencia es insuficiente para dar una adecuada respuesta; y es el caso de las psicopatías, siendo que el art 34 inc 1 exige que el autor del delito, en el momento del hecho, no comprenda la criminalidad del acto o no pueda dirigir sus acciones. Pero aquí es problemático, el psicópata, ¿comprende la criminalidad del hecho?

Importancia del profundo estudio psicológico forense: adecuada determinación del nivel intelectual, estado emocional, motivaciones, entrevista diagnóstica, entrevista familiar, otorgan material importantísimo a la investigación acerca de los causales.

Psicología Forense: otra tarea: prevención, entendiendo por tal el estudio de las conductas familiares peligrosas, tratando de trabajar para llevarlas a su mínima expresión, y con ello reducir las posibilidades de que lleguen a convertirse en delictivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s